SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

¿Legalizar la marihuana anima a los niños a probarla?

En dos estados estudiados, los adolescentes restaron importancia a los daños tras la legalización de la marihuana recreativa; el uso aumentó en 1 estado

En dos estados estudiados, los adolescentes restaron importancia a los daños tras la legalización de la marihuana recreativa; el uso aumentó en 1 estado

MARTES, 27 de diciembre de 2016 (HealthDay News) -- Los estados que legalizan el consumo de marihuana podrían estar enviando a los adolescentes un mensaje de que esa droga es inocua, sugiere un nuevo estudio.

Menos adolescentes en Washington y Colorado consideraban la marihuana como riesgosa para su salud después de que los votantes en esos estados aprobaran el consumo recreativo, informan unos investigadores.

Washington también experimentó un aumento en el consumo recreativo de la marihuana entre los estudiantes de octavo y décimo cursos tras su legalización.

"Con la legalización, el consumo de marihuana se estigmatiza menos, y los adolescentes son más propensos a consumirla", señaló la autora del estudio, Magdalena Cerdá, epidemióloga del Programa de Investigación sobre la Prevención de la Violencia de la Universidad de California, en Davis.

Pero el estudio no probó que legalizar el consumo recreativo de la marihuana hiciera que los adolescentes pensaran que era menos nociva ni que fueran más propensos a consumirla.

En 2012, Washington y Colorado se convirtieron en los dos primeros estados en legalizar el consumo recreativo de la marihuana. Desde entonces, seis estados (Alaska, Oregón, California, Maine, Massachusetts y Nevada), y Washington, D.C., han hecho lo mismo.

Cerdá y sus colaboradores examinaron datos de una encuesta federal para determinar si la legalización había tenido algún impacto en el consumo de la marihuana y la percepción del riesgo entre los estudiantes de octavo, décimo y duodécimo cursos en Washington y Colorado.

El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU. financia la encuesta anual, que pregunta a los adolescentes sobre sus conductas, actitudes y valores. Casi 254,000 estudiantes de Colorado y del estado de Washington participaron en la encuesta durante el periodo en cuestión.

Las percepciones sobre la capacidad de provocar daños de la marihuana se redujeron de forma dramática en Washington tras la legalización, reduciéndose en un 14 y un 16 por ciento entre los estudiantes de octavo y décimo cursos.

Alrededor de un 61 por ciento de los estudiantes de octavo y un 47 por ciento de los estudiantes de décimo en Washington consideraban a la marihuana como muy o moderadamente arriesgada para la salud en 2013-2015, frente a un 75 y un 63 por ciento en 2010-2012, mostraron los hallazgos.

El consumo de marihuana aumentó entre los adolescentes de Washington en el mismo periodo, en un 2 por ciento entre los estudiantes de octavo y en un 4 por ciento entre los estudiantes de décimo, encontraron los investigadores. En 2013-2015, alrededor de un 8 por ciento de los estudiantes de octavo y un 20 por ciento de los estudiantes de décimo dijeron que habían consumido marihuana en el mes anterior.

Los efectos de la legalización fueron más tenues en Colorado.

Los adolescentes de Colorado también experimentaron una reducción en los riesgos de salud percibidos alrededor de la marihuana, pero fue algo menos dramático: alrededor de un 3 por ciento entre los estudiantes de octavo y de un 11 por ciento entre los de décimo, según el informe.

Pero el consumo en sí de marihuana no cambió entre los estudiantes de octavo curso en Colorado, ya que el 9 por ciento dijeron que habían consumido marihuana en el mes anterior. El consumo en realidad se redujo entre los estudiantes de décimo curso en Colorado, de un 17 a un 13.5 por ciento.

Los hallazgos aparecen en la edición en línea del 27 de diciembre de la revista JAMA Pediatrics.

Cerdá dijo que los resultados de Colorado podrían ser distintos porque ese estado adoptó más activamente el consumo de marihuana cuando solo había sido aprobada para fines médicos.

"Hubo un esfuerzo de comercialización más robusto respecto a la marihuana médica antes de la legalización de la marihuana recreativa", comentó Cerdá. "Eso podría haber contribuido al hecho de que incluso antes de la legalización de la marihuana, el consumo ya era bastante alto y el daño percibido bastante bajo".

Mitch Earleywine, miembro del comité asesor de NORML, anotó que incluso en los estados que no legalizaron el uso recreativo, las percepciones de los adolescentes sobre la capacidad de provocar daños de la marihuana se redujo en un 5 y un 7 por ciento entre los estudiantes de octavo y décimo cursos, según los resultados del nuevo estudio. NORML defiende la reforma de las leyes sobre la marihuana.

El consumo de marihuana se redujo en alrededor de un 1 por ciento en ambos cursos en los estados sin legalización en el mismo periodo, dijeron los investigadores.

"Los cambios en el consumo parecen pequeños e inconstantes, sobre todo a la luz de cambios comparables en los estados donde todavía hay una prohibición", planteó Earleywine, profesor de psicología de la Universidad Estatal de Nueva York, en Albany. "No debemos desperdiciar el tiempo de la policía ni los recursos de las cortes para acabar con el consumo entre los adolescentes", añadió.

"Me gustaría animar a todo el mundo a seguir enviando el mensaje empíricamente respaldado de que el consumo recreativo de cannabis temprano en la vida es malo para el desarrollo del cerebro, igual que los atracones de bebida, las dietas restrictivas y las lesiones en la cabeza", continuó Earleywine. "Usemos el dinero de los impuestos generados por el nuevo mercado para ayudar a propagar esa información".

Cerdá dijo que los estudios han mostrado que los niños que prueban la marihuana a una edad más temprana tienen un mayor riesgo de convertirse en consumidores crónicos de por vida. Los cerebros de los adolescentes siguen en desarrollo, y las sustancias de la marihuana pueden alterar ese desarrollo de tal modo que hacen que sean menos inteligentes y más vulnerables a la adicción, añadió.

El Dr. Scott Krakower, jefe asistente de la unidad de psiquiatría del Hospital Zucker Hillside en New Hyde Park, Nueva York, comentó que "siempre que se tenga a al menos uno de esos estados mostrando un aumento en la tasa entre los estudiantes de menos edad, hay preocupaciones de que esos estudiantes avancen y terminen consumiendo más al llegar a una edad más avanzada".

La legalización recreativa puede aumentar la cantidad de marihuana disponible para los niños, y al mismo tiempo darles la percepción de que consumir marihuana no tiene nada de malo, anotó Krakower.

"Las actitudes de los padres respecto al agente se hacen más permisivas, y los niños tienden a seguir a sus padres y a lo que sus padres hacen", advirtió Krakower. "Si la percepción de los padres sobre el daño baja, los niños seguirán el ejemplo de sus padres. En combinación con el mercado legalizado donde se puede comprar con facilidad y donde es más fácil de obtener, es más probable que los niños la consuman".

Más información

Para más información sobre los efectos de la marihuana en los adolescentes, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad