Las infecciones del VPH más vinculadas con el cáncer están en declive, y las vacunas podrían ser el motivo

Las infecciones del VPH más vinculadas con el cáncer están en declive, y las vacunas podrían ser el motivo

JUEVES, 21 de febrero de 2019 (HealthDay News) -- Las infecciones con dos cepas del virus del papiloma humano (VPH), que se transmite sexualmente, están experimentando unos declives marcados entre las mujeres estadounidenses, y unas crecientes tasas de vacunación podrían estar fomentando esa tendencia.

Ese es el hallazgo de un nuevo estudio en que participaron miles de mujeres de EE. UU. que arrojaron resultados positivos en pruebas de afecciones precancerosas del cuello uterino.

La infección con el VPH es por mucho la principal causa de cáncer de cuello uterino, y también se ha vinculado con verrugas genitales y cánceres en la boca, la garganta, la vulva, la vagina y el ano.

Pero el nuevo estudio encuentra que las tasas de infección con el VPH 16 o 18 (las dos cepas más fuertemente implicadas en el cáncer de cuello uterino) se redujeron de forma pronunciada entre 2008 y 2014.

Durante eso años, las tasas de uso de las vacunas contra el VPH, como Gardasil y Cervarix, aumentaron. Ambas vacunas se dirigen al VPH 16 y 18, entre otras cepas.

La conclusión es que "se trata de una evidencia clara de que la vacuna contra el VPH está funcionando para la prevención de la enfermedad del cuello uterino en las mujeres jóvenes de Estados Unidos", señaló la autora del estudio, Nancy McClung, investigadora en epidemiología en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"En los próximos años, deberíamos observar un impacto incluso mayor, a medida que más mujeres se vacunen en la adolescencia temprana y antes de la exposición al VPH", añadió McClung. Los CDC recomiendan actualmente la vacunación de rutina de las chicas y los chicos a los 11 y 12 años, porque es mejor ofrecer la protección antes del inicio de la actividad sexual.

Un obstetra/ginecólogo que no participó en el nuevo estudio se alegró de los hallazgos.

"Sospecho que esta reducción inicial seguirá aumentando hasta que veamos una reducción de alrededor de un 70 por ciento en la enfermedad relacionada con el VPH, dado que el VPH 16 y el 18 son responsables de un 70 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino en todo el mundo", apuntó el Dr. Adi Davidov, presidente interino del departamento de obstetricia y ginecología del Hospital de la Universidad de Staten Island, en la ciudad de Nueva York.

Sin duda, evitar la infección con el VPH es la clave para evitar el cáncer de cuello uterino, enfatizó McClung.

"Casi todos los individuos sexualmente activos contraerán el VPH en algún momento de sus vidas, pero la mayoría de infecciones con el VPH desaparecen solas sin ningún tratamiento", explicó McClung en un comunicado de prensa de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research).

"Si una infección con el VPH no desaparece, puede provocar cambios celulares que, con el tiempo, se desarrollan en una lesión del cuello uterino conocida como precáncer de cuello uterino", dijo. "Los precánceres de cuello uterino nos permiten observar el impacto de la vacuna contra el VPH antes que el cáncer de cuello uterino, que puede tardar décadas en desarrollarse".

Entonces, ¿qué tan efectiva ha sido la vacunación para controlar las infecciones con el VPH más peligrosas?

Para averiguarlo, el equipo de los CDC observó a más de 10,000 muestras de laboratorio de tejido de cuello uterino, obtenidas de mujeres diagnosticadas con afecciones precancerosas del cuello uterino entre 2008 y 2014. Las mujeres tenían entre 18 y 39 años de edad.

Los investigadores monitorizaron la presencia de 37 cepas de VPH, pero las que más le interesaban eran el VPH 16 o el VPH 18.

El resultado fue que, en 2008, cualquiera de esas dos cepas que se vinculan con la mayor frecuencia con el cáncer de cuello uterino se detectaron en un 55 por ciento de las muestras tomadas de mujeres vacunadas, pero en 2014, esa cifra había bajado a apenas un 33 por ciento, mostró el estudio.

McClung explicó que era probable que las mujeres vacunadas hubieran contraído el VPH antes de la vacunación. La mayoría de mujeres vacunadas del estudio se vacunaron en la veintena, típicamente más allá de la edad en que habían iniciado la actividad sexual.

En cualquier caso, el marcado declive reciente en las infecciones con el VPH 16 y el 18 es alentador, afirmaron los investigadores.

Se observaron declives menos dramáticos, pero de cualquier forma significativos, en las muestras tomadas de las mujeres sin vacunar. En ese grupo, la infección con el VPH 16/18 se redujo de un 51 por ciento en 2008 a solo poco más de un 47 por ciento en 2014.

Incluso las mujeres no vacunadas se han beneficiado de la adopción generalizada de la vacuna contra el VPH, explicó McClung, debido a lo que se conoce como "inmunidad grupal". La inmunidad grupal ocurre cuando la vacunación generalizada contra un germen significa que simplemente deja de circular de forma tan amplia como antes en una población.

Según las más recientes estadísticas de los CDC, un 49.5 por ciento de las chicas y un 37.5 por ciento de los chicos de 13 a 17 años de edad están al día con todas las dosis recomendadas de la vacuna contra el VPH.

La Dr. Jennifer Wu es obstetra y ginecóloga en el Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. Afirmó que los nuevos hallazgos son "muy emocionantes".

"Las tasas de precánceres de cuello uterino están declinando de forma significativa", dijo, y "a medida que los pacientes vacunados envejecen, las tasas decrecientes de lesiones precancerosas en el cuello uterino muestran la efectividad continua de la vacuna".

Wu apuntó que el estudio mostró que ciertas poblaciones (en específico los estadounidenses de origen hispano y asiático) no parecieron beneficiarse tanto como las mujeres blancas o negras. Pero eso podría cambiar, dijo.

"Las tasas de VPH 16 y 18 no se redujeron tanto en las poblaciones asiáticas e hispanas, que por lo general tienen unas tasas más bajas de vacunación", indicó Wu. "Pero los datos actuales muestran que esas poblaciones han revertido tendencias, y que ahora tienen unas tasas de vacunación muy buenas".

Los nuevos hallazgos aparecen en la edición del 21 de febrero de la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

Más información

Para más información sobre la vacuna contra el VPH, visite el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (American College of Obstetricians and Gynecologists).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión