La tasa global de suicidio está en declive

La tasa global de suicidio está en declive
| Foto: ISTOCK

Un estudio sobre las muertes por suicidio en todo el mundo tiene noticias buenas y malas.

En cuanto a los números en sí, más personas del mundo mueren por suicidio cada año que nunca antes, revela el nuevo informe. En 2016, unas 817,000 muertes de todo el mundo se atribuyeron al suicidio, mostró el estudio. Se trata de un aumento respecto a los 762,000 suicidios que se calcularon en 1990.

Pero después de que los investigadores ajustaran sus estadísticas para tomar en cuenta los cambios en la edad y el tamaño de la población, encontraron que la tasa de mortalidad por el suicidio en realidad se redujo en casi un tercio entre 1990 y 2016.

Solo estudios posteriores pueden determinar si el declive se debe a unas mejores iniciativas de prevención del suicidio o a mejoras generales en la salud de la población, señalaron los investigadores.

El análisis de datos de 2016 del Estudio de la carga global de enfermedad también encontró que la tasa mundial de muertes por suicidio era más alta entre los hombres (15.6 muertes por cada 100,000) que entre las mujeres (7 muertes por cada 100,000).

Pero lo mismo no sucedió en la mayoría de países con los que los investigadores denominaron un "índice sociodemográfico bajo", una medida de la fertilidad, los ingresos y nivel educativo. En esos países, las mujeres tenían unas tasas de suicidio más altas que las de los hombres, según el estudio, publicado el 6 de febrero en la revista BMJ.

Los investigadores fueron dirigidos por Mohsen Naghavi, profesor de mediciones de la salud en la Universidad de Washington, en Seattle. Naghavi y sus colaboradores dijeron que las amplias variaciones en las tendencias del suicidio entre los países y entre los grupos reflejaban una compleja interacción entre factores que ameritan una mayor investigación.

La meta de la Organización Mundial de la Salud es reducir las muertes por el suicidio en un tercio entre 2015 y 2030, de forma que identificar a las personas con el mayor riesgo es esencial para los esfuerzos de prevención.

Los investigadores anotaron que el estudio tuvo varias limitaciones, incluyendo los reportes insuficientes o la clasificación errónea de las causas de muertes en algunos países, lo que significa que de cualquier forma podría haber una subestimación del número real de muertes por suicidio en todo el mundo.

En un editorial que se publicó junto con el estudio, Ellicott Matthay, experta postdoctoral en la Universidad de California, en San Francisco, se mostró de acuerdo en que los hallazgos se deben interpretar con cierta precaución, pero añadió que "fomentarán investigaciones que podrían orientar a las políticas futuras".

Los resultados podrían ayudar a los gobiernos, a las agencias internacionales, a los donantes, a las organizaciones cívicas, a los médicos y al público a identificar los lugares y los grupos con el mayor riesgo de suicidio, y a determinar las prioridades para las intervenciones, planteó Matthay en un comunicado de prensa de la revista.

Más información

El Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU. tiene más información sobre el suicidio.

Comparte tu opinión