Las dosis de refuerzo: lo que usted debe saber

MIÉRCOLES, 24 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- Es probable que las personas necesiten dosis de refuerzo regulares de las vacunas contra la COVID-19 en los próximos años, para mantener a sus sistemas inmunitarios en guardia contra una infección que puede ser letal, asegura un experto en enfermedades infecciosas.

Las mutaciones de la COVID y las altas tasas de transmisión en algunas partes del país significan que incluso las personas vacunadas siguen teniendo un riesgo de una infección postvacunación, advirtió el Dr. Jonathan Abraham, profesor asistente de microbiología del Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, y especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Brigham and Women's, en Boston.

Las dosis de refuerzo: lo que usted debe saber

"Las vacunas siguen teniendo una efectividad extrema para la prevención de las infecciones graves y la muerte, pero no tienen una efectividad del 100 por ciento para frenar la adquisición y transmisión del virus", señaló Abraham en un comunicado de prensa de la Harvard. "Teniendo esto en cuenta, especularía que dadas las variantes altamente transmisibles, necesitaremos dosis de refuerzo regulares durante los próximos años".

También es probable que las personas necesiten una vacuna actualizada contra la COVID en ese periodo, porque la cepa original "casi se ha extinguido" debido a la competencia de las variantes más infecciosas, como la Delta, apuntó Abraham.

"Hay probabilidades de que, con el tiempo, la proteína de pico del SARS-CoV-2 cambie de forma o mute lo suficiente como para se requiera un refuerzo con un antígeno de cepa actualizada para preparar al sistema inmunitario para que reconozca al virus mutante", dijo. "Esta situación sería más parecida a lo que se hace con las vacunas contra el virus de la influenza estacional cada año".

Las dosis de refuerzo de las vacunas buscan potenciar al sistema inmunitario cuando los niveles de anticuerpos comienzan a bajar desde la vacunación original, aclaró Abraham.

"Una dosis de refuerzo engaña al sistema inmunitario para que piense que está viendo de nuevo a un patógeno, de modo que se activan las células que producen anticuerpos y otras células inmunitarias", apuntó. "La cantidad y la calidad de los anticuerpos que se producen pueden mejorar".

Las dosis de refuerzo también ayudan al sistema inmunitario a aprender a hacer un mejor trabajo al reconocer a un germen y crear anticuerpos que se dirijan a él de forma más precisa, observó Abraham.

Esta inmunidad menguante es el motivo de que necesitemos dosis de refuerzos de algunas vacunas, como la vacuna contra el tétanos, la difteria y la pertussis (Tdap), pero no de otras.

"Para algunos patógenos, tener unas respuestas inmunitarias preexistentes y preparadas (por ejemplo, en la forma de unos niveles mensurables de anticuerpos) es esencial para la eficacia. Entonces, a medida que los niveles sufren un declive natural con el tiempo, se requiere un refuerzo", apuntó Abraham.

"Para otros patógenos, como el virus de la hepatitis B, es probable que completar la serie de tres dosis de la inmunización provea una protección de por vida, así que no se revisan los niveles mensurables de anticuerpos con regularidad", añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19 y las dosis de refuerzo.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Harvard Medical School, news release, Nov. 23, 2021

Comparte tu opinión