La vacuna contra la COVID no provoca unos eventos neurológicos raros, pero la infección tal vez sí

JUEVES, 17 de marzo de 2022 (HealthDay News) -- Un nuevo estudio muestra que aunque las vacunas no aumentan el riesgo de unos problemas neurológicos graves, la infección con la COVID-19 sí podría hacerlo, un hallazgo que refuerza la seguridad de las vacunas contra la COVID.

Los investigadores se enfocaron en cuatro trastornos neurológicos relacionados con la inmunidad: la parálisis de Bell (una debilidad facial), la encefalomielitis (una inflamación del cerebro y la médula espinal), el síndrome de Guillain-Barré (una afección nerviosa), y la mielitis transversa (la inflamación de la médula espinal).

La vacuna contra la COVID no provoca unos eventos neurológicos raros, pero la infección tal vez sí

Los investigadores analizaron los datos de 8.3 millones de personas en Reino Unido y España que recibieron al menos una dosis de las vacunas de AstraZeneca, Pfizer, Moderna o Johnson & Johnson, y de casi 736,000 personas sin vacunar que tuvieron un resultado positivo de COVID-19.

También se revisaron los datos de 14.3 millones de personas en la población general, reunidos antes de la pandemia, para estimar el contexto histórico de los cuatro trastornos.

Las tasas de los trastornos se midieron en los 21 días antes de la primera dosis de la vacuna, 90 días tras una prueba positiva de COVID-19, y entre 2017 y 2019 en el grupo de la población general.

En general, las tasas tras la vacunación fueron coherentes con las tasas previstas en la población general para la parálisis de Bell, la encefalomielitis y el síndrome de Guillain-Barré. Las tasas de mielitis transversa fueron raras (menos de cinco eventos en todos los grupos vacunados), así que no se pudieron analizar.

Pero las tasas de parálisis de Bell, encefalomielitis y el síndrome de Guillain-Barré fueron más altas de lo previsto tras la infección con la COVID-19, según el estudio, que se publicó en la edición del 16 de marzo de la revista BMJ.

"No encontramos ninguna señal de seguridad en ninguno de los eventos neurológicos mediados por la inmunidad que se estudiaron tras la vacunación contra la COVID-19", observaron los autores del estudio, dirigidos por Daniel Prieto-Alhambra, del Centro de Estadísticas de la Medicina en el Departamento Nuffield de Ortopedia, Reumatología y Ciencias Musculoesqueléticas de la Universidad de Oxford.

"Pero la infección con el SARS-CoV-2 se asoció con un aumento en el riesgo de parálisis de Bell, encefalomielitis y síndrome de Guillain-Barré", comentaron en un comunicado de prensa de la revista.

En respuesta a los informes de que algunas personas desarrollaron síndrome de Guillain-Barré tras recibir las vacunas de AstraZeneca o Pfizer, la Agencia Europea de Medicamentos incluyó el síndrome de Guillain-Barré como un efecto secundario raro de las vacunas.

"Quizá nunca podamos decir con exactitud qué provocó que un individuo desarrollara una afección neurológica, pero la vacunación contra la COVID-19 es un motivo muy poco probable para la mayoría", concluyeron los autores.

Más información

Aprenda más sobre las vacunas contra la COVID-19 en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTE: BMJ, news release, March 16, 2022

Comparte tu opinión