¿Las dietas de ayuno podrían reducir la gravedad de la COVID?

MARTES, 12 de julio de 2022 (HealthDay News) -- Una dieta de ayuno quizá sea la respuesta para evitar la hospitalización por la COVID-19, sugiere un estudio reciente.

Los investigadores de Intermountain Healthcare, en Utah, encontraron que las personas que habían practicado el ayuno intermitente solo con agua durante décadas eran menos propensas a experimentar unas complicaciones graves como resultado de una infección con la COVID.

¿Las dietas de ayuno podrían reducir la gravedad de la COVID?

"Ya se ha mostrado que el ayuno intermitente reduce la inflamación y mejora la salud cardiovascular. En este estudio, encontramos beneficios adicionales respecto a luchar contra una infección de COVID-19 en pacientes que han estado haciendo ayuno durante décadas", señaló el autor principal, Benjamin Horne, director de epidemiología cardiovascular y genética de Intermountain.

Los investigadores recolectaron datos de un registro voluntario del centro de atención de la salud. Identificaron a 205 pacientes que tuvieron un resultado positivo del virus entre marzo de 2020 y febrero de 2021, antes de que hubiera vacunas disponibles. De ellos, 73 hacían ayuno al menos una vez al mes. (Más o menos un 62 por ciento de los residentes de Utah son miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, entre quienes es típico ayunar el primer domingo de cada mes).

Los investigadores reportaron hospitalizaciones o muerte en un 11 por ciento de los que hacían ayuno, en comparación con un 29 por ciento de los que no hacían ayuno.

Dijeron que no está claro por qué el ayuno intermitente se asocia con unos mejores resultados en la COVID, y que se necesita más investigación. Pero teorizaron que puede reducir la inflamación, mientras que la hiperinflamación se asocia con unos malos diagnósticos con la COVID.

Además, después de más o menos doce horas de ayuno, el cuerpo cambia la forma en que procesa el azúcar en la sangre, al pasar de la glucosa a las cetonas, lo que incluye al ácido linoleico, apuntaron los investigadores.

"Hay una bolsa en la superficie del SARS-CoV-2 en que el ácido linoleico encaja, y puede hacer que el virus sea menos capaz de unirse a otras células", apuntó Horne en un comunicado de prensa de Intermountain.

Añadió que el ayuno intermitente también beneficia a un proceso corporal natural llamado autofagia, que es el sistema de reciclado que "ayuda al cuerpo a destruir y reciclar a las células dañadas e infectadas".

Los autores enfatizaron que los participantes habían estado practicando el ayuno intermitente durante décadas, y que cualquiera que esté pensando en probar este estilo de dieta debe primero consultar al médico, sobre todo si es mayor, está embarazada o sufre de afecciones como la diabetes, la enfermedad cardiaca o la enfermedad renal.

Horne añadió que el ayuno no se debe ver como una alternativa a la vacunación contra la COVID, sino quizá como un "método complementario a las vacunas y terapias antivirales que reducen la gravedad de la COVID-19".

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista BMJ Nutrition, Prevention and Health.

Más información

Aprenda más sobre cómo protegerse de la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Intermountain Healthcare, news release, July 8, 2022

Comparte tu opinión