La variante Delta y los vacunados: un experto interpreta los datos

LUNES, 9 de agosto de 2021 (HealthDay News) -- La noticia de que las personas vacunadas pueden contraer y propagar la variante Delta de la COVID-19, que es altamente contagiosa, ha provocado confusión y preocupación, y un experto en enfermedades infecciosas desea poner las cosas en claro.

Estas preocupaciones siguen a una recomendación reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., que instaba incluso a las personas vacunadas a usar máscaras bajo techo en las áreas con unas tasas sustanciales o altas de transmisión de la COVID-19.

La variante Delta y los vacunados: un experto interpreta los datos

La orientación salió poco después de un brote de COVID-19 del 4 de julio en Provincetown, Massachusetts, en que tres cuartas partes de las personas que se infectaron estaban vacunadas del todo.

El hallazgo, que se detalla en un informe de los CDC, sugiere que incluso las personas vacunadas podrían propagarse el virus entre sí.

Pero el Dr. Adam Lauring, especialista en enfermedades infecciosas de Michigan Medicine y la Universidad de Michigan, le aconseja a las personas que no infieran demasiadas cosas a partir de ese único caso.

"Aunque está claro que es algo a lo que se debe prestar atención, en el informe de los CDC son bastante claros en la discusión sobre las limitaciones y lo que dicen y no dicen", enfatizó Lauring en un comunicado de prensa de la universidad. "Por supuesto, no todo el mundo [que leyó la directriz] llegó hasta ahí".

Por ejemplo, apunto, a medida que más personas se vacunan, por supuesto que se detectarán más casos "postvacunación" entre la siempre creciente cantidad de personas vacunadas.

Además, una prueba de frotis nasal para la COVID-19 puede medir cuánto ARN viral se encuentra en la nariz de una persona, pero no qué proporción de ese virus es infecciosa.

"La cantidad de genoma presente es un marcador, pero no es lo mismo que decir que estas personas sean iguales de infecciosas", señaló Lauring.

Además, la muestra se toma en un momento determinado, así que no puede decir cuánto tiempo una persona es infecciosa.

"Se podría pensar en una situación en que las personas vacunadas con la Delta tienen un aumento realmente marcado y entonces una reducción realmente marcada en la cantidad de virus excretada, mientras que una persona sin vacunar tendría un aumento marcado que permanecería alto durante más tiempo", aseguró Lauring.

Aunque una mayoría de las infecciones serán en personas sin vacunar, el cambio importante es que ahora parece que las personas vacunadas con la variante Delta transmitirán el virus de forma más frecuente que con otras variantes.

Esto significa que también se necesitarán medidas adicionales para frenar la propagación de la COVID-19, como usar máscaras en ciertas situaciones, por ejemplo en los espacios bajo techo en las áreas donde los niveles de casos sean altos.

Los datos iniciales muestran que las vacunas tienen una efectividad de más de un 80 por ciento en la prevención de la enfermedad grave y la muerte, y que siguen reduciendo la transmisión.

Los conteos de casos en Estados Unidos son más altos en las áreas con unas tasas bajas de vacunación, una evidencia de que las vacunas funcionan contra todas las variantes, según Lauring.

En cuanto a los refuerzos, aseguró que "me preocupan más las personas que todavía no se han vacunado en lo absoluto".

Lauring también anotó que se necesitan unas tasas altas de vacunación para proteger a los niños más pequeños, que todavía no son elegibles para la vacunación, así como a las personas inmunocomprometidas. La vacunación también es clave para reducir la emergencia de unas variantes incluso más contagiosas, añadió.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra la COVID-19.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: Michigan Medicine-University of Michigan, news release, Aug. 6, 2021

Comparte tu opinión