Festividades, un riesgo para los niños con alergias a los alimentos

Festividades, un riesgo para los niños con alergias a los alimentos
| Foto: HEALTHDAY

Es probable que a los padres de niños con alergias a los alimentos no les sorprenda escuchar que Halloween es un periodo que plantea un riesgo particular para sus hijos.

Un nuevo estudio encontró que las reacciones alérgicas graves (anafilaxia) provocadas por los cacahuates aumentaban en un 85 por ciento cuando los niños salían a pedir dulces. Las reacciones graves provocadas por una exposición desconocida a frutos secos o a cacahuates aumentaron en un 70 por ciento en Halloween, en comparación con el resto del año.

Y el riesgo fue similar durante la Pascua, cuando los niños se apresuran a recolectar huevos de chocolate y otros dulces. En comparación con otros momentos, la anafilaxia por una exposición a una nuez desconocida aumentó en un 70 por ciento en Pascua, y hubo un aumento de un 60 por ciento en la anafilaxia desencadenada por los cacahuates.

Por suerte, otras festividades (como Navidad, el Año Nuevo Chino, Diwaly y Eid Al-Adha) no parecieron conducir a un aumento en las reacciones graves en los niños con alergias a los alimentos.

"La causa más común de anafilaxia es la comida. Cuando trabajaba en el departamento de emergencias, me dijeron que [la anafilaxia] era más frecuente en Halloween", señaló el coautor del estudio, el Dr. Moshe Ben-Shoshan, profesor asociado de alergias e inmunología del Hospital Pediátrico de Montreal y de la Universidad de McGill, en Canadá. "Con este estudio, deseábamos establecer si en realidad había un aumento en el riesgo de anafilaxia en las festividades, en comparación con el resto del año".

La anafilaxia es una reacción alérgica potencialmente letal, según la Asthma and Allergy Foundation of America. Se trata con una inyección de epinefrina (Epi-Pen, Auvi-Q).

Los síntomas de la anafilaxia pueden incluir:

  • Picazón
  • Urticaria
  • Hinchazón de los labios, la lengua o la garganta
  • Dificultades para respirar o sibilancia
  • Mareo, y quizá desmayos
  • Dolor de estómago
  • Vómitos o diarrea
  • Sensación de inquietud

Los investigadores revisaron casi 1,400 casos de anafilaxia en cuatro provincias de Canadá, entre 2011 y 2020. Casi dos tercios de los niños (con una mediana de edad de 5.4 años) eran chicos.

Además de descubrir unas tasas llamativamente más altas de estas reacciones alérgicas graves a las nueces, los cacahuates o frutos secos en Halloween y Pascua, el estudio encontró que la anafilaxia desencadenada por las mismas nueces era más frecuente en los niños que tenían a partir de 6 años que en los niños más pequeños.

Aunque quizá este año Halloween y Pascua sean distintos debido a la pandemia de COVID-19, Ben-Shoshan planteó que los padres deben tener un cuidado adicional en esas festividades para asegurarse de que sus hijos permanezcan seguros de las alergias.

¿Por qué solo Halloween y Pascua?

Los investigadores no pueden saberlo con certeza a partir de los datos del estudio, pero tienden a ser festividades en que los niños reciben dulces. Y, como en Halloween, con frecuencia provienen de personas que no los conocen (ni saben que tienen alergias) para nada.

"La vigilancia es importante. Tenga el autoinyector de epinefrina cerca y supervise a su hijo. El riesgo fue más alto en los niños de a partir de 6 años, no piense que un niño de 8 años siempre será responsable. Sea consciente de que puede ocurrir una anafilaxia", dijo Ben-Shoshan.

Aunque el estudio se realizó en Canadá, dijo que es probable que los hallazgos también apliquen en otros países que celebran Halloween y la Pascua, como Estados Unidos.

La Dra. Maryann Buetti-Sgouros, directora de pediatría del Hospital de Northern Westchester en Mount Kisco, Nueva York, dijo que esto refleja a lo que ella ve en su consultorio.

En Halloween y Pascua, dijo, "las personas les dan a los niños dulces que compran, y quizá no sean conscientes del potencial de contaminación cruzada. Es menos probable que se regalen dulces en las otras festividades que estudiaron".

Además, en otras festividades, con frecuencia la comida la preparan familiares que son conscientes de las alergias, indicó Buetti-Sgouros.

Sugirió pedir a cualquiera que traiga comida a los banquetes de las festividades que comparta una lista de los ingredientes. Apuntó que los alérgenos pueden ocultarse en muchos alimentos, y que los fabricantes a veces cambian la forma en que producen una comida. Esto significa que los padres deben revisar las etiquetas cada vez que compran un alimento.

Esto hace que Halloween sea un desafío particular, apuntó. Con frecuencia, los dulces de tamaño pequeño carecen de información sobre las alergias.

"Esté atento a cualquier señal de una alergia a los alimentos", aconsejó Buetti-Sgouros. "Los síntomas podrían ser muy sutiles, como un labio que pica o un hormigueo en la garganta. Los vómitos repentinos también se deben considerar como una señal de alergia a un alimento. Siempre debe tener un autoinyector de epinefrina cerca".

Ambos expertos mencionaron que, en Halloween, los niños con alergias a los alimentos pueden buscar viviendas con calabazas de color verde azulado en la entrada. Esto significa que en una vivienda hay dulces seguros para los niños con alergias a los alimentos.

Los hallazgos se publicaron en la edición del 21 de septiembre de la revista CMAJ.

Comparte tu opinión