Las células inmunitarias de los intestinos podrían tener un rol clave en la EM

MARTES, 24 de noviembre de 2020 (HealthDay News) -- Las células inmunitarias de los intestinos parecen ayudar a disminuir las exacerbaciones de la esclerosis múltiple (EM), señalan unos investigadores.

Esas exacerbaciones (que pueden provocar pérdida de la vista, problemas de memoria, dolor y otros síntomas) con frecuencia se calman solas tras unos días o semanas, pero no está claro qué hace que los pacientes con EM pasen de remisión a exacerbación y de nuevo a remisión.

Las células inmunitarias de los intestinos podrían tener un rol clave en la EM

Un equipo internacional de investigadores encontró hace poco, en modelos animales de la EM, que las células inmunitarias salen del sistema digestivo y se desplazan al cerebro, y que parecen reducir la inflamación cerebral.

"Era una idea muy nueva", aseguró en un comunicado de prensa de la Universidad de California, en San Francisco, un miembro del equipo, Sergio Baranzini, profesor de neurología de la universidad. "Nadie habían pensado en buscar este tipo de célula inmunitaria".

En el nuevo estudio, Baranzini y sus colaboradores analizaron el líquido cefalorraquídeo de pacientes de EM, buscando un anticuerpo llamado IgA, que es expresado por las células inmunitarias intestinales.

Los investigadores descubrieron que el anticuerpo se encontraba en el líquido cefalorraquídeo de los pacientes con EM durante las exacerbaciones, pero no cuando estaban en remisión.

También encontraron señales de que las células inmunitarias productoras del IgA en el tejido cerebral habían sufrido daños durante los ataques de EM.

Los hallazgos son los primeros en confirmar que las células inmunitarias de los intestinos están implicadas en las recaídas de la EM, según los investigadores.

"Solo en el momento del ataque hubo un aumento en esas células y en los anticuerpo que producen", comentó Baranzini, autor principal del estudio. "Esto de verdad nos llamó la atención".

En la EM, algunos tipos de células inmunitarias atacan y dañan a la mielina, el material aislante que ayuda a las células nerviosas a comunicarse entre sí.

Este estudio encontró que el IgA no se vincula con la proteína de la mielina. Más bien, se vincula con algunos tipos de bacterias nocivas, lo que sugiere que tiene un rol de protección durante las exacerbaciones de la EM, al perseguir a las bacterias nocivas hasta el cerebro y combatirlas allí, según los investigadores.

La primera autora del estudio, la Dra. Anne-Katrin Probstel, de la Universidad de Basilea, en Suiza, dijo que "esto abre toda una nueva línea de investigación. Creo que tiene un inmenso potencial para los agentes terapéuticos".

El estudio aparece en la edición del 20 de noviembre de la revista Science Immunology.

Más información

Aprenda más sobre la EM en la Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of California, San Francisco, news release, Nov. 20, 2020

Comparte tu opinión