Beneficios medioambientales de la pandemia ¿serán duraderos?

Beneficios medioambientales de la pandemia ¿serán duraderos?

Ha sido el único punto positivo de la pandemia del coronavirus: un aire y un agua más limpios en el planeta. Pero, ¿esto continuará?

Un nuevo estudio señala que todavía no está claro.

"La pandemia plantea dos preguntas muy importantes relacionadas con el medioambiente", comentó el autor del estudio, Christopher Knittel, de la Facultad de Administración Sloan del MIT, en Boston. "En primer lugar, ¿cuál es el impacto a corto plazo en el consumo de combustibles fósiles y las emisiones de los gases de invernadero? Y la segunda, que es más importante pero más difícil de responder, ¿cuáles son las implicaciones a más largo plazo de la pandemia en esas mismas variables?".

"Los impactos de salud de la pandemia podrían extenderse durante décadas, o incluso siglos, dependiendo de la respuesta política", aseguró.

"Si la pandemia conduce a una recesión global persistente, hay una amenaza real para la adopción de la tecnología limpia, que podría sobrepasar a cualquier 'punto positivo' en los beneficios ambientales", apuntó el coautor del estudio, Jing Li, también de la Facultad de Administración Sloan del MIT.

En el estudio, los investigadores analizaron el efecto de la pandemia en los niveles de dióxido de carbono (CO2) entre finales de marzo y el 7 de junio.

Encontraron reducciones en el uso del combustible de avión (un 50 por ciento) y de gasolina (un 30 por ciento). El uso del gas natural también se redujo en casi un 20 por ciento, y la demanda de electricidad se redujo menos de un 10 por ciento.

"En general, estas reducciones reflejan una reducción total del 15 por ciento en las emisiones diarias de CO2, que es el declive más grande en el porcentaje anual de la historia registrada de EE. UU.", dijo Knittel en un comunicado de prensa del MIT. "Estimamos que los cierres salvaron unas 200 vidas al mes, propulsados sobre todo por una reducción en las emisiones por el transporte".

Sin embargo, los investigadores anotaron que, debido a la pandemia, la inversión en la transición a la energía con poco carbono se ha detenido. Por ejemplo, se estima que las ventas mundiales de coches eléctricos se reducirán en un 43 por ciento en todo el mundo en 2020, a medida que las ventas de coche caigan.

Además, las instalaciones solares y de almacenamiento para los techos se han reducido, y los empleos en el sector de la energía limpia se habían reducido en casi 600,000 a finales de abril.

"El impacto a corto plazo de la pandemia está claro, pero el impacto a largo plazo es muy incierto", apuntó Li. "Dependerá de cuánto se tarde en controlar la pandemia y cuánto dure cualquier recesión económica".

En el mejor de los casos, las tendencias en la inversión de antes de la pandemia continuarán, dijeron los investigadores.

"Lamentablemente, consideramos que un segundo escenario sea más probable", dijo Knittel. "En ese escenario, las consecuencias de la pandemia serán mayores, con muchas más muertes y unas alteraciones más profundas en las cadenas de suministros, y una recesión global persistente. La necesidad de dar marcha atrás en la reapertura de la economía debido a las exacerbaciones podría destruir, en lugar de diferir, la demanda de bienes y servicios".

A largo plazo, el efecto del CO2 y de la contaminación local del aire podría superar a las reducciones a corto plazo.

"Nuestros hallazgos sugieren que incluso retrasar todas las inversiones en la generación de electricidad renovable durante un año podría superar a las reducciones en las emisiones y las muertes evitadas de marzo a junio de 2020", escribieron los investigadores. "Pero la respuesta de política energética a la COVID-19 es el comodín que podría cambiarlo todo".

"Simplemente estabilizar la economía puede hacer mucho por devolver a las tendencias en la energía limpia al buen camino", añadió Knittel. "Debemos resolver la pandemia y continuar afrontando el cambio climático. De otra forma, esto llevará a incluso más tragedias".

El informe se publicó el 9 de julio en la revista Joule.

Comparte tu opinión