¿Los antibióticos son una receta para la obesidad en la niñez?

¿Los antibióticos son una receta para la obesidad en la niñez?

MIÉRCOLES, 22 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Los niños que reciben múltiples recetas de antibióticos a principios de la vida podrían ser vulnerables a la obesidad, sugieren dos nuevos estudios.

En un estudio, los investigadores encontraron que los niños de 4 años que habían recibido más de nueve recetas de antibióticos en sus vidas tenían el doble de probabilidades de ser obesos que sus pares que no se habían expuesto a los antibióticos.

El segundo estudio encontró un patrón similar. Pero el vínculo entre los antibióticos y la obesidad desapareció cuando los investigadores compararon a los hermanos entre sí, lo que sugiere que, más bien, algunos factores dentro de las familias podrían explicar el hallazgo.

Por ahora, apuntaron los expertos, no está claro si el uso de los antibióticos afecta de forma directa al peso de los niños.

Pero los estudios subrayan la necesidad, que se ha establecido hace mucho, de un uso más juicioso de los antibióticos.

"Hay enfermedades de la niñez temprana en la que se deben administrar antibióticos", comentó el Dr. Cameron Grant, investigador sénior de uno de los estudios. "Pero hay varias en que los antibióticos no están indicados, pero a veces se recetan".

El resfriado común es un ejemplo. Los resfriados son provocados por virus, y los antibióticos, que matan a las bacterias, son inútiles contra ellos.

¿Por qué tendrían los antibióticos algún efecto en el peso de los niños pequeños?

La idea no es descabellada, según Meghan Azad, profesora asistente de la Universidad de Manitoba, en Canadá.

Azad es autora de un editorial que se publicó en la edición en línea del 22 de enero de la revista JAMA Network Open.

En el editorial, Azad apuntó a lo que se sabe a partir del mundo animal. Hace mucho que los granjeros usan los antibióticos para engordar al ganado, y la investigación en laboratorio ha sugerido un motivo del efecto: cambios en el microbioma intestinal.

El microbioma se refiere a los billones de bacterias y otros microbios que habitan el cuerpo y que ayudan a que funcione bien. Los microbios intestinales están implicados en el almacenamiento y la quema de las calorías de los alimentos, y, en teoría, las alteraciones en ese microbioma podrían contribuir a un aumento excesivo de peso.

Los últimos estudios, aseguró Azad, respaldan a la idea de que el desarrollo temprano del microbioma intestinal podría afectar al riesgo de obesidad.

En su estudio, el equipo de Grant siguió a más de 5,100 niños de Nueva Zelanda a lo largo de los primeros 4.5 años de vida. A esa edad, casi todos (un 95 por ciento) habían recibido una receta de un antibiótico en algún momento, y un 9 por ciento eran obesos.

En general, los niños que habían recibido cuatro o más recetas de antibióticos tendían a pesar más que los que habían recibido menos recetas. Y los niños con al menos 10 recetas eran 2.4 veces más propensos a ser obesos, en comparación con los niños sin recetas.

Esto no prueba que los antibióticos tuvieran la culpa. El vínculo podría tener otras explicaciones, señaló Grant, profesor de pediatría de la Universidad de Auckland.

Los investigadores tomaron en cuenta la mayor cantidad posible de esas alternativas, indicó. Por ejemplo, incluyeron la dieta, el sueño y los hábitos televisivos de los niños, además del peso y el nivel educativo de las madres.

Un mayor uso de antibióticos seguía estando vinculado con un mayor aumento de peso, encontraron los investigadores.

En el segundo estudio, dirigido por la Dra. Karen Leong, de la Universidad de Auckland, los investigadores observaron los datos de casi 133,000 madres y sus hijos pequeños. Una vez más, mientras más antibióticos habían usado los niños a principios de la vida, mayor fue su riesgo de obesidad. Pero ese vínculo no se observó cuando los investigadores compararon hermanos.

Grant apuntó a una forma potencial de resolver la duda: asignar al azar a mujeres embarazadas, y luego a sus hijos, a uno de dos grupos de estudio: uno que reciba la atención médica estándar, y uno en un programa que reduzca el uso innecesario de antibióticos. Si los niños del segundo grupo son luego menos propensos a convertirse en obesos con el tiempo, esto sugeriría que los antibióticos tienen algún papel.

Azad se mostró de acuerdo en que un estudio de ese tipo sería útil.

También dio a los hallazgos un contexto más amplio: la obesidad es compleja, y muchos factores afectan al riesgo de un niño. "No tiene una sola causa", aseguró Azad.

Y nadie está intentando asustar a los padres para que no usen antibióticos. A veces son necesarios, e incluso salvan vidas, enfatizó Azad.

"Pero con frecuencia se usan sin necesidad, y eso es un problema", añadió.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece a los padres información sobre el uso de los antibióticos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión