Las prohibiciones de los desalojos frenaron la propagación de la COVID en las ciudades, según un estudio

MIÉRCOLES, 21 de abril de 2021 (HealthDay News) -- Las prohibiciones de los desalojos durante la pandemia de la COVID-19 redujo las tasas de infección no solo de las personas que evitaron los desahucios, sino también en sus comunidades, según un estudio reciente.

"Cuando se trata de una enfermedad transmisible, como la COVID-19, ningún vecindario está del todo aislado", señaló la autora del estudio, Alison Hill, profesora asistente de ingeniería biomédica de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Las prohibiciones de los desalojos frenaron la propagación de la COVID en las ciudades, según un estudio

En respuesta a las significativas pérdidas de trabajo, muchos gobiernos estatales y locales de EE. UU. frenaron de forma temporal los desalojos la primavera pasada. Justo cuando estas prohibiciones estaban a punto de expirar en septiembre, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ordenaron una prohibición nacional.

La orden se amplía unos cuantos meses a la vez, y se enfrenta a retos legales y dudas sobre si las prohibiciones de los desalojos reducen la propagación del SARS-CoV-2 (el virus que provoca la COVID-19).

Para responder a esta pregunta, los investigadores utilizaron modelos computarizados para predecir el número de infecciones adicionales que habrían ocurrido en las grandes ciudades de EE. UU. si los desalojos se hubieran permitido en otoño de 2020.

Las personas que son desalojadas o que viven en un hogar que acoge a personas que han sido desalojadas tienen un riesgo de 1.5 a 2.5 veces más alto de infectarse que si se implementan prohibiciones de los desalojos, según los hallazgos, que se publicaron en la edición del 15 de abril de la revista Nature Communications.

"Las personas que experimentan un desalojo con frecuencia se mudan con otras familias, lo que aumenta la densidad de personas que viven juntas", advirtió Hill en un comunicado de prensa de la Hopkins. "Se sabe que las familias son un ambiente importante para la infección con el SARS-CoV-2, de forma que esto puede aumentar las tasas de transmisión".

Los hallazgos también mostraron que, sin las prohibiciones de los desalojos, el riesgo de infección con el SARS-CoV-2 aumentaría para todos los residentes de una ciudad, no solo para los desalojados.

Por ejemplo, si una ciudad de 1 millón de habitantes tiene una tasa mensual de desalojo de un 1 por ciento de las familias, se podría infectar un 4 por ciento adicional de la población. Esto se corresponde a unos 40,000 casos más de COVID-19, señalaron los investigadores.

Incluso con una tasa de desalojo mucho más baja de un 0.25 por ciento (similar a las tasas previas a la pandemia en ciudades como Atlanta, Detroit y Tucson, Arizona), habría unas 5,000 infecciones adicionales.

"Algunos oponentes de las prohibiciones de los desalojos afirman que los desalojos solo afectan a una parte estrecha de la población, pero nuestras simulaciones indican que los desalojos no solo ponen a las familias marginales en riesgo de infección, sino también a las comunidades completas", enfatizó Hill.

Para reducir las tasas de infección y aliviar las dificultades económicas, los investigadores dijeron que los gobiernos deben pensar en ampliar las prohibiciones de los desalojos, la asistencia financiera tanto para los inquilinos como para los caseros, y los recursos para ayudar a las personas a reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en sus hogares.

Más información

La Coalición Nacional de Viviendas para Personas de Bajos Ingresos (National Low Income Housing Coalition) ofrece más información sobre la COVID-19 y la vivienda.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Johns Hopkins University, news release, April 19, 2021

Comparte tu opinión