Los animales que hibernan ofrecen pistas sobre la obesidad en los humanos

Los animales que hibernan ofrecen pistas sobre la obesidad en los humanos

MARTES, 26 de noviembre de 2019 (HealthDay News) -- El estudio de la genética de los animales que hibernan podrían iluminar a la obesidad en los humanos.

"Los animales que hibernan han evolucionado una capacidad increíble de controlar su metabolismo", explicó Christopher Gregg, profesor asociado del Departamento de Neurología y Anatomía de la Universidad de Utah.

"El metabolismo conforma los riesgos de muchas enfermedades distintas, incluyendo a la obesidad, la diabetes tipo 2, el cáncer y la enfermedad de Alzheimer. Creemos que comprender las partes del genoma vinculadas con la hibernación nos ayudará a aprender a controlar los riesgos de algunas de esas enfermedades mayores", añadió Gregg en un comunicado de prensa de la universidad.

"Una gran sorpresa de nuestro nuevo estudio fue que esas partes importantes del genoma se ocultaban de nosotros en el 98 por ciento del genoma que no contiene genes, lo que antes llamábamos 'ADN basura'", dijo.

En el estudio, Gregg y sus colaboradores analizaron los genomas de cuatro mamíferos que hibernan en distintos hábitats de todo el mundo: la ardilla de tierra de trece franjas, el pequeño murciélago café, el lémur ratón gris y el tenrec erizo menor de Madagascar.

Los investigadores encontraron que cada una de las cuatro especies había evolucionado de forma independiente trozos de ADN cortos no codificantes, y que muchas de esas regiones se localizan cerca de genes vinculados con la obesidad en los humanos.

Esos y otros hallazgos sugieren que los animales que hibernan han evolucionado formas de "desactivar" ciertos elementos genéticos que controlan la actividad de los genes de la obesidad, algo que los mamíferos que no hibernan no pueden hacer, según los investigadores.

Esos elementos recién descubiertos podrían mejorar la capacidad de aprender a evaluar y reducir los riesgos de obesidad en los humanos.

Los investigadores también observaron los genes humanos implicados en el síndrome de Prader-Willi, un trastorno genético que implica un aumento anómalo en el apetito y obesidad mórbida. Encontraron que esos genes también tienen vínculos con las regiones asociadas con la hibernación.

"Nuestros resultados muestran que las regiones aceleradas en los animales que hibernan están enriquecidas cerca de genes que han sido vinculados con la obesidad, en cientos de estudios con miles de personas, además de cerca de genes vinculados con una forma sindrómica de la obesidad", comentó el coautor, Elliot Ferris, bioinformático en el laboratorio de Gregg.

"Por tanto, al reunir nuestros datos sobre los humanos y los animales que hibernan, pudimos descubrir conmutadores maestros candidatos en el genoma para el control de la obesidad en los mamíferos", añadió Ferris.

El estudio se publicó en la edición del 26 de noviembre de la revista Cell Reports.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el peso.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión