SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Los anticoagulantes podrían prevenir la demencia en los pacientes con fibrilación auricular

Incluso las personas con un riesgo bajo de ACV podrían beneficiarse, afirman unos investigadores

Incluso las personas con un riesgo bajo de ACV podrían beneficiarse, afirman unos investigadores

VIERNES, 12 de mayo de 2017 (HealthDay News) -- Los anticoagulantes con frecuencia se recetan para prevenir los accidentes cerebrovasculares (ACV) en las personas que tienen un ritmo cardiaco anómalo, lo que se conoce como fibrilación auricular. Pero un nuevo estudio sugiere que esos medicamentos también podrían ayudar a mantener a la demencia a raya.

Los investigadores dijeron que la clave es iniciar los anticoagulantes, como la warfarina, poco después del diagnóstico de fibrilación auricular. Esto es así incluso en las personas con un riesgo bajo de ACV a quienes normalmente no se administrarían anticoagulantes.

"Encontramos que las personas que toman warfarina, el anticoagulante más común utilizado para prevenir el ACV en los pacientes con fibrilación auricular, experimentaban unas tasas muy bajas de demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer", comentó el investigador líder, el Dr. T. Jared Bunch, director de investigación sobre el ritmo cardiaco en el Instituto del Centro Médico Intermontañas en Murray, Utah.

La fibrilación auricular es una anomalía cardiaca común que afecta a casi tres millones de adultos estadounidenses. Hace que el corazón lata de forma anómala o se agite. Esto provoca que la sangre se estanque, y entonces puede coagularse.

La fibrilación auricular puede provocar demencia al dañar los minúsculos vasos sanguíneos en el cerebro a través de pequeños coágulos repetidos o pequeños sangrados de los que las personas quizá ni siquiera sean conscientes, explicó Bunch.

Aunque a muchos pacientes inicialmente se les dan aspirinas, Bunch apuntó que el beneficio de la aspirina en la reducción del riesgo de demencia es limitado, y los pacientes deben comenzar un tratamiento con warfarina u otro anticoagulante.

Aunque el estudio observó a pacientes que tomaban warfarina (Coumadin), unos fármacos más recientes, como rivaroxaban (Xarelto) y apixaban (Eliquis), deberían reducir el riesgo de demencia incluso más, dijo Bunch.

En los pacientes con fibrilación auricular, el riesgo de ACV por lo general se mide con la puntuación CHADS, dijeron los investigadores. Esa puntuación asigna puntos por varios factores de riesgo, como la edad, la hipertensión, la enfermedad cardiaca, la diabetes y un ACV anterior.

Una puntuación de cero a uno por lo general significa que no se necesitan anticoagulantes porque el riesgo de ACV es bajo. En los pacientes con puntuaciones por encima de uno, se considera que los anticoagulantes son necesarios, ya que se juzga que tienen un riesgo de moderado a alto, según los investigadores.

Pero en este estudio, los investigadores dijeron que encontraron que incluso un retraso corto en la administración de los anticoagulantes a los pacientes con un riesgo bajo de ACV aumenta el riesgo de demencia.

En los pacientes considerados en riesgo bajo de ACV, retrasar el tratamiento anticoagulante aumentó el riesgo de demencia en un 30 por ciento. En los pacientes de riesgo alto, un retraso aumentó el riesgo en un 136 por ciento, reportaron los investigadores.

Mientras más largo es el retraso en la administración de anticoagulantes, mayor es el riesgo de demencia, dijeron los investigadores.

En el estudio, Bunch y sus colaboradores observaron información de más de 76,000 pacientes con fibrilación auricular sin antecedentes de demencia. La edad promedio de los participantes del estudio fue de 69 años, y un 57 por ciento eran hombres. Los investigadores observaron el momento de inicio del tratamiento: en un plazo de 30 días del diagnóstico de fibrilación auricular (que se consideró inmediato) o tras un año (que se consideró que se hizo con retraso).

"Una vez se diagnostica la fibrilación auricular, iniciar las estrategias de prevención del ACV de inmediato es esencial. No deberíamos esperar más de un mes para iniciar el tratamiento", dijo Bunch. "El retraso en el tratamiento puede ser devastador para los pacientes cuando comienzan a desarrollar un declive mental años después", añadió.

Los resultados del estudio se presentaron el viernes en la reunión de la Sociedad del Ritmo Cardiaco (Heart Rhythm Society), en Chicago. Los hallazgos presentados en reuniones generalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Según el Dr. Byron Lee, de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), "hay una literatura creciente que respalda la conexión entre la fibrilación auricular y la demencia". Lee es profesor de medicina y director de los laboratorios y las clínicas de electrofisiología de la UCSF.

Dijo que "por tanto, debemos ser extremadamente agresivos al tratar a los pacientes con fibrilación auricular con anticoagulantes cuando esté indicado. Este estudio muestra que los retrasos de incluso un mes pueden aumentar en gran medida la incidencia del declive cognitivo [mental]", advirtió Lee.

Más información

Para más información sobre la fibrilación auricular, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad