Antibióticos ¿hacen que la leche materna sea menos saludable?

Antibióticos ¿hacen que la leche materna sea menos saludable?

Los antibióticos pueden alterar a la leche materna de formas que podrían hacer daño a la salud de un bebé, según un estudio reciente.

Los investigadores canadienses se preocuparon de forma particular por un aumento en las bacterias que pueden ser nocivas, en específico una bacteria llamada Pseudomonas, que puede provocar una infección intestinal grave llamada enterocolitis necrosante en un bebé prematuro.

Alrededor de un 7 por ciento de los bebés prematuros desarrollan esta afección, que con frecuencia resulta letal, en que una parte de los intestinos muere. Además, una clase de antibióticos llamados cefalosporinas tuvieron un efecto reductor significativo en la diversidad de la microbiota de la leche materna, anotaron los investigadores.

"Las bacterias en la leche materna tienen el potencial de transferirse a los intestinos de un bebé prematuro, y de conformar su salud y desarrollo a corto y a largo plazo", explicó la investigadora principal, Michelle Asbury, del departamento de ciencias de la nutrición de la Universidad de Toronto.

"Aunque observamos cambios en las bacterias de la leche materna basados en los factores maternos, ahora se necesita investigación para ver si esos cambios afectan a la salud del bebé", añadió.

En el estudio, Asbury y sus colaboradores observaron 490 muestras de leche materna de 86 madres de bebés prematuros.

El peso y el tipo de parto de la madre tuvieron una influencia en la microbiota de la leche materna. Pero los antibióticos, en particular cuando se tomaron durante semanas, tuvieron efectos en los microbios que tienen un rol en las enfermedades, la salud intestinal y los procesos que ayudan en el crecimiento y el desarrollo, encontraron los investigadores.

"La comprensión de la leche materna de las madres que dan a luz a un bebé prematuro es un área que se ha estudiado demasiado poco", señaló el Dr. Mitchell Kramer, presidente del departamento de obstetricia y ginecología del Hospital de Huntington de Northwell Health, en Huntington, Nueva York.

"Este estudio arroja cierta luz sobre la comprensión y la importancia de este problema", apuntó Kramer, que no participó en la investigación. "Ahora se necesitan estudios adicionales para comprender si esos cambios observados en el contenido microbiano de la leche materna se traducen en cambios en la colonización GI y los resultados de salud a largo plazo de los bebés prematuros, sobre todo dada la alta tasa de morbilidad y problemas del desarrollo en esta población vulnerable".

Aun así, enfatizó Asbury, "a pesar de los cambios que observamos en las bacterias de la leche materna por los antibióticos, las madres deben seguir tomando los antibióticos que les recete el médico al mismo tiempo que dan leche materna a sus bebés cuando sea posible".

"Sin embargo, esperamos que nuestros hallazgos fomenten las conversaciones entre los médicos, para que elijan con cuidado cuáles antibióticos recetan, y durante cuánto tiempo", planteó.

El informe de Asbury se publicó en la edición en línea del 3 de septiembre de la revista Cell Host & Microbe.

La Dra. Jennifer Wu, ginecoobstetra del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York, revisó los hallazgos del estudio, y dijo que la leche materna es importante para promover la flora intestinal en los bebés.

"Esto es particularmente cierto para los bebés prematuros, que podrían tener problemas intestinales graves, como la enterocolitis necrosante", enfatizó.

Este estudio resalta distintos cambios que pueden ocurrir en la conformación de la leche materna, apuntó Wu.

"Algunos factores, como el modo de administración, quizá no se puedan alterar. Otros, como el peso materno, se podrían afectar al animar a las pacientes a alcanzar un peso corporal ideal para el embarazo. La precaución al administrar antibióticos a las madres sería una buena práctica, tanto para la madre como para el bebé", añadió.

Comparte tu opinión