Las intoxicaciones accidentales de niños aumentan junto con la popularidad de los comestibles de marihuana

MARTES, 3 de enero de 2023 (HealthDay News) -- A medida que más estados de EE. UU. legalizan la marihuana, el número de niños en edad preescolar que consumen por accidente los "comestibles" de marihuana aumenta de forma simultánea, muestra un estudio reciente.

En los últimos cinco años, los centros de control de intoxicaciones de EE. UU. han observado un increíble aumento de 14 veces en las llamadas sobre niños que han consumido comestibles de marihuana.

Las intoxicaciones accidentales de niños aumentan junto con la popularidad de los comestibles de marihuana

En 2017, solo se reportaron 207 casos en todo el país. En 2021, esta cifra se había disparado a más de 3,000.

Ninguno de los incidentes resultó letal, y muchos niños tuvieron síntomas leves, por ejemplo una somnolencia excesiva. Pero un 36 por ciento fueron tratados en una sala de emergencias, y casi un 23 por ciento tuvieron que ser admitidos al hospital.

Los expertos afirmaron que los hallazgos, que se publicaron en la edición del 3 de enero de la revista Pediatrics, resaltan un nuevo peligro de seguridad en el hogar.

Los comestibles de marihuana todavía no están ampliamente disponibles, pero vienen en formas como gominolas y "caramelos" de marihuana a los que los niños pequeños no pueden resistirse, advirtió la investigadora principal, la Dra. Marit Tweet.

"No se puede razonar con un niño pequeño y decirle que no se coma esas gominolas", señaló Tweet, profesora asistente de medicina de emergencias de la Facultad de Medicina de la Universidad del Sur de Illinois.

Según Tweet, las señales más visibles de la intoxicación con la marihuana en un niño con frecuencia se relacionan con la depresión del sistema nervioso central.

"Esto puede significar que no se comportan bien, que no responden como lo harían normalmente", aclaró. "O quizá tengan un sueño excesivo. Tal vez no pueda despertarlos".

En el extremo, los niños pueden desarrollar problemas para respirar o caer en coma.

Todo depende del tamaño, tanto del niño como de la dosis de THC (el ingrediente activo de la marihuana), comentó el Dr. Vincent Calleo, director médico del Centro de Control de Intoxicaciones del Norte de Nueva York, en Syracuse.

"La dosis es el intoxicante", dijo Calleo. Y lamentablemente, anotó, los comestibles de marihuana se les parecen a cualquier otro dulce a los niños.

"Es poco probable que tengan el autocontrol de comer una sola gominola, y por supuesto no deberían comer ninguna", apuntó Calleo.

Los hallazgos no sorprenden a Calleo, cuyo centro está entre los que han observado un marcado aumento en las llamadas sobre las exposiciones a los comestibles en niños.

"Esto de verdad refleja lo que vemos en el norte de Nueva York en los últimos años", aseguró.

Pero tanto Calleo como Tweet enfatizaron otro punto: las cifras oficiales solo reflejan los informes a los centros de control de intoxicaciones regionales, lo que significa que casi sin duda son una subestimación.

"El número que se reporta es probablemente mucho más bajo que el número real de niños que se exponen a los comestibles", dijo Calleo.

En el estudio, Tweet y sus colegas observaron los datos de los 55 centros de control de intoxicaciones regionales de Estados Unidos. Se enfocaron en las cifras de 2017 a 2021, un periodo en que las leyes sobre la marihuana cambiaron con rapidez por todo el país.

A principios de 2017, apenas ocho estados y Washington, D.C., permitían a los adultos usar la marihuana de forma recreativa. En mayo de 2022, esto había aumentado a 18 estados. Por otra parte, el uso médico de la marihuana también se amplió, y la mayoría de estados de EE. UU. ahora lo permiten.

En general, encontró el estudio, los centros de control de intoxicaciones registraron un aumento de un 1,375 por ciento en los informes de exposiciones a los comestibles en niños menores de 6 años. La mayoría de los niños tenían 2 o 3 años.

Casi un 15 por ciento acabaron en el hospital, mientras que un 8 por ciento enfermaron tanto que fueron admitidos a una unidad de cuidados críticos.

Ambos médicos ofrecieron algunos consejos a los padres y otros cuidadores que usen comestibles:

  • Guárdelos en un lugar alto y fuera del alcance de los niños.
  • Piense en ponerlos en una caja de medicinas.
  • No los guarde en la cocina, para evitar que los niños piensen que es comida.
  • No consuma comestibles frente a los niños.

"Los trataría igual que cualquier otro medicamento que use", aseguró Calleo.

Tweet anotó que, al contrario que el tabaco y el alcohol, Estados Unidos no cuenta con unas leyes nacionales sobre el embalaje de los productos de marihuana.

Varios estados han intentado rellenar ese vacío, anotó. Algunos han impuesto límites en la cantidad de THC por paquete, y han requerido que los comestibles se encuentren en paquetes opacos, en lugar de las envolturas de colores brillantes que son sinónimo de dulces a los ojos de los niños.

Calleo enfatizó que en cualquier momento en que un adulto tema que un niño haya consumido comestibles, o cualquier sustancia potencialmente tóxica, debe llamar al su centro de control de intoxicaciones regional para recibir orientación.

"No vamos a juzgarlo", enfatizó. "Nuestro trabajo es proveer la mejor atención posible".

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre cómo prevenir la intoxicación con marihuana.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Marit Tweet, MD, assistant professor, emergency medicine, Southern Illinois University School of Medicine, Springfield; Vincent Calleo, MD, medical director, Upstate New York Poison Center, and assistant professor, emergency medicine and pediatrics, SUNY Upstate Medical University, Syracuse, N.Y.; Pediatrics, Jan. 3, 2023, online

PEDS_2022057761.pdf

Comparte tu opinión