Las pruebas de la COVID autoadministradas funcionan bien, sin la incomodidad, según un estudio

Las pruebas de la COVID autoadministradas funcionan bien, sin la incomodidad, según un estudio

JUEVES, 4 de junio de 2020 (HealthDay News) -- La mayoría de los estadounidenses se han retorcido al ver una de esas pruebas de frotis nasal para la COVID-19 administradas por enfermeros, en que el hisopo entra en la nariz a una profundidad que nadie desearía.

Pues los días de las pruebas de frotis "nasofaríngeo", administrados solo por los trabajadores de la atención de la salud, podrían estar llegando a su fin. Un nuevo estudio encuentra que una prueba de frotis mucho más cómoda, realizada por los mismos pacientes, funciona igual de bien.

El nuevo estudio encontró que las muestras del frotis autoadministradas, tomadas de la fosa nasal inferior, tenían una precisión del 90 por ciento, en comparación con las pruebas estándar que llegan a la nasofaringe (donde las fosas nasales conectan con la boca).

Permitir a los pacientes recolectar sus propias muestras también reduciría los riesgos de infección de los trabajadores de la atención de la salud, según un equipo dirigido por el Dr. Nathan Berke, del UnitedHealth Group en Minnetonka, Minnesota. Apuntaron que los frotis nasofaríngeos son tan incómodos que los pacientes con frecuencia tosen, estornudan o sufren arcadas durante los procedimientos, lo que aumenta las probabilidades de que se expulsen gotitas infectadas.

Entonces, la "adopción de técnicas de muestreo realizadas por los pacientes puede reducir el uso de EPP [equipo de protección personal] y ofrecer una experiencia más cómoda al paciente", explicaron los autores del estudio. Publicaron sus hallazgos en la edición en línea del 3 de junio de la revista New England Journal of Medicine.

En el estudio, el grupo de Berke comparó la precisión de las pruebas de frotis autoadministradas por los pacientes para la COVID-19 con la de las pruebas de frotis del área nasofaríngea, que son el "estándar de excelencia", administradas por el personal de atención de la salud.

Los 530 participantes del estudio eran residentes del estado de Washington que fueron a una de cinco clínicas con "síntomas que indicaban una infección respiratoria superior", según el equipo de la investigación.

Cada paciente se sometió a la prueba de hisopo nasofaríngeo estándar para la COVID-19 realizada por un trabajador de la atención de la salud. Pero también se les pidió que usaran hisopos para recolectar sus propias muestras en tres áreas: la lengua, el área nasal inferior, y un poco más arriba en las fosas nasales (pero sin llegar a la nasofaringe).

En comparación con la prueba nasofaríngea estándar, las dos pruebas de las fosas nasales superaron el umbral aceptable de precisión del 90 por ciento, señaló el grupo de Berke. Las pruebas del área nasal inferior tuvieron una precisión del 94 por ciento, y las pruebas del área nasal media lograron una precisión del 96.2 por ciento, reportó el equipo.

Las muestras tomadas de las lenguas de los pacientes fueron un poco menos precisas, con un 89.8 por ciento, que de cualquier forma se acercó mucho al umbral del 90 por ciento.

El hecho de que la prueba del área nasal media fuera la más precisa de las pruebas autoadministradas indica que "la carga viral podría ser más alta" en esa área, apuntaron los investigadores.

Basándose en los hallazgos, los autores del estudio concluyeron que el hecho de que "los pacientes recolecten muestras para las pruebas del SARS-CoV-2 de otros lugares aparte de la nasofaringe es un método útil durante la pandemia de la COVID-19".

El Dr. Matthew Heinz es un hospitalista e internista del Centro Médico de Tucson, en Arizona, que ha realizado pruebas de la COVID-19. Al leer el nuevo informe, anotó que los déficits de personal y suministros para las pruebas de la COVID-19 "siguen frustrando a nuestra respuesta a esta pandemia viral".

Si bien se necesitan más estudios para confirmar los hallazgos de Washington, "podrían apuntar a que más pruebas autoadministradas tengan un rol de ahora en adelante", añadió Heinz.

"Hacer que las pruebas de virus sean más rápidas y fáciles y menos invasivas nos ayudará a fomentar el cumplimiento y aumentará el número de pruebas diarias realizadas, una parte esencial de la monitorización de la enfermedad durante la pandemia", anotó.

Más información

Aprenda más sobre las fosas nasales y la faringe en los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión