Las noches de insomnio podrían hacer que resulte más difícil resistirse a los productos dulces de harina para el desayuno

Las noches de insomnio podrían hacer que resulte más difícil resistirse a los productos dulces de harina para el desayuno

LUNES, 17 de diciembre de 2018 (HealthDay News) -- Hay un motivo por el cual esa rosquilla glaseada podría parecer incluso más atractiva si ha dormido poco. Un nuevo estudio sugiere que incluso una noche de sueño perdido aumenta el atractivo de la comida basura.

Pero el culpable no parece ser un aumento en la grelina (la supuesta "hormona del hambre"), que se ha implicado en investigaciones anteriores que se enfocaban en la privación del sueño y las malas elecciones nutricionales.

"Nuestros resultados muestran que la idea de que la privación del sueño conduce a malas elecciones alimentarias debido a la desregulación hormonal probablemente sea demasiado simple", comentó el autor del estudio, Jan Peters, profesor de psicología biológica en la Universidad de Colonia, en Alemania.

"A partir de muchos estudios anteriores sabemos que la reducción en el sueño aumenta el riesgo de obesidad, y también que las personas tienden a dormir cada vez menos", añadió Peters. "Nuestros resultados muestran un mecanismo neural que podría contribuir a la asociación entre la disminución en el sueño y el aumento de peso".

Uno de cada 3 adultos estadounidenses no duerme lo suficiente regularmente, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Dormir menos de las 7 horas recomendadas cada noche se vincula con aumentos en los riesgos de obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, advierten los CDC.

En el estudio, Peters y su equipo analizaron a 32 hombres sanos, jóvenes y que no fumaban que tenían un peso normal. Tomaron muestras de sangre y realizaron IRM funcionales después de que los participantes pasaran una noche de sueño normal en casa, y también una noche en que los mantuvieron despiertos en un laboratorio. En ambas noches, los hombres comieron una cena estandarizada.

A la mañana siguiente, los participantes eligieron entre un refrigerio de comida y baratijas (artículos que no eran de comida) durante una tarea de toma de decisiones. Mostró que estaban dispuestos a gastar más dinero en los artículos de comida tras apenas una noche de privación del sueño. Los niveles de hambre, calificados por los mismos hombres, fueron similares en ambas noches.

Tras una noche de pérdida de sueño, las imágenes cerebrales de los participantes mostraron una mayor actividad en un circuito entre la amígdala y el hipotálamo, que está implicado en la ingesta alimentaria. Esto sugiere que la pérdida de sueño aumentó el atractivo de las recompensas de comida, en comparación con las que no eran comida, señaló Peters.

Connie Diekman es directora de nutrición universitaria en la Universidad de Washington, en St. Louis, y no participó en la nueva investigación. Dijo que le resulto algo sorprendente que no se mostrara que unos niveles hormonales cambiantes se vinculaban con las malas elecciones alimentarias de los participantes, pero que el estudio no pudo determinar causalidad.

A pesar de sus limitaciones, el estudio proveyó un mensaje importante, aseguró Diekman. "Podría ayudar a las personas a darse cuenta de que la cantidad y la calidad del sueño es clave para la salud y las conductas relacionadas con la salud que eligen".

"El beneficio del resultado del estudio es que da cierta responsabilidad a las personas en sí, en lugar de un desencadenante metabólico que permita a las personas decir que no es su culpa", apuntó.

El estudio se publicó el 17 de diciembre en la revista Journal of Neuroscience.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. tiene más información sobre la privación del sueño.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión