La soledad continúa en aumento entre los estadounidenses confinados


MARTES, 15 de diciembre de 2020 (HealthDay News) -- La soledad, sobre todo entre las personas que están bajo órdenes de confinamiento en casa, es un problema creciente para los estadounidenses durante la pandemia del coronavirus, encuentra una nueva investigación.

La soledad continúa en aumento entre los estadounidenses confinados

Más personas reportan que se están sintiendo solas, deprimidas y que incluso tienen pensamientos de suicidio, a medida que los casos de COVID-19 se disparan en Estados Unidos. Y los que están teniendo problemas bajo el confinamiento u otras restricciones de permanencia en casa parecen tener el mayor riesgo, según una carta de investigación, que se publicó en la edición de diciembre de la revista Psychiatry Research.

"La soledad de nuestra situación está aumentando mientras más continúa la pandemia, lo que es probable que conduzca a un aumento en los problemas de la salud mental en un futuro cercano", señaló el autor de la carta, William Killgore, director del Laboratorio de Neurociencia Social, Cognitiva y Afectiva de la Universidad de Arizona, en Tucson.

Entre abril y septiembre de 2020, su equipo realizó una encuesta en línea a unos 6,200 adultos de EE. UU. Alrededor de 1,000 participantes respondieron a preguntas sobre la soledad y su estatus de confinamiento cada mes.

En septiembre, cerca de un 65 por ciento de los que estaban en confinamiento para reducir la propagación de la COVID-19 reportaron unos niveles altos de soledad, frente a un 48 por ciento de los que vivían sin ese tipo de restricciones, mostró la encuesta.

Unos niveles más altos de soledad se asociaban con un mayor riesgo de depresión y pensamientos suicidas, anotaron los autores.

"Debemos encontrar una forma de equilibrar nuestra capacidad de protegernos a nosotros mismos y a los demás contra la propagación del nuevo coronavirus, al mismo tiempo que también encontramos formas de mantener unas conexiones emocionales y sociales saludables con los demás", apuntó Killgore.

Los hallazgos se sostuvieron independientemente la edad y el sexo de los participantes, y si habían perdido su trabajo hacía poco debido a la pandemia, según el informe.

Es posible que factores aparte de las órdenes de confinamiento, como el miedo al virus debido a las tasas altas de infecciones locales, podrían predisponer a las personas a sentirse solas, añadieron los autores.

La encuesta continúa.

"Seguimos recolectando unos 1,000 participantes cada mes para monitorizar la reacción psicológica continua a la pandemia", dijo Killgore.

Incluso antes de la pandemia, la soledad era un problema significativo de salud pública, apuntó.

"La soledad se ha asociado con unos niveles más altos de ansiedad, depresión, estrés percibido y suicidio, además del riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular, unas visitas más frecuentes al hospital y una mayor mortalidad por cualquier causa", aclaró Killgore. "Algunos han sugerido que una alta soledad podría ser más riesgosa para la salud física a largo plazo que la obesidad".

Aunque ya se está realizando la vacunación contra la COVID-19, el distanciamiento social y las cubiertas faciales seguirán siendo importantes durante los próximos meses. Ahora no es momento de comenzar a tomar riesgos, enfatizó Killgore.

"Para muchas personas, las restricciones prolongadas de confinamiento en casa podrían estar conduciendo a una forma de inanición social, y podría llevarlas a implicarse en decisiones potencialmente riesgosas para estar más cerca de los demás de lo que deberían estar durante la temporada de fiestas de fin de año", dijo.

Patrick Raue, profesor de psicología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en Seattle, dijo que los nuevos hallazgos amplían lo que ya se sabe sobre el impacto en la salud mental de las medidas de precaución de salud pública, como el distanciamiento social y los confinamientos.

"A medida que el aislamiento se prolonga, las personas podrían tener un riesgo incluso más alto, por lo que el sistema de atención de la salud debería prepararse para satisfacer esas necesidades", planteó.

Aunque la mayor parte de su propia investigación se enfoca en los adultos mayores que se sienten solos, Raue dijo que muchas de las mismas estrategias pueden aplicarse a todos los grupos de edad. Sentirse más conectado con los demás comienza por pensar en cosas que podrían hacerlo sentirse más cerca de los demás, anotó.

"Está creando un banco de actividades a las que puede recurrir, sobre todo durante las épocas en las que quizá no se sienta igual de inspirado", apuntó Raue.

Killgore ofreció algunas sugerencias específicas, e instó a las personas a comenzar a pasar más tiempo al aire libre en áreas soleadas y a hacer ejercicio.

"Incluso los estiramientos leves y caminar se correlacionó con una menor soledad", dijo.

Intente dormir de forma adecuada, mantener una rutina diaria y comer una dieta equilibrada, lo que también ayuda, aseguró Killgore.

"Encontrar humor y algo que hacer que le haga sentir que tiene un propósito y significado cada día, ya sea el trabajo, pasatiempos o actividades que le apasionen, se correlaciona de forma significativa con una menor soledad, de forma que enfocarse en esto parece tener unos beneficios reales", añadió.

Killgore y Raue dijeron que es importante encontrar formas de conectar con los demás.

"Hay muchos foros [en línea] para varios intereses y pasatiempos, e incluso aplicaciones para jugar juegos y tener fiestas en línea", comentó Killgore.

Si todavía no sabe cómo hacerlo, aprenda Zoom, recomendó Raue.

"Obtenga ayuda para instalarlo. Es más fácil de lo que piensa, y es una forma maravillosa de unirse a otros para realizar actividades", aseguró. Otra idea es buscar actividades virtuales, por ejemplo visitas a museos.

Si crear una conexión virtual parece demasiado difícil, siempre se puede recurrir al teléfono y al correo tradicional.

"Esta es una temporada de fiestas de fin de años en que enviar tarjetas navideñas y festivas es más necesario que nunca", enfatizó Killgore.

Más información

El Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento de EE. UU. ofrece consejos sobre cómo conectar, y permanecer conectado, durante y después de la pandemia.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com


FUENTES: William Killgore, PhD, director, Social, Cognitive and Affective Neuroscience Lab, and professor, psychiatry, University of Arizona College of Medicine, Tucson; Patrick Raue, PhD, professor, department of psychiatry and behavioral sciences, and associate director for evidence-based psychosocial interventions, University of Washington School of Medicine, Seattle; Psychiatry Research, December 2020

Comparte tu opinión