Las mujeres que trabajan por cuenta propia con frecuencia están más sanas, según un estudio

LUNES, 8 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Las mujeres que trabajan por cuenta propia quizá tengan unos corazones más sanos como consecuencia, sugiere un estudio reciente.

El estudio, de más de 4,600 mujeres de EE. UU. que trabajaban, encontró que las que eran autónomas (que trabajaban por cuenta propia) en general hacían más ejercicio y era menos probable que fueran obesas o tuvieran hipertensión o diabetes , unos importantes factores de riesgo de la enfermedad cardiaca.

Las mujeres que trabajan por cuenta propia con frecuencia están más sanas, según un estudio

Los hallazgos no prueban que trabajar por cuenta propia conduzca a una mejor salud, afirmaron los expertos. Pero sí plantean la pregunta de si ciertos aspectos del trabajo por cuenta propia pueden ser buenos para el corazón de una mujer, señaló la investigadora sénior, la Dra. Kimberly Narain.

El tipo de estructura laboral, dijo, quizá permita a las mujeres tener una mayor libertad al estructurar su día de trabajo, para, por ejemplo, incluir algo de ejercicio.

Y aunque no todas las mujeres pueden o quieren ser sus propias jefas, Narain observó que tal vez sea posible que las empresas apliquen algunos elementos positivos del trabajo por cuenta propia al lugar de trabajo tradicional.

La flexibilidad en el horario diario sería un ejemplo, según Narain, médica del Centro de Salud de las Mujeres de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"La enfermedad cardiaca es la principal causa de muerte entre las mujeres, algo que no muchas personas saben", advirtió.

Y, junto con los factores de riesgo tradicionales de la enfermedad cardiaca, también hay contribuyentes "no tradicionales", apuntó Narain, como la depresión y el estrés crónico.

Dado todo el tiempo que la gente pasa en el trabajo, apuntó, es importante comprender cómo el ambiente laboral puede respaldar a las personas para que tengan un estilo de vida saludable.

"Me interesa pensar sobre cómo podemos cambiar las estructuras", apuntó Narain, "en lugar de decirles a las mujeres que cambien".

Los hallazgos, que se publicaron en una edición reciente de la revista BMC Women's Health, se basan en una encuesta de salud de adultos de EE. UU. de 2016. Incluyó a 4,624 mujeres que tenían trabajo, de las cuales, un 16 por ciento eran autónomas, mientras que las demás trabajaban para otra persona.

En general, las mujereres que trabajan por su cuenta hacían más actividad física: un 80 por ciento dijeron que hacían ejercicio al menos dos veces por semana, en comparación con un 72 por ciento de las otras mujeres. También era menos probable que fueran obesas (un 32 frente a un 41 por ciento), que tuvieran hipertensión (un 19 frente a un 28 por ciento) o diabetes (un 11.5 frente a un 14 por ciento).

Pero es difícil responder a una pregunta sobre la gallina o el huevo, apuntó Yana Rodgers, directora de la facultad del Centro de Mujeres y Trabajo de la Universidad de Rutgers en Piscataway, Nueva Jersey.

Es probable que las mujeres que pueden ser autónomas o empresarias sean más ricas o tengan ventajas que las otras mujeres quizá no tengan, apuntó Rodgers, que no participó en la investigación.

El equipo de Narain tomó en cuenta las diferencias que pudo, entre ellas el nivel educativo y el estado civil. También incluyeron el acceso a la atención de la salud: el seguro de salud es caro, y algunas mujeres que trabajan por cuenta propia quizá prescindan del seguro, indicó Narain.

Esto significa que tal vez no se le diagnostiquen afecciones como la hipertensión o la diabetes. También significa que trabajar por cuenta propia tal vez no sea una opción realista para las mujeres que ya tienen problemas de salud crónicos, o menos estabilidad financiera.

Resultó que las mujeres que eran autónomas en el estudio tenían, de hecho, más probabilidades de no estar aseguradas: un 9 frente a un 5 por ciento de las demás mujeres. Pero esto no explicó las diferencias en su salud.

Las mujeres autónomas de cualquier forma tenían entre un 30 y un 43 por ciento menos de probabilidades de sufrir de hipertensión o diabetes, y tenían un 68 por ciento más de probabilidades de hacer ejercicio al menos dos veces por semana.

Pero los investigadores no pudieron tomar en cuenta los ingresos familiares, y Rodgers apuntó que piensa que esto podría ser un factor clave. Cuando los ingresos familiares son altos y estables, las mujeres quizá estén en una mejor situación para iniciar su propia empresa.

Pero incluso si es así, Rodgers se mostró de acuerdo en que trabajar por cuenta propia podría muy bien tener características que respalden a la salud: las mujeres que son sus propias jefas quizá trabajen mucho, pero también es probable que tengan una mayor autonomía respecto a cuándo y dónde trabajan.

"Pienso que las empresas deben prestar atención a hallazgos como estos", recomendó Rodgers. "Deben sopesar las oportunidades para una mayor autonomía y flexibilidad en el horario".

Incluso unos cambios sencillos, como reuniones en las que se "hable caminando", en lugar de la versión tradicional sentado en una mesa, podrían ayudar a los empleados a incluir más ejercicio en su día.

Narain anotó que algunas empresas quizá piensen que unos horarios más rígidos son mejores para los resultados financieros. Sin embargo, si los empleados están más estresados, se sienten menos satisfechos o están menos sanos, quizá no sea así, advirtió.

Más información

La Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) ofrece más información sobre la salud en el lugar de trabajo

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kimberly Narain, MD, PhD, MPH, internal medicine physician, University of California, Los Angeles, and assistant professor-in-residence, UCLA David Geffen School of Medicine; Yana Rodgers, PhD, faculty director, Rutgers Center for Women and Work, professor, labor studies and employment relations, Rutgers University, Piscataway, N.J.; BMC Women's Health, July 23, 2022, online

Comparte tu opinión