Comida cruda, casera o vegana ¿es buena para las mascotas?

Comida cruda, casera o vegana ¿es buena para las mascotas?

Los amorosos padres de mascotas quieren que sus peludos amigos coman solo la mejor comida, pero hay tanta variedad de opciones que es difícil saber cuál es la mejor dieta para su mascota. La comida cruda está muy de moda, ¿pero es en realidad mejor que el pienso comercial o casero?

Los dueños están intentando averiguarlo. Una nueva investigación encontró que apenas un 13 por ciento de los dueños de perros y alrededor de un tercio de los dueños de gatos alimentaban a sus mascotas de forma exclusiva con alimento para mascotas como sus principales comidas todas las veces.

Casi dos tercios de los perros y más o menos la mitad de los gatos recibían comidas caseras al menos en algunas ocasiones. Y más de dos tercios de los perros y más de la mitad de los gatos a veces recibían comida cruda.

"Menos gatos y perros recibían alimentos de mascotas convencionales procesados con calor", señaló la autora del estudio, la Dra. Sarah Dodd, veterinaria y candidata doctoral del Colegio de Veterinaria de la Universidad de Guelph de Ontario, en Canadá.

El estudio incluyó las encuestas de más de 3,600 dueños de mascotas de países que incluyeron a Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos.

"Las dietas comerciales para mascotas solo han existido unas décadas, y uno de los motivos de que se desarrollaran esos productos fue un aumento en el interés del bienestar de los animales. Las mascotas se han convertido en parte de nuestras familias, y las personas deseaban proveerles una dieta más equilibrada, con una mejor nutrición", explicó Dodd.

Comentó que los alimentos típicos de los supermercados o las tiendas para mascotas están bien, pero que en realidad no hay una sola dieta que sea la mejor para las mascotas. "Alimentarlas con distintas fuentes de comida no tiene nada de malo, siempre y cuando pueda obtener la garantía de que la dieta cumple con los requisitos nutricionales".

Y las dietas deben ser seguras.

Los alimentos crudos conllevan un riesgo de bacterias

Dodd dijo que el mayor problema de la comida cruda es el potencial de infecciones, tanto para las mascotas como para su familia humana.

Dodd aclaró que es importante tomar en cuenta la fuente de la comida. "Los animales depredadores, como el lobo gris, que cazan animales, los consumen de inmediato. El animal [que cazan] ha sido libre, no ha estado confinado en un patio sucio. No proviene de un cebadero, cubierto de heces, donde existe un potencial de contaminación que no se vería en un animal silvestre. Y entonces, cuando se procesa para hacer un producto molido, hay más potencial de contaminación", explicó.

En los alimentos comercialmente disponibles o las comidas caceras cocinadas, el tratamiento con el calor o la cocción pueden matar a las bacterias. Si solo le alimenta comida cruda, quizá en la comida haya bacterias.

"Si alimenta a un animal con comida cruda, los bigotes y la cara se untan. Cuando el animal defeca, deja vestigios. Aunque no pueda verla, puede haber contaminación. A veces, los animales enferman con la comida cruda, pero aunque no estén enfermos, eso no significa que no puedan transmitir las infecciones a las personas", advirtió Dodd.

La política de la Asociación Americana de Medicina Veterinaria (American Veterinary Medical Association) sobre la comida cruda desaconseja que los dueños de mascotas alimenten a sus animales nada que no se haya tratado con calor o pasteurizado, debido al riesgo de contaminación bacteriana.

Dodd anotó que los huesos de los animales también pueden contener bacterias infecciosas. Los huesos también pueden provocar problemas significativos, incluyendo dientes fracturados, estreñimiento grave e incluso un agujero en el tracto digestivo (debido a un trozo de hueso afilado).

Las preocupaciones sobre las dietas sin granos

Las dietas sin granos también tienen problemas potenciales. Las comidas de mascotas sin granos contienen una alta proporción de guisantes, lentejas y otras semillas leguminosas (o legumbres), y/o papas. En 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. advirtió a los dueños que las mascotas que comen alimentos en que la etiqueta indica que no contienen granos podrían tener un mayor riesgo de una afección cardiaca potencialmente letal llamada cardiomiopatía dilatada (CMD).

Aunque no hay evidencias claras de una relación causal directa entre la comida y la afección del corazón, una veterinaria, la Dra. Camille Torres, de la Universidad Estatal de Colorado, dijo que "hubo un vínculo bastante significativo, y cuando la dieta se cambió, las señales de CMD mejoraron. Este problema de verdad resalta lo compleja que la formulación de la comida puede ser".

¿Mascotas veganas?

Los dueños de mascotas que renuncian a los productos animales quizá quieran que Fido o Misifú hagan lo mismo, pero tanto Dodd como Torres dijeron que puede ser difícil satisfacer los requerimientos de proteína de las mascotas sin ningún producto animal.

"Una dieta vegana es muy difícil. Todo se reduce a la biodisponibilidad de los nutrientes. El vegetarianismo es más práctico, porque los alimentos como el requesón y los huevos pueden proveer los nutrientes necesarios", aseguró Torres. Y añadió que en realidad los gatos no pueden seguir una dieta vegana y obtener toda la proteína y nutrientes que necesitan. Torres anotó que hay al menos un pienso para mascotas vegetariano comercialmente disponible.

¿Y qué pasa con la comida casera?

Cocinar comidas caseras para su mascota podría ser una forma de expresar su amor, pero Dodd dijo que si la alimenta de forma exclusiva con comida casera, quizá a la dieta de su mascota le falten unos nutrientes esenciales.

"A las comidas caseras podrían faltarles fibra o microminerales", dijo Dodd. En general, las comidas caseras no tienen suficiente grasa, aunque también puede suceder lo contrario. Cualquiera de las dos cosas puede provocar problemas. Los perros, en particular cuando no están acostumbrados a comer mucha grasa, pueden desarrollar pancreatitis por un atracón repentino con mucha grasa, por ejemplo al darle la piel del pavo a una mascota en Acción de Gracias, explicó.

Consulte al veterinario

"El veterinario es un gran lugar para comenzar una conversación [sobre la dieta]. Los nutrientes son lo importante, y debe pensar en obtener lo que su mascota necesite de la forma más segura y sostenible", planteó Torres.

Dodd apuntó que los padres de mascotas con frecuencia no hablan con el veterinario por miedo a que los juzguen por alimentar a sus mascotas con una dieta poco convencional. Pero, afirmó, los veterinarios quieren lo mismo que usted: una mascota sana y feliz.

"No siempre tienen que estar de acuerdo, pero poder tener un diálogo abierto y honesto con el veterinario ayuda mucho a mantener a su mascota sana", añadió.

Los resultados del estudio se publicaron en una edición reciente de la revista BMJ'S Vet Record.

Comparte tu opinión