Las dietas de choque podrían afectar a la salud del corazón

Las dietas de choque podrían afectar a la salud del corazón
| Foto: ISTOCK

Todo el mundo quiere tener un cuerpo listo para la playa, y muchos están dispuestos a pasar hambre para lograrlo rápidamente. Pero una nueva investigación muestra que la pérdida de grasa de las dietas de choque podría taponar al corazón y reducir su función.

La buena noticia es que este efecto parece ser temporal. Y en cuanto a la gente sana, probablemente no tenga ningún efecto nocivo, comentó la autora líder del estudio, la doctora Jennifer Rayner.

Pero a los investigadores del estudio les preocupa que la migración de la grasa podría suponer un problema para las personas que ya tienen afecciones del corazón.

En alguien que es obeso, apuntó Rayner, "los beneficios para la salud de perder peso son inmensos. Pero de momento, debemos realizar más investigación para asegurarnos de que estas dietas sean seguras para las personas con enfermedad cardíaca".

Rayner es investigadora clínica en la Universidad de Oxford, en Inglaterra.

Pocas calorías, pero....

Las dietas con muy pocas calorías (de unas 600 a 800 calorías al día) son un método efectivo para perder peso y una forma rápida de reducir la grasa en el hígado y revertir la diabetes, señalaron los investigadores.

En el estudio actual, los investigadores pidieron a 21 personas obesas que consumieran reemplazos de comidas (batidos o sopas especiales) diseñados para proveer 800 calorías o menos al día durante 8 semanas.

La edad promedio de los participantes fue de 52 años. Su índice de masa corporal (IMC) promedio era de 37. El IMC es un estimado de la grasa corporal de una persona basado en la estatura y el peso. Un IMC de 19.9 a 24.9 es normal, mientras que de 25 a 29.9 es sobrepeso. Un IMC de a partir de 30 se considera obesidad, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de EE. UU. En una persona de 5 pies 9 pulgadas (1.75 metros), un IMC de 30 equivale a más de 203 libras (unos 92 kilos) de peso.

Todos los voluntarios del estudio se sometieron a IRM al principio del estudio, y una vez más tras una y ocho semanas desde que empezaron la dieta.

Tras una semana, la grasa corporal total, la grasa abdominal y la grasa del hígado se redujeron en un 6, un 11 y un 42 por ciento, respectivamente. El colesterol y los triglicéridos (otro tipo de grasa en la sangre) totales se redujeron. La resistencia a la insulina y los niveles de azúcar en la sangre mejoraron. La presión arterial también mejoró.

En general, cuando esas medidas mejoran, se espera que la salud cardiaca también mejore. Pero eso no fue lo que sucedió en este caso. Tras una semana en la dieta, la grasa cardíaca aumentó en un 44 por ciento. Y los investigadores notaron una reducción en la función cardíaca.

El equipo de Rayner teorizó que la reducción repentina en las calorías hace que se libere grasa de distintas partes del cuerpo en la sangre. Entonces, el músculo cardíaco la absorbe.

Duración

Pero los cambios negativos no duraron. A las ocho semanas, la función cardiaca y la grasa del corazón eran mejores de lo normal. La grasa corporal, el colesterol y todas las demás medidas metabólicas también siguieron mejorando.

El Dr. Gregg Fonarow es codirector de cardiología preventiva en la Universidad de California, en Los Ángeles.

"Este estudio demostró que hubo una afectación pasajera en la función cardiaca con la restricción calórica severa, y también hubo evidencias de un aumento del contenido de grasa del corazón", comentó Fonarow.

Pero el estudio no mostró el motivo de que esto ocurriera, añadió.

Fonarow concurrió con Rayner en que probablemente las personas sanas no tengan nada de qué preocuparse. Pero las personas con problemas cardiacos deben hablar con el médico antes de realizar cualquier cambio significativo en la dieta.

Rayner agregó que no está claro si unas dietas menos severas tendrían efectos similares.

El estudio fue presentado el viernes en la reunión de la Sociedad Europea de Cardiología (European Society of Cardiology), en Barcelona, España. Las investigaciones presentadas en reuniones normalmente se consideran preliminares hasta que se publican en una revista médica revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre cómo perder peso de forma saludable, consulte al Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Comparte tu opinión