Las aplicaciones pueden mantener a las personas mayores sanas, pero la mayoría no las usan

LUNES, 14 de febrero de 2022 (HealthDay News) -- Las aplicaciones de salud para los dispositivos móviles pueden ayudar a los estadounidenses mayores, pero apenas alrededor de cuatro de cada 10 las usan, y los que tienen las mayores probabilidades de beneficiarse de ellas son los menos propensos a aprovecharlas, revela una encuesta reciente.

Las aplicaciones de salud monitorizan todo, desde las calorías y el ejercicio hasta la presión arterial y el azúcar en la sangre, para ayudar a los usuarios a gestionar afecciones crónicas o a alcanzar metas de salud.

Las aplicaciones pueden mantener a las personas mayores sanas, pero la mayoría no las usan

"Ahora que la mayoría de los adultos mayores tienen al menos un dispositivo móvil, las aplicaciones relacionadas con la salud pueden proveer una oportunidad para respaldar sus conductas relacionadas con la salud, gestionar sus afecciones y mejorar sus resultados de salud", aseguró la Dra. Pearl Lee, una geriatra de Michigan Medicine-Universidad de Michigan que trabajó en el informe sobre la encuesta.

Pero esta encuesta telefónica de más de 2,100 estadounidenses de 50 a 80 años encontró que apenas un 44 por ciento de ellos habían utilizado alguna vez una aplicación de salud en su teléfono celular, tableta o dispositivo portátil.

Entre los participantes menos propensos a haberlo hecho se encontraban los que tenían una mala salud y los que tenían un nivel educativo o de ingresos más bajo, según la Encuesta nacional sobre un envejecimiento sano del Instituto de Políticas e Innovación en la Atención de la Salud de la Universidad de Michigan.

Las personas con unos ingresos superiores a los 100,000 dólares tenían casi tres veces más probabilidades que las que contaban con unos ingresos de menos de 30,000 dólares a usar las aplicaciones de salud (un 43 frente a un 15 por ciento). Los que tenían grados universitarios eran más del doble de propensos a usarlas que los que no habían completado la escuela secundaria.

La mitad de los que nunca habían utilizado una aplicación de salud o que dejaron de usarla dijeron que no tenían interés en hacerlo, mostraron los hallazgos.

Muchas aplicaciones pueden ser útiles para las personas mayores, según la AARP y Senior Living.org, una organización para las personas mayores y sus cuidadores.

En total, un 28 por ciento de los participantes de la nueva encuesta apuntaron que en la actualizad utilizan al menos una aplicación de salud. Un tercio señalaron que usan una aplicación para monitorizar su actividad diaria, mientras que unas cantidades más bajas usan aplicaciones para controlar el sueño, el peso, la nutrición o la presión arterial, para guiar la meditación, o para gestionar la salud mental y el estrés.

Una cuarta parte de los usuarios actuales dijeron que habían compartido información de sus aplicaciones con sus proveedores de atención de la salud, según un comunicado de prensa de Michigan Medicine.

Entre los encuestados con diabetes, apenas un 28 por ciento dijeron que usan una aplicación para registrar los niveles de azúcar en la sangre, mientras que un 14 por ciento usan una aplicación para anotar sus medicamentos. Casi la mitad de los encuestados con diabetes dijeron que les interesaría usar una aplicación de ambas formas.

La encuesta también preguntó a los participantes sobre los monitores continuos de glucosa, que las personas con diabetes llevan en la piel para monitorizar el azúcar en la sangre a largo plazo. El monitor puede conectarse con dispositivos móviles para ingresar las mediciones en una aplicación.

Solo un 11 por ciento de los participantes con diabetes tipo 2 dijeron que usaban este tipo de monitor. Otro 68 por ciento sabían algo de ellos, y más de la mitad dijeron que quizá estuvieran interesados en usar uno, encontró la encuesta.

"Las personas que describen su salud como regular o mala, que son las personas que más necesitan este tipo de monitorización, respaldo e información que una buena aplicación de salud puede proveer, fueron significativamente menos propensas a utilizar estas aplicaciones que las que afirmaron que tenían una salud excelente, muy buena o buena", comentó la directora de la encuesta, la Dra. Preeti Malani, médica de enfermedades infecciosas de Michigan Medicine, que cuenta con entrenamiento en geriatría.

"Los proveedores de salud deben pensar en hablar sobre el uso de estas aplicaciones de salud con sus pacientes, dado que un tercio dijeron que nunca habían pensado en usar una", sugirió Malani.

Más información

HealthinAging.org ofrece recursos de bienestar y prevención para los adultos mayores.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Michigan Medicine—University of Michigan, news release, Feb. 9, 2022

Comparte tu opinión