La vacuna contra el VPH reduce el cáncer de cuello uterino en las adolescentes y mujeres jóvenes

MARTES, 30 de noviembre de 2021 (HealthDay News) -- El primer grupo de chicas que recibieron la vacuna contra el VPH tienen muchas menos probabilidades de desarrollar o fallecer de un cáncer de cuello uterino que las mujeres que tienen apenas unos años más, informa un estudio reciente.

Casi todos los casos de cuello uterino son provocados por el virus del papiloma humano (VPH), para el cual hay una vacuna disponible desde 2006.

La vacuna contra el VPH reduce el cáncer de cuello uterino en las adolescentes y mujeres jóvenes

Los casos de cáncer de cuello uterino y las muertes por su causa se han reducido de forma dramática entre las mujeres de 14 a 24 años, en particular en comparación con las de 25 a 39 años, que no tuvieron la vacuna disponible en su niñez, según los hallazgos, que se publicaron en la edición del 29 de noviembre de la revista JAMA Pediatrics.

"Los datos son hermosos, porque nos muestran qué podemos prever cuando todo el mundo se vacune. Es una prueba de que funciona", afirmó la Dra. Kathleen Moore, profesora asociada y especialista en cáncer ginecológico del Centro Oncológico Stephenson de la Universidad de Oklahoma, en Oklahoma City.

En el estudio, unos investigadores liderados por Tara Tabibi, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint Louis y el Dr. Justin Barnes, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, compararon los casos de cáncer de cuello uterino y las muertes por la enfermedad de 2001 a 2005 (los años justo antes de la aprobación de la vacuna) con los de 2010 a 2017.

Desde que la vacuna salió al mercado, las muertes por el cáncer de cuello uterino se han reducido en un 43 por ciento, y los casos en un 38 por ciento entre las mujeres y chicas de 15 a 24 años, encontraron los investigadores.

En comparación, las muertes por cáncer de cuello uterino en realidad aumentaron en alrededor de un 4 por ciento en las mujeres de 25 a 29 años, y se redujeron en alrededor de un 5 por ciento en las mujeres en la treintena.

Los casos se redujeron en un 16 por ciento entre las de 25 a 29 años, y en un 8 por ciento entre las que estaban en la treintena.

Los expertos en el cáncer prevén que los casos y las muertes por el cáncer de cuello uterino también se comenzarán a reducir en estos grupos que tienen un poco más de edad a medida que las chicas que se han vacunado contra el VPH envejezcan.

"Será más dramático, porque el cáncer de cuello uterino no es muy común en las mujeres muy jóvenes en la veintena. Es mucho más común a los 30 y pico, y una vez más a los 50 y pico", comentó Debbie Saslow, directora administrativa de VPH y cánceres ginecológicos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Saslow apuntó que también podría haber una reducción en cinco cánceres más que son provocados por el VPH: de garganta, de ano, de pene, de vagina y de vulva.

Moore también espera que a medida que la vacuna contra el VPH se haga más común, las mujeres tengan que soportar menos pruebas de detección y procedimientos relacionados con la prevención del cáncer de cuello uterino.

"Cientos de miles de mujeres tienen que pasar por el interminable proceso de que se estudie su cuello uterino de forma constante", lamentó Moore. "Una vez se vacunen, no tendremos que ver una tasa ni cercana de lo que entonces serán procedimientos innecesarios".

Los expertos esperan que estudios como este animen a los padres a vacunar a sus hijos contra el VPH.

Alrededor de un 85 por ciento de las personas contraerán una infección con el VPH en algún momento de su vidas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. La enfermedad es de transmisión sexual.

Actualmente, los CDC recomiendan que los chicos y las chicas reciban la vacuna de dos dosis a los 11 y 12 años, aunque se puede iniciar a los 9 años. Esto es para que los niños reciban la protección máxima contra el VPH cuando en algún momento inicien su actividad sexual, aclararon Saslow y Moore.

"No se espera a que alguien se exponga a un virus antes de protegerlo", enfatizó Saslow. "Uno no espera a que su hijo vuelva a casa tras andar en bicicleta para ponerle el casco".

En este momento, solo la mitad de los adolescentes están al día con la vacuna contra el VPH, mientras que alrededor de un 66 por ciento han recibido la primera dosis para iniciar la serie de la vacuna, señalan los CDC.

"No solo debemos vacunar a las personas, sino que debemos vacunarlas a tiempo. Demasiadas personas están esperando", lamentó Saslow. "Debido a que tantas personas se enfocan en la transmisión sexual, muchos padres, cuando el médico les dice que ha llegado el momento de vacunar a los niños, contestan que sus hijos todavía no son sexualmente activos".

La programación de la vacuna contra el VPH a los 11 y 12 años también choca con la programación de las vacunas contra el tétanos/difteria/pertussis (Tdap) y meningocócica, apuntó Saslow. Los padres que no desean que sus hijos reciban demasiadas vacunas a la vez se inclinan por postergar la vacuna contra el VPH y a favorecer las otras dos.

Por este motivo, la Sociedad Americana Contra El Cáncer y la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) han estado promoviendo un calendario más temprano para la vacuna contra el VPH, en que los niños reciben la serie de dos dosis a los 9 a 10 años, dijo Saslow.

"Entonces, cuando vuelven a los 11 años, ya tienen la vacuna contra el VPH, y es más efectiva cuando se administra antes", añadió Saslow.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. ofrecen más información sobre las vacunas contra el VPH.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Kathleen Moore, MD, associate professor and gynecologic cancer specialist, University of Oklahoma Stephenson Cancer Center, Oklahoma City; Debbie Saslow, PhD, managing director, HPV and gynecologic cancers, American Cancer Society; JAMA Pediatrics, Nov. 29, 2021

Comparte tu opinión