Las mascotas están ayudando a muchos estadounidenses a salir adelante en la pandemia

Las mascotas están ayudando a muchos estadounidenses a salir adelante en la pandemia

JUEVES, 10 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- Este año, Emily Swope ha tenido algunos días oscuros. Sus hijos estaban en la universidad, y Swope vivía sola en su casa, en Salem, Oregón, durante la pandemia de la COVID-19.

Pero Swope tuvo una fuente continua de consuelo en ese periodo de aislamiento: Skittles, el chihuahua de 9 años de la familia.

"Me acerco y le acaricio las orejitas y la panza, y en ese momento de placer, sonríes automáticamente, porque te da alegría", afirmó Swope, de 45 años. "Esa maravillosa sensación de acariciar a algo que es peludo y suave, algo que te adora, hace una gran diferencia, aunque solo sean 20 segundos, y luego vas y haces otra cosa. Es agradable tener esos pequeños momentos en que simplemente estás en un momento de placer puro con otro ser vivo que también lo disfruta".

Swope no es la única. Para muchas personas, las mascotas se han convertido en una forma importante de afrontar el aislamiento y la soledad de la pandemia, según un nuevo estudio de investigadores australianos.

Unas entrevistas con 32 personas de 59 a 83 años revelaron que las mascotas ofrecen una sensación de bienestar a las personas que están viviendo en aislamiento.

Más de un 90 por ciento de los entrevistados dijeron que tocar a sus mascotas los consolaba y relajaba. Muchos añadieron que sus mascotas parecen "saber" cuando no se sienten bien, y van y tocan a su dueño cuando se siente alterado o triste.

"Un contacto sociable y cariñoso es vital para el bienestar humano", aseguró la investigadora principal, Janette Young, profesora de la Universidad del Sur de Australia. "Las relaciones entre los humanos y los animales ofrecen una fuente diaria y fácil de contacto para muchos, quizá la mayoría, de las personas".

Durante la pandemia de la COVID-19, en todo el mundo la gente se ha apresurado a los refugios de animales, y han adoptado a gatos y perros a un ritmo inesperado para que les hagan compañía durante los confinamientos, reportaron los investigadores en las notas de respaldo.

Las adopciones en la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (Society for the Prevention of Cruelty to Animals) de Los Ángeles, un refugio sin fines de lucro, se duplicaron a finales de junio, con entre 10 y 13 adopciones al día, reportó el Washington Post.

Los criadores también han sido inundados con pedidos de cachorros, y la longitud de las listas de espera de algunos se ha cuadruplicado, añadieron los investigadores.

Por ejemplo, Reino Unido se enfrenta a una escasez de cachorros, y la demanda de mascotas ha disparado los precios de los criadores, según el Financial Times. El portal de cachorros del British Kennel Club reportó un aumento del 140 por ciento en las consultas en abril, en el punto álgido del confinamiento.

Investigaciones anteriores han mostrado que acariciar a un animal puede reducir la presión arterial y aumentar la relajación, señaló Aubrey Fine, psicóloga y experta en mascotas de Claremont, California.

Cuando uno acaricia a un animal al que le tiene cariño, los niveles de cortisol, la hormona del estrés, se reducen en el torrente sanguíneo. Al mismo tiempo, se liberan unos neurotransmisores de la "felicidad", como la oxitocina, dijo Fine.

El efecto es más pronunciado con un animal con el cual la persona puede conectar de forma física, apuntaron Fine y Young.

"Esto no significa que tenga que ser un perro o un gato", añadió Fine. "Puede ser un caballo. Puede ser un cobayo".

Ver peces es bueno para la relajación, pero parece que no fomentan el mismo tipo de reacción física que una mascota a la que pueda acariciar, según Fine y Young.

Swope contó que, al principio, Skittles parecía un poco confundido por el confinamiento.

"Esos dos primeros meses de verdad estaba confundido de que estuviera en casa todo el tiempo. '¡Me toca la siesta! ¿Qué haces aquí?'. Entonces, se acostumbró", aseguró Swope.

Ahora han creado una cómoda rutina. Cada dos horas, Skittle se levanta de su silla favorita, hace una revisión del perímetro, y vuelve al espacio de trabajo de Swope para que lo acaricie o a pedirle que lo saque.

"Simplemente hacer un descanso del trabajo, pensar de repente en otra cosa y tener que atender a otra cosa, es muy reconfortante", dijo Swope.

Young utilizó las entrevistas realizadas para su trabajo para plantear que se debería permitir que las mascotas tengan un rol más importante en la atención de las personas mayores, enfermas o con problemas.

Pero estas entrevistas no se realizaron como parte de un estudio científico riguroso, y por tanto ofrecen unas evidencias limitadas respecto a dichas afirmaciones, comentó la Dra. Michelle Riba, directora asociada del Centro Integral de la Depresión de la Universidad de Michigan.

"Creo que confirma lo que algunas personas piensan sobre las mascotas y el valor y la importancia de tener una mascota, pero fue un estudio muy pequeño y sin controles", apuntó Riba. "La información en realidad no condujo a todas esas importantes implicaciones para las políticas, aunque son buenas ideas. Creo que este trabajo solo fue un punto inicial".

El nuevo estudio se publicó en una edición reciente de la revista Journal of Behavioral Economics.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre los beneficios que tener una mascota ofrece a la salud.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Emily Swope, Salem, Ore.; Janette Young, DPhil, lecturer, University of South Australia; Aubrey Fine, EdD, psychologist and pet therapy expert, Claremont, Calif.; Michelle Riba, MD, MS, associate director, University of Michigan Comprehensive Depression Center; Journal of Behavioral Economics, Dec. 1, 2020

Comparte tu opinión