Ataque cardíaco: los adolescentes ansiosos tendrían un mayor riesgo

Ataque cardíaco: los adolescentes ansiosos tendrían un mayor riesgo

Los hombres de mediana edad que estaban ansiosos o deprimidos en la adolescencia tienen un riesgo más alto de ataque cardiaco, según un estudio a largo plazo de gran tamaño.

Incluyó a más de 238,000 hombres nacidos entre 1952 y 1956, que se sometieron a exámenes extensivos cuando tenían 18 o 19 años, y a quienes se dio seguimiento hasta los 58 años.

Los hombres diagnosticados con ansiedad o depresión a finales de su adolescencia tenían un riesgo un 20 por ciento más alto de ataque cardiaco que los que no recibieron ese diagnóstico, mostró el estudio.

Los hallazgos solo reflejan una asociación. La capacidad de gestionar el estrés cotidiano y una aptitud física más baja en los adolescentes con las afecciones de salud mental explicaron el vínculo en parte, pero no del todo, según los hallazgos presentados el miércoles en una reunión virtual de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology).

La moraleja: "Esté atento a las señales de estrés, depresión o ansiedad que vayan más allá de la angustia adolescente normal. Si parece que hay un problema persistente, busque ayuda", sugirió la autora del estudio, Cecilia Bergh, profesora sénior de ciencias de la salud de la Universidad de Orebro, en Suecia.

"Si se fomenta un estilo de vida saludable lo antes posible en la niñez y la adolescencia, es más probable que persista en la adultez y que mejore la salud a largo plazo", señaló en un comunicado de prensa de la universidad.

Bergh apuntó que los investigadores ya sabían que los hombres que tenían una buena aptitud física pero que estaban estresados en la adolescencia parecían menos propensos a mantener la aptitud física.

"Nuestra investigación anterior también ha mostrado que una resiliencia baja ante el estrés también va de la mano con una mayor tendencia a la conducta adictiva, según señalan unos mayores riesgos de fumar, de consumir alcohol y de usar otras drogas", anotó.

Es probable que una mejor aptitud física en la juventud proteja de la enfermedad cardiaca, en particular si las personas conservan la aptitud física a medida que envejecen, apuntó Bergh, y añadió que el ejercicio también podría aliviar las consecuencias negativas del estrés.

"Esto es relevante para todos los adolescentes, pero los que tienen un bienestar más bajo podrían beneficiarse de un respaldo adicional para fomentar el ejercicio y para desarrollar estrategias con el fin de gestionar el estrés", dijo.

Las investigaciones presentadas en reuniones por lo general se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.

Comparte tu opinión