Disparidades en la atención del ACV: cómo afecta a la comunidad rural

Disparidades en la atención del ACV: cómo afecta a la comunidad rural

Es menos probable que los pacientes que sufren accidentes cerebrovasculares (ACV) en las áreas rurales de Estados Unidos reciban tratamientos innovadores, y es más probable que fallezcan que los que viven en ciudades.

Esa es la conclusión de un nuevo análisis de datos nacionales de más de 790,000 adultos que fueron hospitalizados por un ACV entre 2012 y 2017. La mayoría tenían a partir de 64 años.

En comparación con los pacientes de las ciudades, los que fueron tratados en los hospitales rurales: tenían alrededor de la mitad de probabilidades de recibir un trombolítico para los ACV provocados por coágulos sanguíneos; tenían alrededor de un tercio menos de probabilidades de someterse a un procedimiento para eliminar un coágulo que provocó un ACV; y, eran más propensos a fallecer antes de salir del hospital (un 6.8 frente a un 5.8 por ciento).

El estudio fue publicado el 18 de junio en la revista Stroke.

"La parte rural de EE. UU. se enfrenta a muchos desafíos ahora mismo: unas tasas más altas de enfermedades crónicas, pobreza y desempleo, y los resultados cardiovasculares y de salud de otros tipos son mucho peores en las áreas rurales", aseguró la autora sénior, la Dra. Karen Joynt Maddox, profesora asistente de medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis.

"Este estudio pone el foco en un área en que unos cambios en la atención, por ejemplo la introducción de la telesalud u otros programas, podría de verdad hacer una diferencia", añadió en un comunicado de prensa de la revista.

Joynt Maddox dijo que las disparidades son llamativas.

"Se podría pensar que las mejoras recientes en la tecnología y en la telesalud significarían que, como sistema, podríamos administrar una atención óptima sin que importe dónde viva la gente", observó. "Resulta que todavía no es así en el ACV".

Además de la falta de acceso a los tratamientos innovadores, los pacientes rurales con ACV también tenían un acceso mucho más limitado a los especialistas, encontró el estudio.

Según la primera autora del estudio, la Dra. Gmerice Hammond, miembro de cardiología, "la falta de acceso a los especialistas con frecuencia es un factor limitante de una atención adecuada para los pacientes rurales con ACV y, en este caso, esto podría significar un neurólogo que oriente la atención inicial, un neurólogo intervencionista o un radiólogo para realizar un procedimiento, o tener un neurocirujano disponible en caso de cualquier complicación".

Hammond dijo que los profesionales clínicos y los legisladores deben priorizar el acceso a una atención de alta calidad del ACV para los pacientes en áreas rurales.

"Esto significa asociaciones entre hospitales para una transferencia rápida, además de telesalud cuando resulte indicado", planteó.

Mientras tanto, los pacientes rurales pueden tomar varias medidas para protegerse.

"Sea consciente de las señales y los síntomas del ACV, y busque atención con urgencia si desarrolla cualquier síntoma", enfatizó Hammond. "Hasta donde se pueda, sea lo más agresivo posible con los esfuerzos de prevención, por ejemplo el control de la presión arterial. La mejor forma de sobrevivir a un ACV es no sufrir uno en primer lugar".

Comparte tu opinión