Las ondas cerebrales ofrecen pistas sobre los problemas del sueño relacionados con el autismo

Las ondas cerebrales ofrecen pistas sobre los problemas del sueño relacionados con el autismo

MARTES, 21 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Unas ondas cerebrales más superficiales de lo normal podrían tener un rol en los graves problemas del sueño de los niños con autismo, sugiere un estudio reciente.

Investigaciones anteriores han mostrado que entre un 40 y un 80 por ciento de los niños con autismo tienen problemas del sueño, por ejemplo problemas para quedarse dormidos, o despertarse con frecuencia durante la noche y levantarse temprano. Esos problemas pueden resultar en dificultades significativas para los niños y sus familias.

Identificar las causas de esas perturbaciones del sueño es un paso importante para encontrar formas de aliviarlas, según los investigadores de la Universidad de Ben-Gurión del Néguev, en Israel.

En el estudio, los investigadores registraron la actividad cerebral de 29 niños con autismo y de 23 niños sin autismo mientras dormían durante una noche completa.

"Por primera vez, encontramos que los niños con los problemas del sueño más graves mostraban una actividad cerebral que indicaba un sueño más superficial", comentó el líder del estudio, Ilan Dinstein, director del Centro Nacional de Investigación en Autismo de Israel.

El sueño normal comienza con periodos de sueño profundo caracterizados por ondas cerebrales lentas de gran amplitud, explicaron los autores del estudio en un comunicado de prensa de la universidad.

Pero este estudio encontró que las ondas cerebrales de los niños con autismo son, en promedio, un 25 por ciento más débiles (más superficiales) que las de los niños sin autismo.

Esto indica que los niños con autismo tienen problemas para entrar en el sueño profundo, el aspecto más crucial para lograr el descanso y el rejuvenecimiento, según el informe, que se publicó en una edición reciente de la revista Sleep.

El próximo paso es determinar formas de promover un sueño más profundo y unas ondas cerebrales más amplias en los niños con autismo, añadieron los investigadores.

Esto podría incluir un aumento de la actividad física, la terapia conductual y el tratamiento farmacológico, por ejemplo con cannabis medicinal, sugirió el equipo.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre el autismo.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión