SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cerrar

¿Adolescente hispano con sobrepeso? Cuidado con la hipertensión

Por HealthDay / HolaDoctor -

Todos los adolescentes obesos tienen un riesgo más alto de hipertensión, pero los efectos del peso de más podrían tener un mayor  impacto en la presión arterial de los adolescentes hispanos y blancos. El riesgo de hipertensión es de 4 a 6 veces mayor, según un estudio. 

Los especialista en pediatría  dijeron que el impacto en los adolescentes hispanos fue sorprendente.

Los niños hispanos de peso normal tienen una tasa baja de hipertensión, de apenas poco más de un 1 por ciento. Eso aumentó a casi un 8 por ciento en el caso de los obesos.

"Asusta un poco", dijo el Dr. Joseph Mahgerefteh, cardiólogo pediátrico en el Hospital Pediátrico de Montefiore, en la ciudad de Nueva York.

Mahgerefteh, que no participó en la investigación, dijo que el estudio estuvo bien realizado, y ofrece información útil a los pediatras.

La hipertensión a una edad temprana puede preparar el terreno para graves problemas de salud en la adultez, incluyendo el accidente cerebrovascular y la enfermedad cardiaca.

A partir de los tres años, se debe evaluar la presión arterial de todos los niños en las visitas de rutina al médico, comentó el Dr. Joshua Samuels, investigador principal del estudio.

"Pero quizá sea conveniente indagar más" cuando un niño es obeso, planteó Samuels, profesor en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas, en Houston.

Los médicos también deben ser conscientes de que la obesidad puede tener un efecto particularmente potente en la presión arterial de los niños hispanos, señaló Samuels.

Hace años que los médicos saben que los niños obesos tienen un mayor riesgo de hipertensión, anotó Samuels. Pero el rol de la raza y la etnia no estaba claro, añadió.

Entonces, el equipo de Samuels estudió a un grupo diverso de más de 21,000 adolescentes de Houston cuya presión arterial se midió en la escuela.

En general, casi un 3 por ciento fueron diagnosticados con hipertensión, tras mostrar unas lecturas persistentemente altas en tres mediciones.

Los niños hispanos tuvieron la tasa más alta, con poco más de un 3 por ciento. También presentaron la tasa más alta de obesidad, con un 23 por ciento, mostraron los hallazgos.

En el otro extremo del espectro, los asiáticos tuvieron las tasas más bajas de hipertensión (un 1.7 por ciento) y obesidad (un 10 por ciento).

Niños hispanos en riesgo

El impacto más claro de la obesidad se observó en los niños hispanos y blancos: aumentó su riesgo casi seis y cuatro veces, respectivamente, en comparación con los estudiantes con un peso normal.

Las diferencias relacionadas con el peso eran más pequeñas en los estudiantes negros y asiáticos, dijeron los investigadores. Entre los adolescentes negros, un dos por ciento de los que tenían un peso normal presentaban hipertensión, frente a un 4.5 por ciento de los adolescentes obesos.

No está claro por qué la obesidad afecta a los niños de forma distinta. El estudio solo apunta a una asociación, no a una relación causa-efecto directa.

Los investigadores no comprenden del todo qué provoca la hipertensión en los niños, dijo Mahgerefteh.

La obesidad se determinó según el índice de masa corporal (IMC), una medida del peso en relación con la estatura. Mahgerefteh apuntó que es una forma imperfecta de definir la obesidad, porque no mide la grasa corporal. Una persona de constitución más grande y muscular puede caer en la categoría de "obesidad".

Es más probable que esto suceda con los negros. Algunos niños negros con una composición corporal sana podrían haber sido considerados como obesos en el estudio, explicó Mahgerefteh.

Pero para los padres, la moraleja es bastante clara, dijo Samuels. Sea consciente de que los niños pueden tener hipertensión, y de que el exceso de peso es un factor de riesgo importante.

El riesgo no solo aumenta una vez que los niños cruzan el umbral de la obesidad, apuntó Mahgerefteh. Los niños con sobrepeso en este estudio también fueron más propensos a tener hipertensión en relación con sus  compañeros más delgados.

Cuando un niño es diagnosticado con hipertensión, algunos cambios en los hábitos diarios, como una dieta saludable y el ejercicio regular, son el mejor recurso. "Tenemos un umbral más alto para el uso de medicamentos en los niños" en comparación con los adultos, comentó Mahgerefteh.

Si no ha revisado la presión arterial de su hijo adolescente en cierto tiempo, debe hacerlo. "Una vez los jóvenes se van a la universidad, y pasan a la adultez temprana, quizá dejen de ir al médico", anotó. "Lo ideal es detectar la hipertensión en la adolescencia".

Samuels y sus colaboradores reportaron los hallazgos en línea el 10 de abril en la revista Pediatrics.

Más información:

Planes médicos para todos los presupuestos

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad