Las ratas quizá no provocaron la muerte negra después de todo

Las ratas quizá no provocaron la muerte negra después de todo

MARTES, 16 de enero de 2018 (HealthDay News) -- Se cree que mató a entre un 30 y un 60 por ciento de la población de Europa, pero la muerte negra quizá no haya sido propagada por ratas infestadas de pulgas, informan unos científicos noruegos.

Entre el primer brote devastador en el siglo XIV y el momento en que al final desapareció en el siglo XIX, la peste provocada por la bacteria Yersinia pestis mandó a millones de europeos demasiado pronto a la tumba.

Hace mucho que los científicos creen que la bacteria, que es transmitida por la picadura de las pulgas, se propagó directamente a los humanos a partir de las ratas infestadas de pulgas que vivían en las casas de las personas.

"Cuando oímos hablar o leemos de la peste, una de las primera asociaciones que hace es con los roedores, y el rol de la población excesiva de ratas en la transmisión de la infección", comentó el Dr. Sunil Sood, un experto en enfermedades infecciosas que no participó en el estudio.

Pero la nueva investigación, basadas en estadísticas europeas sobre las muertes en nueve brotes de peste que abarcaron cinco siglos, sugiere que quizá la muy difamada rata no tenga la culpa.

En lugar de ello, los "ectoparásitos humanos" (en otras palabras, las pulgas que vivían en la gente, no en las ratas) podrían haber sido las principales fuentes de propagación de la enfermedad, incluyendo la devastadora muerte negra de 1346 a 1353.

La nueva investigación "en última instancia desafía la suposición de que la peste en Europa fue propagada sobre todo por las ratas", concluyeron Nils Stenseth, de la Universidad de Oslo en Noruega, y sus colaboradores.

"Como apuntaron los autores, los registros históricos y arqueológicos no respaldan la presencia de grandes poblaciones de ratas en la época [de la muerte negra]", dijo Sood, director de pediatría en el Hospital de Southside en Bay Shore, Nueva York.

"Hace mucho que se plantea la hipótesis de que hay otra forma en que la peste pueda propagarse entre los humanos, que las pulgas humanas [como la Pulex irritans] y las ladillas pueden provocar epidemias al morder a los humanos en serie, aunque no haya grandes cantidades de ratas", explicó.

Pero Sood apuntó que la lógica del nuevo estudio tiene una "desventaja". ¿Dónde contrajeron la Yersinia pestis las pulgas humanas y las ladillas para comenzar?

"Incluso las pulgas humanas y las ladillas tendrían que contraer la Yersinia pestis de un roedor u otro mamífero", explicó. "Así que sería un error concluir que los roedores no tienen nada que ver con el ciclo de vida de la bacteria de la peste".

Sood anotó que la peste sigue siendo preocupante, de forma que la investigación tiene implicaciones para la vida moderna.

Basándose en la investigación, "es fácil ver, por ejemplo, cómo las condiciones de hacinamiento en un campo de refugiados podría resultar en la propagación de las infecciones transmitidas por vectores, como la peste", señaló Sood.

El estudio aparece en la edición en línea del 15 de enero de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Más información

Para más información sobre la peste, visite los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión