Los aumentos en el uso de marihuana, la depresión y el consumo de alcohol amenazan a los avances realizados contra el tabaquismo

Los aumentos en el uso de marihuana, la depresión y el consumo de alcohol amenazan a los avances realizados contra el tabaquismo

MIÉRCOLES, 28 de agosto de 2019 (HealthDay News) -- La marihuana. El alcohol. La depresión.

Ese trío de factores está en aumento entre los exfumadores, y aumenta el riesgo de recaída, lo que subvierte a décadas de avances en el esfuerzo por ayudar a los estadounidenses a abandonar el hábito, sugiere un estudio reciente.

"Como investigaciones anteriores han demostrado que esos factores ponen a los exfumadores en un mayor riesgo de recaída en el tabaco... nuestro estudio debería ser una señal de alarma para los líderes de salud pública y los proveedores de atención de la salud", aseguró la investigadora principal, Renee Goodwin, del Departamento de Epidemiología de la Facultad de Salud Pública Mailman de la Universidad de Columbia.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores analizaron datos de más de 67,000 exfumadores de Estados Unidos, de a partir de 18 años, que participaron en la Encuesta nacional sobre el uso de drogas y la salud, que se realiza cada año, entre 2005 y 2016.

En ese periodo, entre los exfumadores la depresión mayor aumentó de un 4.9 a un 6.1 por ciento, el uso de marihuana en el año anterior aumentó de un 5.4 a un 10.1 por ciento, y los atracones de alcohol durante el mes anterior aumentaron de un 17.2 a un 22.3 por ciento.

Entre 2002 y 2016, la tasa de dejar de fumar cigarrillos entre las personas que habían fumado en cualquier momento aumentó de un 44.4 a un 50 por ciento. Más de la mitad de los exfumadores habían dejado de fumar durante tres o más años, según el estudio.

"Como los esfuerzos de control del tabaco han tenido éxito en la reducción del tabaquismo, la proporción de exfumadores en la población de EE. UU. está en aumento, lo que es una buena noticia. Pero como nuestro estudio demuestra, una mayor proporción de ellos está sufriendo depresión e implicándose en un uso de sustancias problemático", señaló Goodwin en un comunicado de prensa de la Columbia.

Los profesionales clínicos y todo el que esté diseñando campañas públicas antitabaco deben ser conscientes del vínculo entre la depresión/el abuso de sustancias y la recaída en el tabaquismo, planteó.

Hacer pruebas de depresión y de uso de sustancias debería ser una prioridad alta para garantizar "una abstinencia creciente y sostenida en la población de EE. UU., una tendencia que tiene beneficios significativos para la salud y la sociedad", concluyó Goodwin.

El estudio fue publicado recientemente en la revista American Journal of Preventive Medicine.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen una guía para dejar de fumar.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión