Las bajadas de la presión arterial al ponerse de pie tal vez no sean tan peligrosas como se pensaba

Las bajadas de la presión arterial al ponerse de pie tal vez no sean tan peligrosas como se pensaba

MARTES, 28 de enero de 2020 (HealthDay News) -- Hace mucho que una afección común llamada "hipotensión ortostática", que es una bajada repentina en la presión arterial al ponerse de pie, se vincula con el potencial de caídas peligrosas en las personas mayores.

Pero un estudio reciente sugiere que los médicos que gestionan la presión arterial de los pacientes mayores no deben preocuparse de que sus tratamientos sean más peligrosos para las personas que sufren de la afección.

"No se asoció con un riesgo más alto de eventos de enfermedad cardiovascular", como un ataque cardiaco o accidente cerebrovascular (ACV), señalaron investigadores dirigidos por el Dr. Stephen Juraschek, del Centro Médico Beth Israel Deaconess y de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston.

De hecho, su equipo encontró que las bajadas en la presión arterial al ponerse de pie ni siquiera se relacionaban con unas probabilidades más altas de desmayos o caídas.

El estudio sí encontró que la hipotensión ortostática se vinculaba con un aumento del 77 por ciento en las probabilidades de admisiones al hospital por una presión arterial baja, pero no pareció importar si la presión arterial del paciente había sido reducida "agresivamente" mediante el uso de medicamentos o no.

En otras palabras, los médicos no deben vacilar en cumplir las directrices clínicas para tratar la hipertensión de forma agresiva, incluso cuando los pacientes tengan hipotensión ortostática, encontraron los investigadores.

La nueva investigación se publicó en la edición del 27 de enero de la revista Hypertension, y utilizó los datos de un gran ensayo clínico reciente de adultos de EE. UU. de a partir de 49 años, conocido como el ensayo SPRINT. Ese ensayo ayudó a cambiar la práctica clínica cuando encontró una ventaja de salud real en el tratamiento agresivo de los pacientes con hipertensión.

Pero como anotaron Juraschek y sus colaboradores, a los médicos les ha preocupado que las personas que se "marean" al ponerse de pie debido a un descenso en la presión arterial pudieran tener un riesgo más alto de caídas si también están en un tratamiento estricto para la presión arterial.

El nuevo estudio encontró que esos miedos quizá no tengan fundamento.

Pero dos especialistas cardiacos que no participaron en el estudio creen que quizá todavía se necesite más investigación.

El Dr. Benjamin Hirsh es director de cardiología preventiva en el Hospital Sandra Atlas Bass de Northwell Health en Manhasset, Nueva York. Como explicó, "la hipotensión ortostática es una bajada de más de 20 mm Hg en la presión arterial en un plazo de un minuto tras ponerse de pie, en comparación con la presión arterial que se tiene mientras se está sentado o acostado".

Pero Hirsh dijo que esa definición, usada en el nuevo estudio, no captura todos los episodios de la afección. Por ejemplo, señaló "muchos de los peligros de tratar la presión arterial baja [de los pacientes] ocurren de noche, cuando el paciente se despierta tras un sueño prolongado y entonces se cae. Esto sucede en un plazo de un minuto tras ponerse de pie, y técnicamente no se considera 'hipotensión ortostática'".

¿Y qué sucede si el paciente tiene otras afecciones, como diabetes, demencia o un ACV anterior? "El ensayo SPRINT original con el que se realizó el análisis de este estudio no incluyó a esos pacientes", anotó Hirsh.

El Dr. Michael Goyfman es director de cardiología clínica del Hospital Long Island Jewish Forest Hills, en la ciudad de Nueva York. Se mostró de acuerdo con Hirsh en que aunque los nuevos hallazgos tienen un valor real para orientar el tratamiento, el estudio quizá no haya incluido todas las formas de hipotensión ortostática.

El estudio "tal vez haya pasado por alto la hipotensión ortostática que ocurre en el primer minuto, o cuando se pasa de estar acostado a estar de pie, y parece que esto se asocia con caídas y una presión arterial más baja", dijo Goyfman.

También anotó que el estudio no incluyó as las caídas "no perjudiciales" en su cálculo respecto a si la hipotensión ortostática planteaba o no un peligro.

"¿Que una caída sea perjudicial o no podría deberse al azar?", preguntó Goyfman. "¿Qué pasa si el paciente se cayó en una superficie blanda en lugar de una dura? Se puede plantear que todas las caídas debieron ser incluidas en el análisis".

Por ahora, muchos médicos tal vez todavía se muestren renuentes a tratar de forma agresiva a las personas cuya presión arterial baja cuando se ponen de pie, comentó.

"No creo que esto cambie de forma significativa la práctica actual hasta que se realicen más ensayos aleatorios que confirmen la ausencia de resultados adversos por la hipotensión ortostática", añadió Goyfman.

Más información

Para más información sobre la presión arterial, visite la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión