Las probabilidades de hospitalización y muerte por la COVID-19 aumentan de forma constante con la edad, según un estudio

Las probabilidades de hospitalización y muerte por la COVID-19 aumentan de forma constante con la edad, según un estudio

LUNES, 30 de marzo de 2020 (HealthDay News) -- Una vez se ha infectado con el nuevo coronavirus, una persona de 20 y tantos años tiene unas probabilidades de alrededor de un 1 por ciento de una enfermedad tan grave que requiera hospitalización; ese riesgo aumenta a más de un 8 por ciento en las personas en la cincuentena, y a casi un 19 por ciento en las personas de a partir de 80 años, encuentra un nuevo y completo análisis.

Por otro lado, la tasa de mortalidad de COVID-19 es significativamente más baja que la observada en estimados anteriores, encontró el nuevo informe. Entre los casos diagnosticados, poco menos de un 1.4 por ciento de los pacientes fallecerán, según un equipo dirigido por Neil Ferguson, del Colegio Imperial de Londres.

Y cuando se incluyen los casos sin diagnosticar, que en general son individuos con unos síntomas leves o sin síntomas, la tasa general de muerte por la infección con el coronavirus se reduce más, hasta un 0.66 por ciento, encontraron los investigadores británicos.

Esto sigue siendo mucho más alto que la tasa de mortalidad del 0.02 por ciento observada durante la temporada de influenza H1N1 de 2009, anotaron los investigadores.

Las probabilidades de morir de una persona tras la infección con el nuevo coronavirus también aumentaron con la edad. Se estima que un 0.031 por ciento de las personas de veinte y tantos fallecerán, encontró el nuevo análisis, en comparación con un 7.8 por ciento de las personas de más de 80 años.

El nuevo informe, basado en los datos de casi 44,700 casos que ocurrieron en China Continental, se publicaron en la edición del 30 de marzo de la revista médica The Lancet Infectious Diseases.

"Nuestros estimados se pueden aplicar a cualquier país para orientar las decisiones sobre las mejores políticas de contención de COVID-19", planteó la coautora del estudio, Azra Ghani, también del Colegio Imperial de Londres.

Aunque quizá las trágicas muertes de personas jóvenes por COVID-19 atraigan mucha atención en los medios, los pacientes mayores son los que siguen estando en el mayor peligro, aclaró.

"Nuestro estudio muestra de forma muy clara que a partir de los 50 años de edad, la hospitalización es mucho más probable que entre los menores de 50 años, y que es probable que una proporción más alta de casos resulte letal", dijo Ghani en un comunicado de prensa de la revista.

A principios de la epidemia, la organización Mundial de la Salud publicó una tasa de mortalidad del 3.4 por ciento con COVID-19, una mortalidad relativamente alta. Pero como apuntaron los investigadores de Londres, el número se basó en un conteo que solo incluyó a los casos suficientemente graves como para haber sido llevados a la atención médica y diagnosticados.

Se cree que un número muy superior de casos son leves o asintomáticos, o que la persona infectada simplemente no tiene acceso a un kit de pruebas para el coronavirus.

El nuevo análisis de casos chinos intentó tomar esa discrepancia en cuenta. El grupo de Ferguson usó datos de situaciones como los brotes en los cruceros o las personas repatriadas de Wuhan, donde se realizaron pruebas generalizadas. Entonces, extrapolaron esos hallazgos a una población más amplia, y también observaron las estadísticas de mortalidad de casi 44,700 casos confirmados dentro de China.

También se utilizó un subconjunto de 3,665 casos chinos para calcular el porcentaje de pacientes infectados que podrían luego requerir atención hospitalaria.

Una muy buena noticia fue que los bebés y los niños pequeños tienen unas probabilidades extremadamente bajas de enfermar de gravedad o fallecer en la pandemia. De más de 70,000 casos estudiados, no hubo muertes en niños menores de 10 años, y la tasa de hospitalización entre los niños y adolescentes de 10 a 19 años fue de un 0.04 por ciento, encontró el análisis.

Hubo otra anomalía estadística: las personas en la cincuentena conformaron el mayor sector demográfico por edad entre los pacientes hospitalizados, ya que 222 de los 790 casos hospitalizados tenían entre 50 y 59 años.

Pero eso no significa que las personas en su cincuentena tengan necesariamente el riesgo más alto.

Como explicaron los investigadores, se cree que hay un gran grupo de personas de 50 a 59 años infectadas, pero que están bien, en la población general. Entonces, cuando el grupo de Ferguson ajustó por esos casos ocultos, la tasas de hospitalización de las personas en la cincuentena siguió siendo mucho más baja que para las personas en la ochentena: de un 8.2 frente a un 18.4 por ciento, respectivamente.

Según la década, el riesgo de hospitalización por la infección con el nuevo coronavirus es: de cero para los niños menores de 10 años; del 0.1 por ciento para los jóvenes de 10 a 19 años; del 1 por ciento para las personas de 20 a 29 años; del 3.4 por ciento para las personas de 30 a 39 años; del 4.3 por ciento para las personas de 40 a 49 años; del 8.2 por ciento para las personas de 50 a 59 años; del 11.8 por ciento para las personas de 60 a 69 años; del 16.6 por ciento para las personas de 70 a 79 años; y, del 18.4 por ciento para las personas de a partir de 80 años.

En cuanto a la tasa de mortalidad, el riesgo fue de casi cero para las personas menores de 40 años, subió a un 0.2 por ciento para las personas de 40 a 49 años, a un 0.6 por ciento para las que tenían cincuenta y tantos años, de poco menos del 2 por ciento para las personas en la sesentena, del 4.3 por ciento para las que tenían de 70 a 79 años, y del 7.8 por ciento para las que estaban en la ochentena, mostraron los hallazgos.

Entre un 50 y un 80 por ciento de las personas de todo el mundo podrían infectarse antes de que la pandemia acabe, anotaron los investigadores de Londres.

Por eso los países deben trabajar ahora para preparar los sistemas de atención de la salud para el ataque, señaló en un comentario publicado junto con el estudio el Dr. Shigui Ruan, de la Universidad de Miami.

"Los estimados de la proporción de mortalidad en los casos varían ligeramente de un país a otro debido a las diferencias en las políticas de prevención, control y mitigación implementadas, y porque la proporción de mortalidad en los casos se ve sustancialmente afectada por el nivel de preparación y la disponibilidad de la atención de la salud", escribió Ruan.

Un acceso rápido a las pruebas será crucial, añadió.

"Los estudios iniciales han mostrado que retrasar la detección de los casos infectados no solo aumenta la probabilidad de propagar el virus a otras personas (con la mayor probabilidad a los familiares, colegas y amigos), sino que también empeora la infección en algunos casos, aumentando así la proporción de mortalidad en los casos", añadió Ruan.

Según The New York Times, el lunes en la tarde ya se habían confirmado más de 156,000 casos de COVID-19 en Estados Unidos, lo que incluye a casi 2,900 fallecimientos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el nuevo coronavirus.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión