Las ratas urbanas quizá no planteen un gran riesgo de pandemia

MIÉRCOLES, 4 de mayo de 2022 (HealthDay News) -- A pesar de lo que quizá haya escuchado, no es probable que las ratas y otros animales silvestres de las ciudades desencadenen pandemias futuras en las personas, según un estudio reciente.

La pandemia de COVID-19 ha hecho que los científicos intenten determinar dónde es más probable que comiencen los brotes en el futuro. Hace mucho que se sospecha que las criaturas urbanas podrían actuar como reservorios de virus que podrían provocar brotes en los humanos.

Las ratas urbanas quizá no planteen un gran riesgo de pandemia

Un equipo internacional de científicos decidió averiguar si era cierto.

Para comenzar, los investigadores examinaron estudios sobre virus y otros patógenos que portan casi 3,000 especies de mamíferos. Encontraron que los mamíferos urbanos pueden portar unas 10 veces más enfermedades que los mamíferos que no viven en ciudades, pero que no plantean un gran peligro para las personas.

"Hay muchos motivos para prever que los animales urbanos sean anfitriones de más enfermedades, desde su alimentación hasta sus sistemas inmunitarios y su proximidad a los humanos", señaló el líder del estudio, Greg Albery, miembro postdoctoral de biología de la Universidad de Georgetown, en Washington, D.C.

"Encontramos que las especies urbanas de hecho son anfitrionas de más enfermedades que las especies no urbanas, pero los motivos de esto parecen asociarse en gran medida con la forma en que estudiamos la ecología de las enfermedades. Observamos más a los animales en nuestras ciudades, así que encontramos más de sus parásitos, y hemos comenzado a alcanzar retornos decrecientes", explicó en un comunicado de prensa de la universidad.

"Algo asombroso es que aunque las especies adaptadas al ambiente urbano tienen 10 veces más parásitos, se han publicado más de 100 veces más estudios sobre ellas. Cuando se corrige este sesgo, no tienen más patógenos humanos de lo previsto, lo que significa que nuestra percepción de su riesgo de enfermedades nuevas ha sido exagerada por nuestro proceso de muestreo", aseguró Albery.

El estudio se publicó en la edición del 2 de mayo de la revista Nature Ecology and Evolution.

Aunque el estudio sugiere que los animales urbanos no son "inmensos reservorios" de enfermedades infecciosas, de cualquier forma plantean riesgos.

Es probable que los hallazgos signifiquen "que los animales urbanos no están ocultando tantos patógenos novedosos importantes como podríamos pensar, los patógenos que podrían provocar la próxima 'enfermedad X'", comentó Albery.

"Pero siguen siendo portadores increíblemente importantes de muchos patógenos que sí conocemos. Las ratas, los mapaches y los conejos siguen siendo buenos en cuanto a coexistir a nuestro lado, y siguen propagando muchas enfermedades a los humanos que viven en las áreas urbanas", añadió.

Los mapaches, por ejemplo, pueden transmitir la ascáride y una enfermedad llamada leptospirosis, advierten los expertos.

Lo que el estudio "en realidad resalta es que debemos diseñar unos regímenes de muestreo de especies más distribuidos y equitativos si deseamos encontrar patógenos que sean nuevos para los humanos. El muestreo debe ser más enfocado en las áreas silvestres del mundo, pero también en las áreas urbanas en lugares menos bien estudiados", según Albery.

Explicó que esto no solo ayudará a encontrar los nuevos, "sino que mejorará la vigilancia de los viejos, y en última instancia ayudará a resolver unos antiguos sesgos geográficos en la ecología".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre las enfermedades de los animales y su salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Georgetown University, news release, May 2, 2022

Comparte tu opinión