Las tormentas más fuertes suponen un peligro mortal para los arbolistas

Las tormentas más fuertes suponen un peligro mortal para los arbolistas

DOMINGO, 25 de marzo de 2018 (HealthDay News) -- Los arbolistas o cuidadores de árboles tienen uno de los trabajos más peligrosos del país, y el peligro podría aumentar a medida que el cambio climático incrementa el riesgo que suponen los árboles debido a las tormentas importantes, enfermedades, insectos, la sequía y el fuego, advierten los expertos.

Es fundamental que los operarios arbolistas tengan un mejor entrenamiento y una mayor seguridad, según los investigadores de la Universidad de Rutgers, en New Brunswick, Nueva Jersey.

Cada año, fallecen aproximadamente 80 arbolistas y se tratan al menos 23,000 lesiones relacionadas con motosierras en las salas de emergencias de EE. UU.

Muchas de esas lesiones se deben a un entrenamiento y un equipamiento deficientes, según los expertos de la Rutgers que han estudiando los riesgos de los arbolistas desde la llegada del huracán Sandy en 2012. El último mes, los estados del noreste y del Atlántico medio han sufrido tormentas procedentes del noreste que han resultado en daños generalizados en los árboles debido a las nevadas copiosas.

"Existe la idea popular errónea de que la retirada de árboles es un trabajo que requiere de poca destreza, pero nada más lejos de la realidad", dijo la investigadora Michele Ochsner en un comunicado de prensa de la universidad.

"Manejar los árboles derribados por las tormentas sin producir daños a las personas o la propiedad implica una serie de habilidades técnicas y un conocimiento de cómo las distintas especies de árboles responden a las distintas estaciones y condiciones climáticas", explicó. Ochsner trabajó anteriormente en la Facultad de Administración y Relaciones Laborales de la Universidad de Rutgers.

Ochsner y sus colaboradores encontraron que los trabajadores contratados por arbolistas expertos en el cuidado de árboles y con licencia tenían más probabilidades de recibir una capacitación en salud y seguridad y de usar un equipamiento protector que los contratados por otras compañías que no formaban parte de la red del sector profesional.

Los investigadores también encontraron unas tasas bajas de capacitación y de uso de un equipamiento protector personal en los jornaleros hispanohablantes del sector de arbolistas.

La Administración de Seguridad y Salud Laborales de EE. UU. no tiene unos estándares específicos de seguridad y salud para los arbolistas. En lugar de eso, los empleadores deben seguir unos estándares generales delineados por una red de organizaciones nacionales, regionales y estatales, según la coautora del estudio, Elizabeth Marshall, epidemióloga medioambiental y ocupacional en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Rutgers.

"Las entrevistas que realizamos a los arbolistas revelaron una serie de recomendaciones de planificación previa para las tormentas importantes", dijo Marshall.

"Por ejemplo, las compañías y los municipios deberían asegurarse de que el equipamiento se mantiene en buenas condiciones, que los empleados tienen una capacitación adecuada en su idioma nativo y que se les proporcione un equipamiento protector personal", señaló.

"Los consumidores deberían trabajar con un arbolista profesional con licencia para que detecte los árboles dañados o plantados de forma inadecuada, y para que retire los árboles y ramas muertas antes de que llegue la próxima tormenta de gran tamaño. Entonces estarán preparados para cuando llegue el mal tiempo y se caigan los árboles", recomendó Marshall.

El estudio fue publicado recientemente en la revista American Journal of Industrial Medicine.

Más información

La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de EE. UU. tiene más información sobre el sector de los arbolistas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión