Las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca se disparan en el punto álgido de la temporada de gripe

Las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca se disparan en el punto álgido de la temporada de gripe

MIÉRCOLES, 27 de marzo de 2019 (HealthDay News) -- Los corazones debilitados se debilitan y fallan más cuando la influenza causa estragos, informa un estudio reciente.

Las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca aumentaron de forma dramática en los meses en que la temporada de gripe estaba en su peor momento. Por cada aumento mensual de un 5 por ciento en la actividad gripal, los investigadores observaron un aumento del 24 por ciento en la tasa de hospitalización por la insuficiencia cardiaca.

En promedio, hasta 1 de cada 5 hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca parece ser provocada por la gripe durante los meses en que los virus de influenza circulan extensamente.

"Fue particularmente pronunciado durante las temporadas más virulentas que estudiamos", señaló la investigadora principal, Orly Vardeny, investigadora en el Centro de Investigación en Administración y Resultados de la Atención de la VA, en Minneapolis. "Esos años presentaban la asociación más pronunciada entre la influenza y las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca".

Por ejemplo, los investigadores encontraron un aumento de un 22 por ciento en el riesgo durante la temporada de 2010-2011. La cepa de la gripe H3N2, que es particularmente mala, fue la principal en esa temporada; las personas mayores fueron las más afectadas, y probablemente exacerbaba sus problemas cardiacos existentes.

La gripe ya se ha vinculado con un aumento en el riesgo de problemas cardiacos, pero hasta ahora pocos estudios han comparado el progreso de la temporada de influenza con las hospitalizaciones relacionadas con el corazón en cualquier momento dado, apuntaron los investigadores.

Para examinar esas tendencias, los investigadores reunieron datos de un estudio cardiaco a largo plazo enfocado en cuatro comunidades de EE. UU. en Mississippi, Minnesota, Carolina del Norte y Maryland. El estudio recolectó información sobre más de 451,000 adultos de 35 a 84 años de edad entre 2010 y 2014.

Los miembros del equipo de investigación compararon los registros de hospitalización de ese estudio con datos que registran los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre la actividad gripal en cada una de las cuatro comunidades.

Encontraron que cuando la actividad gripal se disparaba, más personas sufrían eventos de insuficiencia cardiaca que las llevaban al hospital. La insuficiencia cardiaca ocurre cuando el corazón se debilita tanto que ya no puede llevar sangre de forma adecuada al resto del cuerpo.

Los investigadores también observaron las tasas de ataques cardiacos y la actividad gripal, pero no encontraron una asociación estadísticamente significativa.

Los hallazgos aparecen en la edición del 27 de marzo de la revista JAMA Cardiology.

El nuevo estudio "de verdad capta nuestra atención una vez más respecto a que hay una asociación inescapable entre la influenza y la insuficiencia cardiaca", apuntó el Dr. Clyde Yancy, jefe de cardiología en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad del Noroeste, en Chicago. "Esta es una información que no se debe pasar por alto, porque la población mayor es particularmente vulnerable a la influenza".

Hay un par de formas potenciales en que la gripe podría aumentar el riesgo de insuficiencia cardiaca, indicó el coautor del estudio, el Dr. Scott Solomon, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard y en el Hospital Brigham and Women's, en Boston.

La gripe podría tener un impacto directo en la capacidad de bombeo del corazón, ya sea porque el virus infecte al músculo cardiaco o al crear una inflamación nociva en todo el cuerpo, explicó Solomon.

O la gripe podría simplemente ser tan estresante para el cuerpo en general que un corazón que ya esté débil se tendría que esforzar más allá de sus límites, apuntó.

Yancy se mostró de acuerdo.

"Aunque la tratamos muy bien, la insuficiencia cardiaca sigue siendo un estado muy frágil, fisiológicamente", dijo Yancy. "Con todo lo que resulta perturbador, acabamos con las consecuencias de una exacerbación o empeoramiento de la insuficiencia cardiaca".

Estos resultados "subrayan la importancia de vacunarse contra la gripe cada año", enfatizó Vardeny. "Aunque uno no se vacune en octubre o noviembre, vacunarse más tarde en la temporada es beneficioso".

Incluso ahora, cuando la temporada de gripe comienza a acabarse, la inmunización podría proteger de algunos de los virus de gripe más débiles que siguen en circulación, aseguró Vardeny.

Los médicos también deben hacer caso a estos resultados, y estar preparados para tratar más casos de insuficiencia cardiaca durante la temporada de gripe, añadió Yancy.

Solomon comentó que los investigadores trabajan ahora en un ensayo clínico con fondos federales para ver si la vacuna contra la gripe puede reducir los problemas de la salud cardiaca en los pacientes con un riesgo alto.

"Imagine el mensaje de salud pública si podemos probar de forma definitiva que la inmunización puede prevenir las hospitalizaciones por insuficiencia cardiaca", dijo Yancy.

Más información

La Clínica Mayo tiene más información sobre la gripe y la enfermedad cardiaca.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

Comparte tu opinión