SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Info

Holadoctor usa cookies para analizar el tráfico de este sitio. La información sobre el uso que le da a nuestro sitio es compartida con Holadoctor y algunos terceros para ese propósito. Al aceptar, está usted de acuerdo con nuestra política de cookies. Vea los detalles aquí.

ACEPTAR
Cerrar

Las bebidas energéticas podrían ser nocivas para el corazón

MIÉRCOLES, 29 de mayo 2019 (HealthDay News) -- Encuentran más evidencias de que las bebidas energéticas, como Red Bull y Monster, no carecen de riesgos. Unos investigadores hallaron que podrían aumentar la presión arterial y las probabilidades de problemas eléctricos en el corazón.

Y afirman que la culpa no la tiene la cafeína.

"Las bebidas energéticas son fácilmente accesibles, y es común que un gran número de adolescentes y adultos jóvenes, incluyendo estudiantes universitarios, las consuman. Comprender cómo esas bebidas afectan al corazón tiene una importancia extrema", señaló la coautora del estudio, Kate O'Dell, profesora de farmacia en la Universidad del Pacífico en Stockton, California.

Los hallazgos son particularmente importantes para los consumidores que tienen otras afecciones cardiacas subyacentes, subrayaron O'Dell y sus colaboradores en un comunicado de prensa de la revista Journal of the American Heart Association, que publicó el estudio en su edición del 29 de mayo.

Los investigadores reclutaron a 34 voluntarios sanos, de 18 a 40 años. Los participantes bebieron 32 onzas (casi un litro) de una de dos bebidas energéticas con cafeína o una bebida placebo en tres días distintos.

Consumieron las bebidas en un plazo de una hora, pero no más rápido que una botella de 16 onzas (casi medio litro) en media hora.

Las bebidas energéticas tenían de 304 a 320 miligramos de cafeína por cada 32 onzas líquidas. No se prevé que unas cantidades de cafeína inferiores a 400 miligramos desencadenen ningún efecto en la actividad eléctrica del corazón, anotaron los investigadores.

No está claro exactamente qué desencadena los cambios físicos.

Además de la cafeína, las bebidas energéticas con frecuencia contienen taurina (un aminoácido), glucuronolactona (encontrado en plantas y en los tejidos conectivos) y vitaminas B. El placebo contenía agua carbonatada, jugo de lima y sabor a cereza.

Se revisó la presión arterial y la actividad eléctrica de los corazones de los voluntarios al inicio del estudio y cada 30 minutos durante cuatro horas tras consumir las bebidas.

Hubo un aumento de 4 a 5 mm Hg en la presión arterial sistólica y diastólica (el número superior y el inferior) en los participantes que consumieron las bebidas energéticas, en comparación con los que tomaron el placebo, dijeron los investigadores. Se considera que esto tiene significación estadística.

Además, los que consumieron cualquiera de los tipos de bebida energética presentaron un intervalo QT que era 6 o 7.7 milisegundos más alto cuatro horas después, en comparación con los que tomaron el placebo.

El intervalo QT se refiere al tiempo que los ventrículos (las cámaras inferiores) del corazón tardan en prepararse para generar un latido de nuevo. Si el intervalo es demasiado corto o largo, puede provocar un problema del ritmo cardiaco potencialmente letal.

"Encontramos una asociación entre consumir bebidas energéticas y cambios en los intervalos QT y la presión arterial que no se pueden atribuir a la cafeína", comentó el autor principal, Sachin Shah, profesor de prácticas de farmacia en la Universidad del Pacífico.

"Necesitamos con urgencia investigar el ingrediente o combinación de ingredientes en particular en los distintos tipos de bebidas energéticas que pudieran explicar los hallazgos observados en nuestro ensayo clínico", planteó Shah.

Estos resultados confirman hallazgos previos, según los investigadores. También sugieren que los cambios en el intervalo QT tras consumir 32 onzas de una bebida energética en general duran más de cuatro horas, en lugar de ser de corta duración.

Se cree que hasta un 30 por ciento de los adolescentes de EE. UU. consumen bebidas energéticas de forma regular. Los investigadores apuntaron que se han vinculado con visitas a la sala de emergencias y muertes.

Los médicos deben advertir a los pacientes sobre los problemas potenciales, dijeron los autores.

"Los profesionales de la atención de la salud deben aconsejar a ciertas poblaciones de pacientes, por ejemplo las personas con síndrome de QT largo congénito o adquirido o con hipertensión, que limiten o vigilen su consumo", añadió Shah.

Más información

El Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral de EE. UU. ofrece más información sobre las bebidas energéticas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2019, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad