¿Ha funcionado el confinamiento para controlar al coronavirus?

¿Ha funcionado el confinamiento para controlar al coronavirus?

Las medidas de confinamiento ayudaron a reducir el número de casos de COVID-19 en los países de todo el mundo, encuentra un nuevo estudio.

Además, unas restricciones de confinamiento en casa más tempranas, por ejemplo el cierre de las escuelas y los lugares de trabajo, se vincularon con una mayor reducción en los casos, según unos investigadores británicos.

Los hallazgos, que se publicaron el 15 de julio en la revista BMJ, se basaron en datos de 149 países y regiones.

"Estos hallazgos podrían respaldar las decisiones políticas a medida que los países se preparan para imponer o levantar las medidas de distanciamiento social en las oleadas actuales o futuras de epidemias", señaló el coautor del estudio, Nazrul Islam, en un comunicado de prensa de la revista.

Islam es investigador y estadístico médico de la Universidad de Oxford.

Él y su equipo compararon los nuevos casos de COVID-19 antes y hasta 30 días después de la introducción de las medidas de distanciamiento social, por ejemplo la restricción de las grandes reuniones y el cierre de las escuelas, los lugares de trabajo y el transporte público.

En promedio, esas medidas se implementaron nueve días tras el primer caso reportado de COVID-19. Sin embargo, algunos países tardaron más en implementar las medidas, entre ellos Tailandia (58 días), Australia (51 días), Canadá (46 días), y Sri Lanka y Reino Unido (45 días). Finlandia y Malasia emitieron órdenes tras 42 días, mientras que Camboya, Suecia y Estados Unidos lo hicieron tras 40 días.

La implementación de cualquier medida de distanciamiento físico se asoció con una reducción promedio general de un 13 por ciento en la incidencia de COVID-19, encontró el estudio.

En combinación, las restricciones de las reuniones masivas y los cierres de las escuelas y los lugares de trabajo parecieron tener un rol significativo en la reducción de los casos de COVID-19. Pero cerrar el transporte público cuando se habían implementado otras medidas no se asoció con un declive adicional de los casos de COVID-19, probablemente porque menos personas usaban el transporte público, según los autores.

El estudio provee unas evidencias iniciales importantes sobre la efectividad de las medidas de confinamiento para controlar la pandemia del nuevo coronavirus, escribió en un editorial publicado junto con el estudio Thomas May, de la Universidad Estatal de Washington.

Pero el estudio no puede probar una relación causal directa. Y, añadió May, los hallazgos se deben interpretar con precaución debido a las limitaciones de las prácticas de pruebas y de recolección de datos en muchos países.

"Debemos tener cuidado de no engañar ni exagerar políticamente los hallazgos convenientes y arriesgarnos a violar la confianza del público, que es necesaria para una respuesta efectiva a la pandemia", escribió May.

Comparte tu opinión