La terapia en línea funciona para los niños que luchan con la ansiedad social

MARTES, 18 de mayo de 2021 (HealthDay News) -- Muchos adolescentes sufren bajo un miedo crónico, y a veces paralizador, de que los demás los juzguen con dureza. Lamentablemente, muchos no pueden recibir un tratamiento presencial que podría ayudarlos.

Pero ahora, un equipo de investigadores suecos afirma que una versión completamente en línea de una técnica de terapia conductual de uso común puede ofrecer un alivio significativo a las personas afectadas.

La terapia en línea funciona para los niños que luchan con la ansiedad social

El hallazgo podría allanar el camino para un acceso más fácil y barato a un tratamiento efectivo para una afección común de la adolescencia conocida como trastorno de ansiedad social (TAS).

"El TAS es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes de los jóvenes, y afecta a entre un 5 y un 10 por ciento de los individuos menores de 18 años", explicó la autora del estudio, Martina Nordh, psicóloga e investigadora postdoctoral del departamento de neurociencias del Instituto Karolinska en Estocolmo, Suecia.

"Se manifiesta como un miedo intenso y persistente a las situaciones sociales o de actuación; lo más común es que las eviten, o que las realicen bajo un gran sufrimiento emocional", señaló Nordh.

Para los jóvenes "con frecuencia conduce a problemas al jugar o estar con los amigos, con el rendimiento en la escuela, y con la participación en las actividades de ocio", añadió.

El tratamiento estándar en general conlleva alguna combinación de antidepresivos y sesiones presenciales basadas en la terapia cognitivo conductual (TCC).

Según el equipo del estudio, la TCC busca fomentar el pensamiento positivo, las nuevas habilidades sociales y una implicación creciente con los demás. Y al aumentar poco a poco la exposición a los tipos de situaciones sociales que los pacientes encuentran más difíciles, el método de hecho ha resultado efectivo para ayudar a los pacientes a comprender mejor y vencer su ansiedad.

El problema es que desarrollar y mantener un programa de tratamiento de TCC presencial puede resultar difícil para los adolescentes, comentó Nordh.

Por un lado, muchos lugares carecen de un número suficiente de terapeutas de TCC pediátricos entrenados. Y "en el TAS, en específico, los síntomas del trastorno en sí también pueden dificultar que se busque ayuda", anotó Nordh. Esto se debe a que muchos individuos con TAS temen conocer a nuevas personas, por ejemplo profesionales de la atención de la salud desconocidos, y "titubean en realizar visitas a lugares desconocidos, como las clínicas de atención de la salud mental", apuntó.

¿Proveer la TCC en línea podría resultar una alternativa práctica y efectiva? Para averiguarlo, los investigadores observaron a poco más de 100 pacientes con TAS de 10 a 17 años entre 2017 y 2020.

Más o menos la mitad recibieron TCC, administrada por completo en línea. A la otra mitad se les ofreció terapia de respaldo, también administrada por completo en línea.

Esta última también implica proveer educación sobre el TAS, al mismo tiempo que se enfatiza el valor de la amistad, la socialización y el fomento de los hábitos saludables, como el ejercicio. Pero aumentar de forma gradual la exposición a las situaciones sociales no forma parte de la agenda de la terapia de respaldo.

Ambos formatos duraron 10 semanas, y cada semana se proveyó el respaldo de un terapeuta. En total, cada grupo tuvo tres sesiones en video en línea cara a cara con un terapeuta.

El resultado fue que los adolescentes, sus padres y el equipo del estudio concurrieron en que la TCC en línea fue significativamente más efectiva que la terapia de respaldo en línea para ayudar a reducir la ansiedad, el estrés y la depresión. También resultó superior en términos de ayudar a los adolescentes a tener un mejor funcionamiento cotidiano.

"También observamos que la TCC [por internet] fue más rentable que la terapia de respaldo", aseguró Nordh. Y añadió que proveer un programa basado en línea significa que "las familias no tienen que tomar tiempo libre de la escuela y el trabajo para participar en el programa, y los terapeutas pueden dar respaldo a más pacientes a la vez, dado que la TCC [por internet] requiere menos tiempo del terapeuta en comparación con la TCC regular".

Nordh dijo que ella y su equipo esperan que los hallazgos "animen a los proveedores de atención de la salud, nacional e internacionalmente, a facilitar más investigación e implementación de este tratamiento accesible y efectivo para el TAS en los jóvenes".

Aun así, la efectividad de la terapia basada en la web depende en gran medida en exactamente cómo se estructura, advirtió David Miklowitz, director del programa de trastornos del estado de ánimo de los niños y adolescentes de la Universidad de California, en Los Ángeles.

"Es tentador afirmar que la psicoterapia se puede administrar en formato digitalizado sin ninguna pérdida de efectividad", dijo Miklowitz. "Pero los hallazgos actuales son más matizados. Indican que la TCC basada en internet es efectiva si es guiada por un terapeuta, que en este caso incluyó tres sesiones de video entre terapeuta y niño".

El método, anotó, es "coherente" con investigaciones anteriores que indican que la TCC en línea puede ser beneficiosa cuando "se administra en el contexto de que un terapeuta humano y un niño trabajen en alianza, con cierto nivel de contacto cara a cara".

Al contrario, advirtió Miklowitz, "es poco probable que los tratamientos que son solo digitales, sin contacto con los profesionales clínicos, provean el mismo nivel de beneficio".

El estudio se publicó en línea el 12 de mayo en la revista JAMA Psychiatry.

Más información

Aprenda más sobre el TAS en el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

FUENTES: Martina Nordh, psychologist and postdoctoral researcher, department of clinical neuroscience, Karolinska Institute, Stockholm, Sweden; David Miklowitz, PhD, director, child and adolescent mood disorders program, University of California, Los Angeles; JAMA Psychiatry, May 12, 2021, online

Comparte tu opinión