Las mujeres ansiosas quizá deban tener cuidado con su salud ósea

Las mujeres ansiosas quizá deban tener cuidado con su salud ósea

JUEVES, 17 de mayo de 2018 (HealthDay News) -- Como si las mujeres mayores no se preocuparan lo suficiente de su salud ósea, una nueva investigación sugiere que la ansiedad podría aumentar su riesgo de fracturas.

Basándose en un análisis de casi 200 mujeres italianas postmenopáusicas, el hallazgo se añade a la investigación previa que asocia a la ansiedad con un riesgo más alto de enfermedad cardiaca y problemas gastrointestinales.

"Nuestros hallazgos son bastante sorprendentes porque no se había reportado previamente una asociación entre los niveles de ansiedad y la salud ósea", dijo el autor del estudio, el Dr. Antonino Catalano, aunque el estudio no demostró que la ansiedad provocara un aumento del riesgo de fractura.

Catalano es experto en medicina interna, el metabolismo de los huesos y la osteoporosis en el departamento de medicina clínica y experimental del Hospital de la Universidad de Messina, en Italia.

En cuanto a lo que podría explicar la asociación, Catalano indicó varios factores.

"En nuestra opinión, las mujeres ansiosas son más propensas a realizar peores conductas de salud, como fumar o llevar una dieta mala", dijo. "Además, también se podría considerar que los efectos negativos de las hormonas del estrés en el estado de los huesos aumentan el riesgo de fractura".

Catalano añadió que también se observó que las mujeres que luchan con unos niveles más altos de ansiedad tenían unos niveles más bajos de vitamina D. "Tener un nivel bajo de vitamina D se ha asociado en el pasado con un aumento del riesgo de fractura", dijo.

Los investigadores indicaron que la osteoporosis es la enfermedad ósea metabólica más común del mundo. Se estima que un 33 por ciento de las mujeres y el 20 por ciento de los hombres sufrirán una fractura relacionada con la osteoporosis en algún momento de su vida.

El equipo de investigación también indicó que el 7 por ciento de la población mundial sufre de trastornos de ansiedad.

Para ver cómo podrían cruzarse estás dos cuestiones, los investigadores se centraron en las pacientes que acudieron a una clínica de osteoporosis italiana en 2017.

En promedio, las participantes tenían casi 68 años de edad. Todas se sometieron a exámenes de su salud en profundidad para evaluar, entre otras cosas, los antecedentes previos de fracturas, los diagnósticos de artritis, la salud cardiaca y pulmonar, y los hábitos de fumar y de alcohol. También se hicieron exámenes de la densidad mineral ósea.

También se exploró un amplio rango de problemas de salud, incluyendo los niveles de depresión, nerviosismo, insomnio, memoria y ansiedad, que variaban de moderados a severos.

Los investigadores determinaron que las mujeres que tenían el nivel más alto de ansiedad se enfrentaban a un riesgo notablemente más alto de fractura, en comparación con las mujeres con el nivel más bajo de ansiedad.

Un mayor nivel de ansiedad se asoció con un riesgo un 4 por ciento más alto de sufrir una fractura importante a lo largo de un periodo de 10 años, y un riesgo un 3 por ciento más alto de sufrir una fractura de cadera en el mismo periodo, dijo la Dra. JoAnn Pinkerton, directora ejecutiva de la Sociedad Norteamericana de la Menopausia (North American Menopause Society).

El estudio aparece en la edición en línea del 9 de mayo de la revista Menopause de la sociedad.

Una mayor ansiedad también se asoció con unas puntuaciones más bajas de la densidad mineral ósea en la zona de la espalda baja (la zona lumbar) y en el área del cuello femoral (justo debajo de la cabeza de la articulación de la cadera).

Los hallazgos deberían animar a los médicos a explorar los niveles de ansiedad en las mujeres mayores cuando evalúen el riesgo de fractura, dijeron los investigadores.

Pinkerton resaltó una serie de medidas que las mujeres pueden tomar para minimizar el riesgo de fractura a medida que envejecen.

"Las mujeres llegan su masa ósea máxima más o menos a los 35 años de edad", dijo Pinkerton. "Así que es importante para las mujeres perimenopáusicas y las menopáusicas que reciban la cantidad adecuada de calcio". Los expertos recomiendan 1,200 miligramos al día, entre la dieta y los complementos, dijo.

Recibir la suficiente cantidad de magnesio y de vitamina D (de la exposición al sol o de los complementos) también es crítico, añadió, junto con el entrenamiento rutinario de fuerza y resistencia. Eso, dijo, puede incluir caminar, levantar pesas o usar la máquina elíptica.

Las mujeres también deberían evitar fumar, beber demasiado, ser sedentarias, tomar demasiados medicamentos de reemplazo de la tiroides, y/o medicamentos como los esteroides o los inhibidores de la bomba de protones, señaló Pinkerton.

Para las mujeres a las que les preocupe particularmente la ansiedad, sugirió que recurran al "mindfulness, la terapia cognitiva, las estrategias de autorrelajación, el yoga, o que busquen ayuda mediante la consejería o, si es necesario, medicamentos", dijo.

En cuanto la terapia hormonal, Pinkerton estresó que aunque no es un tratamiento para la depresión o la ansiedad, "a veces puede ser útil para las mujeres, y a veces se usa sola o en combinación, dependiendo de si las mujeres tienen síntomas menopáusicos o si responde de forma favorable a un ensayo de la terapia hormonal".

Más información

Hay más información sobre la salud ósea en el Instituto Nacional de la Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2018, HealthDay

logo

Comparte tu opinión