Pastillas anticonceptivas reducirían el riesgo de asma de las mujeres

Pastillas anticonceptivas reducirían el riesgo de asma de las mujeres

¿Las pastillas anticonceptivas podrían crear una barrera contra el asma?

Una investigación reciente sugiere que los anticonceptivos hormonales, que alteran el ciclo natural de las hormonas femeninas, quizá hagan justo eso.

Un estudio de más de medio millón de mujeres en Reino Unido encontró que las que usaban anticonceptivos hormonales (ya fuera en pastillas, parches o inyecciones) tenían un riesgo significativamente más bajo de desarrollar asma que las mujeres que no los usaban.

Las hormonas femeninas tienen una misteriosa relación con el asma. El asma es más común en los chicos que en las chicas en la niñez, pero tras la pubertad, las mujeres tienen un riesgo más alto de desarrollar asma, y son más propensas a experimentar síntomas graves.

Se ha mostrado que cada uno de los eventos hormonales en el ciclo reproductivo de una mujer (la pubertad, la menstruación, el embarazo y la menopausia) provoca efectos en cadena relacionados con el asma en algunas mujeres que ya sufren de asma.

"Sabemos que más de un 40 por ciento de las mujeres que tienen asma experimentan un aumento en las exacerbaciones durante su ciclo menstrual, lo que apunta a un rol de las hormonas sexuales", señaló el autor del estudio, Bright Nwaru, de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia.

Aun así, todavía no está claro cómo las hormonas se relacionan con el asma, ni cómo los anticonceptivos hormonales podrían alterar a esta relación.

Según el Dr. Bruce Levy, jefe de atención pulmonar y crítica del Hospital Brigham and Women's, en Boston, "ha habido bastante investigación, pero diría que no se ha identificado un mecanismo definitivo. Creo que la mayoría de los médicos generales, además de los especialistas, son conscientes de este fenómeno, pero todavía hay que determinar el motivo de que esto ocurra".

Las investigaciones anteriores sobre el impacto de los anticonceptivos hormonales en el desarrollo del asma han sido contradictorias, y este estudio fue una de las primeras investigaciones a gran escala que observó esta relación.

El Dr. Paul Greenberger es un alergólogo de Northwestern Medicine, en Chicago. Dijo que "este ha sido un foco de la investigación a lo largo de los años, pero no se comprende del todo. Por eso, este estudio es interesante".

Una teoría es que las hormonas tienen un rol en la inflamación que estrecha a las vías respiratorias en los pacientes con asma, apuntó Greenberger.

Aunque Levy anotó que este estudio no puede probar que tomar anticonceptivos hormonales prevenga el asma, sí revela una conexión firme.

"Es una asociación; no está probado, y hay que presentarlo con cierto reconocimiento de que no es una prueba", comentó Levy.

Nwaru y un equipo internacional de investigadores derivaron los datos de este estudio de una base de datos de salud británica de gran tamaño. Monitorizaron a más de 500,000 mujeres, de 16 a 45 años, de 2000 a 2016. A lo largo del estudio, alrededor de 25,000 de las mujeres desarrollaron asma.

Tras ajustar los datos por factores como la obesidad y el tabaquismo, que confundirían los resultados, los investigadores encontraron que las mujeres que usaban este tipo de anticonceptivos hormonales tenían un riesgo un 30 por ciento más bajo de desarrollar asma que las mujeres que no los tomaban.

Y el beneficio fue mayor para las mujeres que los usaron durante más tiempo: las mujeres que tomaron anticonceptivos durante siete años tenían un riesgo más bajo que las que los usaron durante tres o cuatro años, o de uno a dos años.

"Esto añade otra capa de importancia a la observación", dijo Levy. "Se trata de otra línea de evidencias que sugieren que no se trata solo de una asociación aleatoria que encontraron por el azar, sino que esto es algo que parece relacionarse con la duración del periodo de uso de las pastillas anticonceptivas".

En el estudio, que se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Allergy & Clinical Immunology, los autores anotaron que se necesita más investigación para comprender mejor la relación entre las hormonas femeninas y el asma.

El equipo de Nwaru también añadió que este tema se debe investigar mediante un ensayo clínico para ver si los resultados de este estudio se pueden confirmar en un ambiente controlado.

"Nuestros hallazgos no sugieren ningún cambio en las directrices actuales de gestión del asma, pero indican la necesidad de más estudios confirmatorios [es decir, ensayos clínicos] para proveer confirmación de nuestros hallazgos", añadió Nwaru.

Aunque es poco probable que los médicos receten pastillas anticonceptivas para prevenir el asma en un futuro próximo, las investigaciones futuras podrían potencialmente conducir a una terapia basada en las hormonas para la prevención del asma, sugirió el equipo del estudio.

Comparte tu opinión