SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Las tormentas de nieve podrían traer problemas para el corazón

Un estudio encuentra una tasa más alta de admisiones al hospital por ataque cardiaco y dolor de pecho dos días tras una tormenta

Un estudio encuentra una tasa más alta de admisiones al hospital por ataque cardiaco y dolor de pecho dos días tras una tormenta

LUNES, 30 de enero de 2017 (HealthDay News) -- Quizá las tormentas de nieve no solo dejen un desastre a su paso. Una nueva investigación muestra un aumento marcado en las admisiones al hospital por problemas cardiacos tras esos eventos climáticos.

Las admisiones al hospital por ataques cardiacos, dolor de pecho y accidente cerebrovascular (ACV) en realidad se redujeron el día de la tormenta, encontró el estudio, posiblemente porque las personas no pueden salir para buscar atención. Pero volvieron a aumentar en las 48 horas siguientes.

Los motivos de las tendencias no están claros, según los investigadores.

"No estamos hablando con la gente y preguntándole por qué no fueron al hospital ese día y no aquel", comentó la autora líder del estudio, Jennifer Bobb.

Bobb era investigadora postdoctoral en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de la Universidad de Harvard cuando trabajó en el estudio. Ahora es investigadora asistente en el Instituto de Investigación sobre la Salud Grupal, en Seattle.

Dado que durante las tormentas de nieve importantes hay una prohibición de desplazamientos, "quizá la gente simplemente retrasa su viaje al hospital", dedujo Bobb.

O, siguió, quizá la gente se quede dentro de casa durante el día de una tormenta de nieve importante. "Tal vez no limpie la nieve ese día, pero sí los siguientes", planteó.

Las admisiones al hospital por afecciones relacionadas con el corazón (ataque cardiaco, dolor de pecho y ACV) fueron un 23 por ciento más altas dos días después de una tormenta.

Los autores del estudio creen que su análisis es el primero en examinar las admisiones a los hospitales durante varios días tras nevadas leves, moderadas y fuertes.

La Dra. Ellen Keeley, una cardióloga que no participó en el estudio, dijo que los resultados son coherentes con otros estudios más pequeños en un solo centro.

"Resalta la importancia de la asociación real entre las tormentas de nieve y los eventos cardiacos", dijo Keeley, profesora asociada de medicina cardiovascular en la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

El estudio cubrió un periodo durante el cual Boston sufrió algunas de sus mayores tormentas de invierno, inspirando a los investigadores a observar los efectos de salud más de cerca.

Se recopiló información de más de 433,000 adultos hospitalizados en los cuatro hospitales más grandes de Boston durante los meses de noviembre a abril de 2010 a 2015. Además de los eventos cardiacos, el equipo de investigación estudió las afecciones relacionadas con el tiempo frío como el congelamiento, las caídas y las lesiones que ocurrieron el día de una nevada y en los seis días posteriores.

El análisis incluyó eventos menores con 5 pulgadas (12.7 centímetros) de nieve, nevadas moderadas de 5.1 a 10 pulgadas (13 a 25.4 cm) y tormentas de nieve importantes de más de 10 pulgadas.

Las admisiones relacionadas con el clima frío aumentaron en un 4 por ciento en los días que cayó mucha nieve, en comparación con los días sin nieve, y esas admisiones permanecieron elevadas durante los cinco días posteriores, encontró el estudio.

Las caídas aumentaron en promedio un 18 por ciento en los seis días tras una nevada moderada.

Bobb dijo que los resultados sugieren que incluso los días con nevadas moderadas podrían plantear un riesgo de salud.

El estudio no incluyó las visitas al departamento de emergencias o a una clínica que no resultaron en una admisión. Y solo refleja las admisiones en un área urbana importante, de forma que los resultados quizá no se sostengan en áreas más suburbanas o rurales.

Aunque los investigadores no saben qué provoca los eventos relacionados con el corazón durante las tormentas de nieve, sospechan que limpiar la nieve con una pala podría ser un factor.

Los pacientes cardiacos no deben limpiar la nieve con una pala, y deben prepararse por adelantado ante una tormenta, planteó Keeley.

Si toman medicamentos recetados, deben "asegurarse de tener suficiente a mano antes de una tormenta para que no se les acabe en un momento en que volver a surtirse sería muy difícil", aconsejó Keeley.

"Los individuos que usualmente no hacen actividad física no deben limpiar la nieve con una pala, dado que esto podría provocar síntomas debido a una enfermedad no diagnosticada de la arteria coronaria", añadió.

Respirar aire frío puede exacerbar el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, dijo Keeley. También puede conducir a un "vasoespasmo coronario", un estrechamiento temporal de una de las arterias coronarias, que puede provocar dolor de pecho y unas arritmias cardiacas peligrosas.

"Permanecer en interiores es la opción más segura, sobre todo para los individuos con un riesgo alto", aconsejo.

El estudio aparece en la edición en línea del 30 de enero de la revista American Journal of Epidemiology.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre el clima frío y las enfermedades cardiovasculares.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2017, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad