La tasa de suicidios de EE. UU. ha aumentado un 35 por ciento en dos décadas

La tasa de suicidios de EE. UU. ha aumentado un 35 por ciento en dos décadas

MIÉRCOLES, 8 de abril de 2020 (HealthDay News) -- La tasa de suicidios de EE. UU. aumentó en un 35 por ciento en las dos últimas décadas, reportaron el miércoles las autoridades de salud.

Entre 1999 y 2018, la tasa de suicidios aumentó de 10.5 a 14 por cada 100,000, según un informe reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

Los investigadores encontraron que la tasa de suicidios aumentó en alrededor de un 1 por ciento al año entre 1999 y 2006, y entonces aumentó en un 2 por ciento al año entre 2006 y 2018.

El informe también muestra que los hombres son más propensos a morir por el suicidio que las mujeres, y que las personas en las áreas rurales tienen un riesgo más alto que sus contrapartes urbanas.

"Este informe muestra que sigue habiendo diferencias en las tasas de suicidios según el sexo, el grupo de edad y la ubicación urbana o rural", señaló la investigadora principal, la Dra. Holly Hedegaard, epidemióloga de las lesiones del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC.

"El examen de las tasas de suicidios de los distintos grupos demográficos puede ayudar a identificar los grupos con un riesgo más alto", aseguró Hedegaard. "Esta información puede ayudar a orientar los esfuerzos de prevención".

Si bien la tasa de suicidios aumentó tanto en los hombres como en las mujeres, se disparó en un 55 por ciento entre las mujeres, en comparación con un aumento del 28 por ciento entre los hombres. Aun así, los hombres tienen casi cuatro veces más probabilidades de acabar con sus propias vidas, reportaron los investigadores. En 2018, la tasa de suicidios masculinos fue de casi 23 por cada 100,000, y el suicidio femenino fue de poco más de 6 por cada 100,000.

La tasa más alta de suicidios entre las mujeres fue en las que tenían de 45 a 64 años. Entre los varones, la tasa más alta fue entre los que tenían a partir de 75 años. La tasa más baja en ambos sexos fue entre los niños de 10 a 14 años.

"Nadie sabe el motivo de que las tasas de suicidios estén en aumento", comentó Jonathan Singer, presidente de la junta de directores de la Asociación Americana de Suicidiología (American Association of Suicidology).

Singer cree que algunos de esos suicidios son lo que se han llamado muertes por desesperación, que incluyen a las muertes debidas al abuso de las drogas y del alcohol.

Muchas de esas muertes por desesperación ocurren en las áreas rurales donde hay menos oportunidades económicas, anotó.

La pobreza crea desesperanza, soledad y depresión, y todas esas emociones aumentan el riesgo de suicidio, advirtió Singer.

El informe notó algunas buenas noticias en los últimos años del periodo del estudio. "Tras años de aumento, las tasas de suicidios de varios grupos demográficos, entre ellos las mujeres de a partir de 45 años y los hombres de 45 a 64 años, se han estabilizado", dijo Hedegaard.

Pero las tasas de suicidios siguieron aumentando en ambos sexos entre los 10 y los 44 años, y en los hombres de a partir de 65 años, apuntó.

En 2018, los hombres y las mujeres de las áreas rurales eran más propensos a morir por el suicidio que los habitantes de las ciudades, encontraron los investigadores. Por ejemplo, entre los varones, las tasas variaban entre 18 en las ciudades y 31 en la mayoría de los condados rurales (por cada 100,000).

En el estudio, los investigadores de los CDC usaron datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales.

Los hallazgos plantean la pregunta del motivo.

No hay una respuesta fácil, observó Singer, que también es profesor asociado de trabajo social de la Universidad de Loyola, en Chicago.

"Lo que sí sabemos es que la investigación sobre el suicidio recibe pocos fondos, que hay muchas vías distintas mediante las cuales las personas se vuelven suicidas y toman la decisión de morir", comentó.

A Singer le preocupa que las pérdidas de trabajo y el aislamiento relacionados con las órdenes de confinamiento actuales por la COVID-19 puedan resultar en un aumento en los suicidios.

Por otro lado, estar recluidos con la familia también podrían ser un factor de protección, dijo. "Es posible que algunos en realidad encuentren consuelo y apoyo mientras están en cuarentena".

Singer apuntó que es importante reconocer las señales de un suicidio inminente.

"Si ve a alguien cuyo estado de ánimo ha cambiado rápidamente, y si en general son agradables y bastante optimistas o realistas, y de repente se vuelven muy dependientes y tristes y desesperanzados, podrían estar de camino a acabar con su propia vida", advirtió.

Si esos cambios duran cierto tiempo y comienzan a decir cosas como "creo que a nadie le importaría si me muero", son señales de advertencia bastante claras, enfatizó Singer.

Para obtener ayuda para una persona que se sienta así, puede ponerse en contacto con la Red de Prevención del Suicidio o comunicarse con su médico de atención primaria o terapeuta, sugirió.

"El suicidio sigue siendo un problema nacional, las tasas están aumentando y no conocemos los motivos", añadió Singer. "Se necesitan más personas entrenadas para abordar el riesgo de suicidio, en particular en las áreas rurales, y se necesita más investigación".

Más información

Para más información sobre el suicidio, visite el Instituto Nacional de la Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2020, HealthDay

logo

Comparte tu opinión