Los bebés insomnes podrían enfrentarse a problemas emocionales en la niñez

Los bebés insomnes podrían enfrentarse a problemas emocionales en la niñez

MARTES, 10 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- Los bebés con problemas crónicos de sueño graves podrían tener un riesgo más alto de ansiedad y trastornos emocionales en la niñez más avanzada, según un nuevo estudio de Australia.

"Las alteraciones persistentes del sueño durante la infancia podrían ser un indicador temprano de la susceptibilidad más alta de un niño a dificultades de salud mental posteriores, en particular de problemas de ansiedad", señalaron la investigadora Fallon Cook y sus colaboradores. Cook trabaja en el Instituto de Investigación Infantil Murdoch, en Melbourne.

Los problemas de sueño, como despertarse con frecuencia de noche y/o problemas para quedarse dormido sin la ayuda de uno de los padres, afectan a alrededor de un 19 por ciento de los bebés menores de 1 año.

Investigaciones anteriores han vinculado los problemas del sueño en la infancia con una peor salud mental en la niñez temprana. Pero hay menos certeza respecto a si ese riesgo continuaba en la niñez más tardía.

En este estudio, los investigadores observaron a 1,460 parejas de madres y bebés en Australia. Las madres proveyeron información sobre los patrones de sueño de sus bebés a los 3, 6, 9 y 12 meses de edad, y sobre la salud mental de sus hijos a los 4 y a los 10 años.

Más o menos 1 de cada 4 niños tenía unos patrones de sueño estables, un 56 por ciento tenían algunos problemas del sueño, y alrededor de un 20 por ciento tenían problemas de sueño graves y crónicos.

En comparación con los bebés con unos patrones de sueño estables, los que tenían unos problemas de sueño persistentes graves fueron casi tres veces más propensos a tener síntomas de problemas emocionales a los 4 años. Fueron más de dos veces más propensos a tener un trastorno emocional a los 10 años.

Los trastornos emocionales incluyeron a la ansiedad de separación, la fobia social, la agorafobia, el trastorno obsesivo compulsivo, ciertos tipos de fobia, el trastorno de pánico, el trastorno por estrés postraumático, la ansiedad generalizada, la depresión y el trastorno bipolar.

Los bebés con problemas de sueño graves continuos también tuvieron más del doble de probabilidades de tener ansiedad de separación, miedo al daño físico y de ser más ansiosos en general a los 10 años, según el estudio. El estudio solo reveló asociaciones, no un vínculo causal.

Los resultados se publicaron en una edición reciente en línea de la revista Archives of Disease in Childhood.

"En los bebés con problemas del sueño graves y persistentes, se debe monitorizar el surgimiento de dificultades de salud mental durante la niñez", añadieron los autores en un comunicado de prensa de la revista.

More información

La National Sleep Foundation ofrece más información sobre los bebés y el sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión