La temperatura corporal humana promedio está bajando

La temperatura corporal humana promedio está bajando

MIÉRCOLES, 8 de enero de 2020 (HealthDay News) -- ¿Cree que la temperatura corporal humana promedio es de 98.6 grados Fahrenheit (37 grados centígrados)?

Ya no lo es, sugiere una investigación reciente.

"Nuestra temperatura no es la que las personas piensan", aseguró la autora sénior del estudio, la Dra. Julie Parsonnet, profesora de medicina, investigación y políticas de salud de la Universidad de Stanford. "Lo que todos aprendimos en la niñez, que nuestra temperatura normal es de 98.6 grados Fahrenheit, es erróneo".

Ese estándar se estableció en 1851, pero varios estudios modernos han sugerido que ahora es demasiado alta. Por ejemplo, un estudio reciente encontró que la temperatura corporal promedio de 25,000 británicos era de 97.9 grados Fahrenheit (36.6 grados centígrados).

En el estudio más reciente, Parsonnet y sus colaboradores analizaron más de 677,000 medidas de la temperatura corporal recolectadas en Estados Unidos entre 1862 y 2017.

Los resultados mostraron que la temperatura corporal de los hombres nacidos en la década de los 2000 es, en promedio, casi 1.1 grados F más baja que la de los hombres nacidos a principios de los 1800. Por otra parte, la temperatura corporal de las mujeres nacidas en la década de los 2000 es, en promedio, casi 0.6 grados F más baja que la de las mujeres nacidas en los 1890.

Esto equivale a una reducción en la temperatura corporal de 0.05 grados F por cada década, según el estudio, que se publicó en la edición del 7 de enero de la revista eLife.

Un motivo posible de la reducción en la temperatura corporal promedio en Estados Unidos podría ser una reducción en la tasa metabólica, que es la cantidad de energía que las personas queman, lo que podría deberse a un declive poblacional en la inflamación.

"La inflamación produce muchos tipos de proteínas y citoquinas que aceleran al metabolismo y aumentan la temperatura", comentó Parsonnet en un comunicado de prensa de la Stanford.

Anotó que en los últimos 200 años ha habido mejoras dramáticas en la salud pública, debido a avances en la atención médica, una mejor higiene, un mayor acceso a la comida y unos mejores estándares de vida.

También es posible que unas viviendas más cómodas hayan contribuido al declive en la temperatura corporal promedio. Los hogares en el siglo XIX tenían una calefacción desigual, y no tenían enfriado, pero la calefacción central y el aire acondicionado son ahora comunes.

Eso significa que las personas no tienen que gastar tanta energía para mantener una temperatura corporal constante.

"Somos fisiológicamente distintos que en el pasado", explicó Parsonnet. "El ambiente en que vivimos ha cambiado, lo que incluye a la temperatura en nuestros hogares, nuestro contacto con los microorganismos y la comida a la que tenemos acceso... en realidad estamos cambiando fisiológicamente".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre la temperatura corporal.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión