Las personas que 'caminan lento' tienen más probabilidades de una COVID-19 grave

MIÉRCOLES, 17 de marzo de 2021 (HealthDay News) -- Si usted camina lenta en lugar de rápidamente, tiene un riesgo más alto de una enfermedad grave y muerte por la COVID-19, advierten unos investigadores británicos.

En el estudio, los investigadores analizaron los datos de más de 412,000 británicos de mediana edad, y encontraron que entre aquellos cuyo peso era normal, los que caminaban con lentitud tenían más del doble de probabilidades de desarrollar una COVID-19 grave, y 3.75 veces más probabilidades de fallecer de la enfermedad, que los que andaban a paso vivo.

Las personas que 'caminan lento' tienen más probabilidades de una COVID-19 grave

"Ya sabemos que la obesidad y la fragilidad son factores de riesgo clave de los resultados de la COVID-19. Este es el primer estudio que muestra que las personas que caminan con lentitud tienen un riesgo mucho más alto de sufrir unos resultados graves por la COVID-19, sin importar su peso", señaló el investigador principal, Thomas Yates, que estudia la actividad física, la conducta sedentaria y la salud en la Universidad de Leicester.

"La pandemia continúa suponiendo una presión sin precedentes tanto para los servicios de atención de salud como para las comunidades, e identificar a los individuos con el riesgo más alto y tomar medidas de prevención para protegerlos es crucial", añadió Yates en un comunicado de prensa de la universidad.

La nueva investigación se publicó hace poco en la revista International Journal of Obesity.

El equipo de Yate también reportó que las personas que caminan con lentitud con un peso normal tenían un riesgo más alto de una enfermedad grave y muerte por la COVID-19 que las personas que caminaban con rapidez que eran obesas. Y el riesgo fue uniformemente más alto sin importar que las personas que caminaban con lentitud fueran obesas o que su peso fuera normal.

En general, se ha mostrado que las personas que caminan rápido tienen una buena salud cardiaca, lo que las hace más resilientes a los factores estresantes, entre ellos a los virus, apuntó Yates.

"Pero esta hipótesis todavía no se ha establecido respecto a una enfermedad infecciosa", añadió.

Unos estudios de bases de datos de gran tamaño han vinculado a la obesidad y a la fragilidad con los resultados en la COVID-19, pero las bases de datos clínicos rutinarias no incluyen medidas sobre la función o la aptitud físicas, apuntó Yates.

"Opino que los estudios en curso de salud pública e investigación en vigilancia deben pensar en incorporar unas medidas sencillas de la aptitud física, como el ritmo al caminar reportado por los propios participantes, además del IMC [una media de la grasa corporal basada en la estatura y el peso], como potenciales factores de predicción del riesgo de los resultados en la COVID-19, lo que podría al final permitir unos mejores métodos de prevención que salven vidas", concluyó.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ofrecen más información sobre las personas con un riesgo más alto de una COVID-19 grave.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Leicester, news release, March 16, 2021

Comparte tu opinión