Las lesiones del rugby persisten tras que se deja de jugar

Las lesiones del rugby persisten tras que se deja de jugar

Las lesiones pueden continuar fastidiando a los jugadores de rugby mucho después de que se retiran, encuentra un nuevo estudio.

Los investigadores examinaron las lesiones que sufrieron 254 jugadores de rugby de élite y aficionados y competidores en deportes sin contacto, como el cricket, que se habían retirado. Los deportistas tenían entre 21 y 82 años.

En comparación con los deportistas que jugaban deportes sin contacto, los jugadores de rugby tenían de 1.7 a 7.3 más probabilidades de reportar una lesión, y de 2.4 a 9.7 veces más probabilidades de reportar efectos a largo plazo, mostraron los hallazgos.

Los jugadores de rugby reportaron dolor de espalda, y un dolor grave y regular en las articulaciones, que atribuyeron a lesiones que sufrieron en el campo, según el informe, que se publicó en una edición reciente en línea de la revista Sports Medicine.

La lesión que reportaron los jugadores de rugby con la mayor frecuencia fue la conmoción cerebral, ya que un 81 por ciento de los jugadores de élite y un 76 por ciento de los jugadores aficionados reportaron al menos una durante sus carreras. La conmoción se asoció con la mayor frecuencia con los reportes de impactos a largo plazo.

Más o menos la mitad de los jugadores sufrieron una lesión del ligamento de la rodilla, y un 25 por ciento experimentan problemas continuos.

La osteoartritis, que hace que las articulaciones duelan y se vuelvan rígidas, fue dos veces más frecuente en los jugadores de rugby de élite que en los deportistas sin contacto. Se asoció con lesiones y cirugías anteriores. Más de la mitad de los jugadores de élite jubilados habían recibido un diagnóstico de osteoartritis, según el estudio.

La autora del estudio Karen Hind, del departamento de ciencias del deporte y del ejercicio de la Universidad de Durham, en Reino Unido, señaló que las tasas de lesiones sigue siendo alta a pesar de las iniciativas y los cambios en las normas para mejorar la seguridad.

"Ahora, el juego también es más rápido, y los jugadores son más grandes que antes, de forma que los impactos son mayores", comentó en un comunicado de prensa de la universidad.

Hind anotó que muchos de los participantes del estudio compitieron hace más de una década, cuando en el rugby se esquivaba más.

"Los niveles de lesiones de estos individuos son hasta nueve veces más altos que los de los exdeportistas de deportes sin contacto de una edad similar", añadió. "Lo que debemos tomar en cuenta es que, hoy en día, en el rugby hay más colisiones entre los oponentes, en lugar de esquivarlos, y que es inevitable que esto aumente el riesgo de lesiones".

Comparte tu opinión