La violencia con armas de fuego en el vecindario significa unos niños con una peor salud mental

MARTES, 21 de septiembre de 2021 (HealthDay News) -- Vivir a unas manzanas de un tiroteo aumenta el riesgo de que un niño acabe visitando el departamento de emergencias por problemas relacionados con la salud mental, señalan unos investigadores.

El nuevo estudio encontró unos aumentos significativos en las visitas a emergencias relacionadas con la salud mental en las dos semanas tras un tiroteo en un vecindario, sobre todo entre los niños que vivían más cerca y los que se expusieron a múltiples tiroteos.

La violencia con armas de fuego en el vecindario significa unos niños con una peor salud mental

"La violencia con las armas de fuego afecta a toda la comunidad, más allá de las víctimas que son afectadas personalmente", comentó la autora principal del estudio, la Dra. Aditi Vasan, profesora de la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania, y hospitalista pediátrica.

"Ahora que hemos confirmado que la exposición a los tiroteos afecta de forma negativa a la salud mental de los niños, podemos trabajar para desarrollar formas de proveer un respaldo preventivo y de respuesta a los niños y a las familias expuestos a la violencia con armas de fuego en los vecindarios", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

En el estudio, los investigadores utilizaron los datos del Hospital Pediátrico de Filadelfia para examinar el número de visitas a la sala de emergencias de los niños de 2 a 12 años que fueron sobre todo por problemas de la salud mental, por ejemplo el trastorno por estrés postraumático, la depresión, la ingesta intencional de sustancias nocivas y otras emergencias psiquiátricas. Los investigadores compararon estas visitas a emergencias con los informes de tiroteos de la policía de Filadelfia.

De los más de 54,300 pacientes estudiados, unos 43,100 tuvieron una o más visitas al departamento de emergencias en los 60 días tras un tiroteo. Más de 42,900 tuvieron una o más visitas a emergencias en los 60 días antes de un tiroteo.

Los datos incluyeron a más de 2,600 tiroteos. De ellos, un 31 por ciento se correspondieron con una o más visitas a emergencias relacionadas con la salud mental en un plazo de 60 días. Los niños que vivían a dos o tres manzanas de un tiroteo fueron más propensos a tener una visita al departamento de emergencias relacionadas con la salud mental, encontraron los investigadores.

Según una investigadora, la Dra. Eugenia South, profesora asistente de medicina de emergencia y directora de la facultad del Laboratorio de Salud Urbana de la Universidad de Pensilvania, "los síntomas de sufrimiento de salud mental en los niños aparecen en una cuestión de días tras exponerse a un solo tiroteo. Además, en Filadelfia y otras ciudades de Estados Unidos, la violencia con las armas de fuego afecta de forma desproporcionada a los niños y las familias negros, lo que aumenta las disparidades de salud existentes".

South dijo que los hallazgos subrayan la necesidad de intervenciones de salud pública dirigidas a reducir la exposición de los niños a la violencia con las armas de fuego y el impacto de salud mental asociado con esta exposición.

Los hallazgos se publicaron en la edición en línea del 20 de septiembre de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

Aprenda más sobre el impacto de la violencia con armas de fuego en los niños en la Liga Americana de Bienestar Infantil (Child Welfare League of America).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: University of Pennsylvania Perelman School of Medicine, news release, Sept. 20, 2021

Comparte tu opinión