Lo que los padres deben saber sobre el Cronobacter en la fórmula infantil

MIÉRCOLES, 26 de octubre de 2022 (HealthDay News) -- El Cronobacter sakazakii ha estado en las noticias como la causa de infecciones en bebés y el motivo de la retirada de fórmula infantil en EE. UU. y la escasez resultante este año.

Las infecciones son raras, y la bacteria es inocua en la mayoría de las personas. Pero puede ser peligrosa, e incluso letal, para los bebés, sobre todo los que son menores de 2 meses, los prematuros, los inmunocomprometidos o los que nacieron con un peso bajo.

Lo que los padres deben saber sobre el Cronobacter en la fórmula infantil

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ofrece algunos consejos para mantenerse seguro de este germen, que puede vivir en la mayoría de las superficies y que sobrevive con facilidad en las comidas y las bebidas secas, como los almidones, las infusiones herbales y la fórmula infantil en polvo. La bacteria también puede vivir en los biberones, y llega a los hogares y a las fábricas en las manos y las suelas de los zapatos de las personas.

Aunque las fórmulas líquidas pasan por ciertos tratamientos de esterilización durante la producción, los polvos no, según la FDA.

Entonces, una forma de evitar la bacteria es usar fórmula infantil líquida lista para su consumo, según recomiendan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., para los niños con un riesgo más alto.

Otra es preparar la fórmula en polvo con agua que esté a por lo menos 158 grados Fahrenheit (70 grados centígrados), y entonces dejar que se enfríe antes de alimentar a un bebé.

Esta opción no es posible con ciertos productos metabólicos y especializados, que advierten que no se deben calentar por encima de los 100 ºF (37.8 ºC), porque esto resultaría en la pérdida de vitaminas y nutrientes.

Otros pasos para proteger a los bebés del Cronobacter incluyen limpiar, desinfectar y guardar los biberones y las partes de las bombas de leche con cuidado.

Lávese las manos con jabón y agua, sobre todo antes de preparar el biberón y alimentar al bebé. Los cuidadores también pueden usar desinfectante de manos basado en alcohol, con un contenido de alcohol de al menos un 60 por ciento, según los CDC.

Las tapas y las cucharas para las fórmulas no se deben colocar en superficies contaminadas, como las encimeras y los fregaderos.

El Cronobacter sakazakii forma parte de una gran familia de bacterias comunes, lo que hace que identificar la fuente sea más difícil. Solo Minnesota requiere que los casos se reporten a las autoridades estatales de salud pública, lo que hace que en EE. UU. muchos casos queden sin reportarse.

Los síntomas de la infección en los bebés pueden incluir fiebre, comer mal, llorar en exceso o una energía muy baja. Algunos bebés también podrían sufrir convulsiones.

Los padres que observen cualquiera de estos síntomas en su bebé deben buscar ayuda médica de inmediato.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre la infección con Cronobacter.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: U.S. Food and Drug Administration, news release, Oct. 20, 2022

Comparte tu opinión