Las familias de niños con diabetes tipo 1 pueden enfrentarse a problemas de salud mental

VIERNES, 5 de agosto de 2022 (HealthDay News) -- Los niños con diabetes tipo 1 y sus parientes más cercanos son más propensos a experimentar problemas de la salud mental que las personas sin la enfermedad, informan unos investigadores suecos.

"Muchos profesionales clínicos dan por sentado que la diabetes en un niño afecta de forma negativa la salud mental tanto del paciente como de los familiares", señaló la coautora del estudio, Agnieszka Butwicka, profesora asistente del Instituto Karolinska, en Solna. "Pero creemos que la respuesta no es tan simple. Nuestro estudio indica que también podría haber un componente genético subyacente en esta asociación".

Las familias de niños con diabetes tipo 1 pueden enfrentarse a problemas de salud mental

Los hallazgos, que se publicaron en la edición del 1 de agosto de la revista Diabetes Care, resaltan la importancia de las pruebas de salud mental para los niños con diabetes y sus familias. Entre estos problemas de la salud mental se encuentran la depresión, la ansiedad y los trastornos relacionados con el estrés.

Los investigadores afirmaron que las directrices de detección actuales de la Sociedad Internacional de Diabetes Pediátrica y Adolescente (International Society for Pediatric and Adolescent Diabetes) para los niños con diabetes tipo 1 no abordan de forma adecuada las necesidades de los familiares, que también están en riesgo de problemas de la salud mental. Los investigadores afirmaron que no está claro por qué la diabetes tipo 1 y los problemas de salud mental familiares están entrelazados.

El estudio vinculó a unos 3.5 millones de personas que nacieron en Suecia entre 1973 y 2007 con sus padres, hermanos y medio hermanos, y primos. Más de 20,000 fueron diagnosticados con diabetes tipo 1 en la niñez, y los investigadores encontraron que tenían casi el doble de riesgo de depresión, y un riesgo 1.6 veces más alto de ansiedad y trastornos relacionados con el estrés, que los que no sufrían de la enfermedad.

Además, sus padres y hermanos biparentales tenían unos riesgos ligeramente más altos de ansiedad y trastornos relacionados con el estrés. Los medio hermanos y los primos solo presentaban un ligero aumento, o ningún aumento, en los riesgos, encontró el estudio.

"Estos resultados tienen una alta relevancia clínica, porque significan que una intervención terapéutica también debería implicar a los parientes cercanos, no solo a los pacientes", apuntó Butwicka en un comunicado de prensa del instituto.

Los resultados sugieren que la genética quizá sea un factor, dado que los pacientes, los niños y los hermanos biparentales comparten más material genético (alrededor de un 50 por ciento) que los medio hermanos (más o menos un 25 por ciento), y los primos (menos de un 12.5 por ciento), apuntaron los investigadores.

Como este estudio fue observacional, no prueba qué provocó las asociaciones.

"Se necesitan más estudios para comprender del todo las contribuciones genéticas y ambientales subyacentes que fomentan los trastornos psiquiátricos en la diabetes tipo 1", comentó la autora para la correspondencia, Shengxin Liu, estudiante doctoral del Instituto Karolinska.

Más información

Mental Health America, una organización sin fines de lucro, ofrece más información sobre la diabetes y la salud mental.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTE: Swedish Research Council, Karolinska Institute, Aug. 1, 2022

¿Le ha sido útil esta página?


¿Le ha sido útil esta página?

Comparte tu opinión